dijous, 10 de juny de 2010

LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO CAUSA DE LOS TRASTORNOS ALIMENTARIOS

Después de haber estado viendo en clase y comentando en el blog una enfermedad relacionada con el ejercicio físico ( la vigorexia) he estado investigando sobre el tema y me he dado cuenta que otras enfermedades, antagónicas a la vigorexia en este caso, como son la anorexia y la bulimia, que son en principio trastornos alimentarios, pueden estar estrechamente relacionados con el deporte.

Debido a ello creo que, aunque no lo hayamos comentado en clase es interesante compartir con vosotros lo que he podido averiguar.

Es evidente que existe una cierta relación entre los trastornos alimentarios y la actividad física, ya que los dos pueden ir encaminados a una pérdida de peso.

Tradicionalmente se ha considerado que un exceso de actividad física en anoréxicos y bulímicos podría ser una consecuencia de su trastorno alimentario, de su preocupación por su silueta y su peso. Sin embargo parece ser que esta relación podría estar invertida.

Algunas investigaciones realizadas con animales demuestran que los animales sometidos a un programa de restricción alimentaria disminuyen el consumo de alimentos si tienen oportunidad de practicar una actividad locomotora. Evidentemente esto hace que decaiga rápidamente su peso corporal.

Así pues, que la escasez de alimentos dé lugar a incrementos de actividad física, parece, cuanto menos un atentado a lógica. Cabe suponer que tal comportamiento se deba a un dictado genético dirigido a cambiar de territorio en casos de escasez alimentaria. Una clara manifestación de la permanente lucha por la supervivencia.

La recopilación de datos llevada a cabo por algunos grupos investigadores ha dado una explicación fisiológica este fenómeno. Parece ser que el ejercicio físico aumenta los niveles de endorfinas. En situaciones de restricción alimentaria, un incremento del nivel de endorfinas parece disminuir el apetito. Los pacientes anoréxicos y los deportistas (especialmente mujeres) muestran niveles elevados de opiáceos endógenos. Tanto las mujeres deportistas como las anoréxicas tienen una gran cantidad y frecuencia de anomalías menstruales. Unos niveles elevados de estos opiáceos reducen la tasa de una hormona asociada al ciclo menstrual. Por lo que las mujeres diagnosticadas de anorexia nerviosa por seguir un régimen alimentario restrictivo o experimentar anomalías menstruales, en realidad podrían estar desarrollando una forma de anorexia basada en la actividad física.

Por tanto y ya para acabar me gustaría que como profesionales de la actividad física comentáramos un poco que pensáis al respecto, ya que por lo menos a mí, esta situación me ha sorprendido en tanto que siempre había visto el deporte como una buena herramienta para combatir y prevenir este tipo de enfermedades.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

-Toro, J. El cuerpo como delito. Anorexia, bulimia, cultura y sociedad. Ariel Ciencia. Barcelona. 1999

10 comentaris:

  1. Hola a todos!

    En el momento en que he leído esta entrada me he interesado por ella y por la búsqueda de información sobre este tema.

    Al igual que el compañero, yo también pensaba que la actividad física aporta beneficios y de hecho esa idea no ha cambiado, pero si la estrecha línea que se establece poniendo en peligro la salud en el momento en que la actividad comienza a ser excesiva y distorsionante de la propia imagen (por ejemplo la vigorexia ya tratada en entradas anteriores).
    Como ya he citado este tema ya fue tratado, pero a través de la información del compañero y la encontrada en el artículo: “Anorexia por actividad: una revisión teórica y experimental” de María Teresa Gutiérrez Domínguez1 y Ricardo Pellón he podido extraer diversas conclusiones.

    A pesar de ser una investigación basada en animales, concretamente en ratas, se establecen paralelismos con la vida humana, y se realizan afirmaciones como: “la actividad es inducida por la restricción de alimento, y que en esta situación experimental el ejercicio adquiere un valor reforzante (Epling y Pierce, 1992). Por tanto, desde este punto de vista la actividad es el factor determinante para el desarrollo de la anorexia.”

    Partiendo de la base de esta afirmación se deduce la estrecha relación existente entre la actividad física y la alimentación de forma inversa a lo que estamos acostumbrados, es decir, que la práctica de actividad física podría ser la CAUSA de síntomas comunes de personas que padecen anorexia como son: la preocupación por la comida, vómitos, distorsión de la imagen corporal, depresión… y no la CONSECUENCIA. Por ello, el ciclo “actividad – restricción de la alimentación” consigue disminuir de forma notable la ingesta de alimentos y seguir aumentando la actividad realizada.

