dijous, 10 de juny de 2010

LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO CAUSA DE LOS TRASTORNOS ALIMENTARIOS

Después de haber estado viendo en clase y comentando en el blog una enfermedad relacionada con el ejercicio físico ( la vigorexia) he estado investigando sobre el tema y me he dado cuenta que otras enfermedades, antagónicas a la vigorexia en este caso, como son la anorexia y la bulimia, que son en principio trastornos alimentarios, pueden estar estrechamente relacionados con el deporte.

Debido a ello creo que, aunque no lo hayamos comentado en clase es interesante compartir con vosotros lo que he podido averiguar.

Es evidente que existe una cierta relación entre los trastornos alimentarios y la actividad física, ya que los dos pueden ir encaminados a una pérdida de peso.

Tradicionalmente se ha considerado que un exceso de actividad física en anoréxicos y bulímicos podría ser una consecuencia de su trastorno alimentario, de su preocupación por su silueta y su peso. Sin embargo parece ser que esta relación podría estar invertida.

Algunas investigaciones realizadas con animales demuestran que los animales sometidos a un programa de restricción alimentaria disminuyen el consumo de alimentos si tienen oportunidad de practicar una actividad locomotora. Evidentemente esto hace que decaiga rápidamente su peso corporal.

Así pues, que la escasez de alimentos dé lugar a incrementos de actividad física, parece, cuanto menos un atentado a lógica. Cabe suponer que tal comportamiento se deba a un dictado genético dirigido a cambiar de territorio en casos de escasez alimentaria. Una clara manifestación de la permanente lucha por la supervivencia.

La recopilación de datos llevada a cabo por algunos grupos investigadores ha dado una explicación fisiológica este fenómeno. Parece ser que el ejercicio físico aumenta los niveles de endorfinas. En situaciones de restricción alimentaria, un incremento del nivel de endorfinas parece disminuir el apetito. Los pacientes anoréxicos y los deportistas (especialmente mujeres) muestran niveles elevados de opiáceos endógenos. Tanto las mujeres deportistas como las anoréxicas tienen una gran cantidad y frecuencia de anomalías menstruales. Unos niveles elevados de estos opiáceos reducen la tasa de una hormona asociada al ciclo menstrual. Por lo que las mujeres diagnosticadas de anorexia nerviosa por seguir un régimen alimentario restrictivo o experimentar anomalías menstruales, en realidad podrían estar desarrollando una forma de anorexia basada en la actividad física.

Por tanto y ya para acabar me gustaría que como profesionales de la actividad física comentáramos un poco que pensáis al respecto, ya que por lo menos a mí, esta situación me ha sorprendido en tanto que siempre había visto el deporte como una buena herramienta para combatir y prevenir este tipo de enfermedades.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

-Toro, J. El cuerpo como delito. Anorexia, bulimia, cultura y sociedad. Ariel Ciencia. Barcelona. 1999

dimecres, 9 de juny de 2010

Tema 5: La recreació físicoesportiva orientada a la salut

Els continguts d'este tema estan basats en el següent llibre:

Devís, J. (coord.) (2002) Actividad física, deporte y salud. Barcelona: Inde.

tema 5, La recreació físico-esportiva orientada a la salud

Bibliografia específica del tema 4:

Campos, A. (2007). Los profesionales de la actividad física y el deporte como elemento de garantía y calidad de los servicios. Cultura, Ciencia y Deporte, 7 (3), 51-57.

Callejo, J. (1995). La construcción del consumidor global. Sistema: Revista de Ciencias Sociales, 126, 77-96.