    Además se realizan algunas alusiones a la importancia del cuerpo y de la concepción que se tiene de él en nuestra sociedad. Por ello y como hemos tratado en clase, nuestra cultura se basa en unos cánones de belleza basados en la extrema delgadez en muchas ocasiones, lo que desencadena en gran obsesión de las personas por conseguir el cuerpo perfecto y así creer que representan el tipo de personas que son “perfectas”. De esta manera, las personas consiguen la aprobación social tan esperada y la facilidad de conseguir lo que se propongan como puestos de trabajo o relaciones sociales.

    Para finalizar, y haciendo referencia al aspecto de la concepción del cuerpo en nuestra sociedad y relacionando los conceptos de actividad física y anorexia me gustaría plasmar la siguiente afirmación: “son las contingencias de reforzamiento instauradas en la cultura occidental las que estimulan y animan a las personas a realizar ejercicio y a ponerse a dieta, con lo cual algunos individuos pueden realizar la combinación de restricción de alimento y ejercicio, camino a través del cual se inicia la anorexia por actividad”.

    Desde mi punto de vista y como profesionales de la actividad física, pienso que nuestro deber es informar a todas aquellas personas que desconocen esta relación directa entre actividad física y anorexia y controlar los niveles de actividad practicados para evitar la disminución de la ingesta de alimentos y con ello poner en peligro la salud de las personas.

    Norma Vendrell Serrano

    ResponElimina
  2. Hola a todos!
    Al leer la entrada de mi compañero Richard me he quedado un poco extrañada, la idea que la gran mayoría tenemos de la relación entre actividad física y estas enfermedades alimenticias, era otra.
    Como ha dicho Norma, el problema de la práctica de actividad física en estas personas empieza cuando la actividad comienza a ser excesiva y distorsionante de la propia imagen.
    Creo que es en ese momento cuando realmente puede ser perjudicial.
    Los especialistas en el tratamiento de las personas con enfermedades alimenticias aconsejan:
    La actividad física debe ser adaptada para cada paciente en función de la ingesta y el gasto energético, teniendo presente la densidad mineral ósea y la función cardíaca. Para pacientes con muy bajo peso la actividad física debe ser restringida y, de ser permitida, solamente podrá ser practicada bajo supervisión y estricto control. (http://sid.usal.es/idocs/F8/ART11177/tratamientos_psic_eficaces_trastornos.pdf)
    Leyendo artículos sobre este tema está claro que la actividad física en sí, no es perjudicial pero siempre que ésta no supere unos límites y se transforme en una obsesión.
    El verano pasado trabajando como socorrista en una piscina me llamo mucho la atención el caso de un niño que padecía anorexia.
    Este niño llegaba todos los días y se pasaba media mañana sin parar de nadar en lugar de estar jugando o haciendo tonterías típicas de niños de su edad, hablando con su madre me estuvo contando su caso.
    Este niño sólo comía después de haber estado varias horas practicando natación, y aunque la cantidad de ejercicio físico era excesiva para su edad psicológicamente este niño lo necesitaba para poder comer. Sino nadaba no comía.
    Entonces aunque fisiológicamente la actividad física en exceso disminuya el apetito creo que hay una serie de factores psicológicos muy importantes en estas enfermedades que también habría que tener en cuenta
    Como conclusión sobre este tema, creo que desde nuestro punto de vista tenemos que ayudar a estas personas, informándoles sobre la relación entre actividad física y la anorexia, y controlando en la medida que podamos que estas prácticas sean saludables y nunca excesivas, para que la relación entre el ejercicio físico y las enfermedades alimenticias siempre sea positiva.

    ResponElimina
  3. Hola!

    Al ver la entrada no me creí lo que he estado leyendo, ¿la actividad física es la responsable de los trastornos alimenticios? Eso me ha llamado tanto la atención que he estado buscando información al respecto.
    En un documento llamado “Trastornos alimentarios en el deporte: factores de riesgo, consecuencias sobre la salud, tratamiento y prevención,” realizado por Sara Márquez, se dice que los trastornos de la conducta alimenticia se presentan frecuentemente en los deportes en que es importante un control del peso corporal. Los deportes de los que hablamos son la gimnasia rítmica, el patinaje artístico o los deportes de resistencia.

    En un estudio reciente, llevado a cabo en deportistas franceses, se ha demostrado que la incidencia de éste tipo de trastornos llega a un 31% en deportistas femeninas de élite y practicantes de deportes como los mencionados anteriormente, deportes que requieren un cuerpo esbelto y delgado. En éstas mujeres, en general se puede observar una baja autoestima y llegando a tener imagen corporal distorsionada.

    Las mujeres con estos problemas suelen tener como ha dicho mi compañero anteriormente, a irregularidades de la menstruación, pero también de densidad ósea y osteoporosis. Pueden aparecer también problemas cardiovasculares y factores asociados que repercuten de modo negativo en el rendimiento de esa deportista.
    Es cierto que a corto plazo es cierto que la pérdida de peso puede resultar beneficiosa para la práctica deportiva, sobre todo en los deportes mencionados anteriormente, pero el trastorno alimentarios acaba siendo física y emocionalmente algo destructivo para esa persona.

    No sé si el estudio del que trata el compañero, realizado a animales será verdad o no, lo que sí que sé es que es que muchas veces debido a la insistencia del entrenador para que esa persona pierda peso, unido a los incrementos de los entrenamientos van llevando a la persona a una preocupación, que es excesiva, sobre la imagen corporal y todo esto puede llegar a ser muy peligroso para ella tanto a nivel físico ( mayor riesgo de lesiones, traumatismos), como psicológico porque hace que se obsesiones con ello y no vea más allá.

    Nosotros como licenciados, debemos informar a las personas sobre el riesgo que puede conllevar la práctica de deporte obsesivo y si tenemos a alguna persona que consideramos que está demasiado obsesionada con este tema, intentar verlo con tiempo para buscar solución, si no podemos ser nosotros, por lo menos hacerle ver a esa persona que necesita ayuda.

    ResponElimina
  4. Hola Eva. Efectivamente, te puedo confirmar que el estudio del que hablo es verdadero. Como puedes comprobar en la bibliografia que adjunto tu misma.

    Saludos.

    ResponElimina
  5. Ya!
    Si no queria poner en duda tu entrada, lo único que pretendía decir es que me parecía sorprendente, porque nunca me lo había planteado.Al menos no de ese modo, pero nada más.
    Lo siento si te has podido sentir ofendido pero en absoluto era mi intención.

    Saludos.

    ResponElimina
  6. Qué va, qué va!! para nada he utilizado un tono sarcástico. Lo decia para resolver la duda que planteas sobre si el estudio realizado con animales era verdad. No te preoucupes.

    ResponElimina
  7. Hola a todos¡¡

    Lo primero que quiero decir es que este tema me parece muy interesante, porque nos acerca a una perspectiva a la que no estamos acostumbrados.

    Tras mirar el artículo que ha citado mi compañera Norma, "Anorexia por actividad; una revisión teórica y experimental" de M.T Gutiérrez y R.Pellón, y tras leer la entrada de Richard, daré mi punjto de vista sobre el tema, aproximándolo en la medida de lo posible a la asignatura de Esport i Recreació.

    Lo que mas me ha llamado la atención ha sido la contradicción que se nos presenta, donde la actividad física está relacionada con aspectos negativos de la salud.
    Yo pienso que el pproblema no radica en la actividad física en sí, sino en que estas personas que pueden llegar a padecer la enfermedad de anorexia por actividad física no realizan sus prácticas por placer y disfrute, ni porque estas las realicen interioremente, ya que muchas de ellas de ser así no realizarían estas prácticas.

    Creo que dejan de lado todos estos objetivos principales que deberían tener sus actividades para anteponer otros, como puedan ser su imagen y se cuerpo, para llegar a ser un modelo de chica 10.
    Se centran en el "cuerpo como producto", y esto hace que su principal objetivo sea la pe´rdida de peso, y sea por ello por lo que se inician en la práctica deportiva.

    Todo esto desencadena en los problemas que ha citado Richard. La iniciación en la práctica deportiva junto el inicio de la restricción alimenticia de las "dietas milagro" se combinan siendo el inicio de la enfermedad mencionada.

    Por ello pienso que deberíamos ser nosotros los que desde un principio dejemos claros los objetivos que perseguimos, que deben ser positivos desde un punto de vista de realización personal e inculcar una pedagogía del ocio para que las personas sepan aprovecharlo y encaminarles hacia un ocio positivo.

    ResponElimina
  8. Hola a tod@s!
    Después de leer esta entrada, así como los comentarios que se han hecho y también los apuntes de la asignatura, lo primero que me gustaría decir es que bajo mi punto de vista hay algo que en el estudio y también en algún comentario se deja de lado un aspecto muy importante. Me refiero, sobre todo, a la comparativa entre las ratas y los seres humanos, la cual creo que no es del todo valida, puesto que los últimos tienen algo que no tienen los primero, la capacidad de raciocinio.
    Es cierto, que en muchos estudios e investigaciones, se dan este tipo de comparaciones pero creo que no se ha tenido en cuenta, que aquí solo se tiene en cuenta el apartado físico o fisiológico del tema, que es lo que puede que sea comparable en ambos casos, animales y personas. Pero no se ha tenido en cuenta que las personas tienen uso de razón, conocimientos, creencias etc.

    Por lo que hemos visto en la asignatura, y según mi opinión en este estudio y en los comentarios posteriores podemos ver una de las manifestaciones de las distorsiones de la salud. En ella se establece una relación simplista entre la actividad física y la salud, o en este caso la enfermedad. Creo que en el estudio no se ha tenido en cuenta que lo que lleva a las personas a estas enfermedades o trastornos, no es solo (aunque si una de las causas) la actividad física excesiva, sino que intervienen otros factores.
    Como vimos en el tema 5, hay muchos aspectos que influyen en la relación actividad física – salud; la herencia genética, el ambiente, la sociedad, los estilo de vid… son algunos aspectos que pueden contribuir a esas situaciones de enfermedad.

    Por tanto, creo que aunque si haya relación entre salud y actividad física, esta no es causal y directa sino que debe tener en cuenta los factores anteriores, que en las ratas por ejemplo no aparecen. Es mi punto de vista, a lo mejor el estudio solo trata de analizar ese aspecto mas fisiológico pero creo que, solo por ello, no podemos extraer conclusiones tan graves como que mucha actividad lleva a la anorexia, que me ha parecido entender.

    Nada mas, un saludo y suerte a todos.

    ResponElimina
  9. La activitat física es presuposa com algo positiu en quant als trastorns alimentaris, en la mesura en que aquesta genera hàbits de vida saludables. Jo no crec que aqueixos estudis als que fà referència el nostre company, siguen rellevants per atevir-se a fer una afirmació tan contundent com a que l'activitat física propicia aquestes alteracions. Crec que els trastorns alimentaris van més enllà de la segregació d'endorfines, es com diu la mateixa enfermetat un trastorn, es a dir una anomalia que d'allotjarse en algún lloc, es al cap. A més a més, aquestos trastorns alimentaris estan subjectes tant a factors interns com externs, es a dir, tant en el nivell d'autoestima, presions socials, comparacions...
    Posant enfasi en l'activitat física, segons Zagalaz y cols. (2002), es recomana per les cualitats que es desenvolupen en ella, per la millora de salut i condició física, perque es recreativa i perque millora l'autoestima i la socialització, per aquestos motius, l'activitat física tancaun caractter preventiu d'aquestos trastorns.
    Ara bé, el gran problema que tenim com a professionals, es la cuantitat de missatges que s'emeten continuament en els mitjans de comunicació sobre la millora de la imatge corporal, el cos ideal i la forma física, ja que potèncien estereotips, i aquestos gran influència a l'hora de realitzar una pràctica esportiva òptima. Hem de ser conscients de tot açò, sobretot si ens dediquem a la docència, donant-li una major importància que estudis, per a mi frívols.

    Rubén Gobold Valls

    ResponElimina
  10. Si bien actualmente en la investigación es frecuente y habitual el uso de animales como las ratas, todas las investigaciones no pueden tomarse como fuentes de información útiles para establecer analogías y comparativas ante los seres humanos. Por lo tanto al igual que muchos de mis compañeros pienso que este estudio no posee mucha transferencia en los humanos como intentare argumentar a continuación.

    Tal y como afirma Vicent G. en su comentario “el apartado físico o fisiológico del tema, es lo que puede que sea comparable en ambos casos, animales y personas; pero no se ha tenido en cuenta que las personas tienen uso de razón, conocimientos, creencias…” Igualmente Lucia en su comentario presenta una anécdota personal con el objetivo de señalar la importancia de estos factores psicológicos. “Entonces aunque fisiológicamente la actividad física en exceso disminuya el apetito creo que hay una serie de factores psicológicos muy importantes en estas enfermedades que también habría que tener en cuenta”.
    Al hilo del tema, y según hemos podido ver en el tema 5 de esta materia y en mayor medida en los artículos que se adjuntan, la actividad física y su relación con la salud no únicamente depende de los factores que se nos presentan en la investigación sino que alberga otros muchos factores como son la herencia genética, el clima, las relaciones sociales, la vida laboral…
    Igualmente y de la mano de Devís 2000 queda bien resumido todo aquello a lo que pretendo hacer referencia pues como el dice: “la salud es la consecución del elevado nivel bienestar físico, mental y social y de la capacidad de funcionamiento, así como el reducido nivel de enfermedad que permiten los cambiantes y modificables factores políticos, sociales, económicos y medioambientales en que vive inmersa la persona y la colectividad”

    Respecto a las aportaciones de la actividad física al ser humano son muchos los autores y las citas que han afirmado tal y como creemos a día de hoy que la actividad física es un manantial que ofrece bienestar físico, psíquico, social…
    Según Zagalaz (2002) la actividad física se recomienda por las cualidades que se desarrollan en ella, por la mejora de la salud y la condición física, porque es recreativa y porque mejora la autoestima y la socialización”.

    Así pues este estudio creo que puede ser una de estas investigaciones en las cuales las conclusiones deberían de ser reconducidas y reelaboradas. Pues si bien pueden replantearse y retomarse en vista a futuros estudios en mi opinión a día de hoy no creo que sean tan relevantes como para aventurarse a decir que la actividad física produzca estas alteraciones alimenticias y consecuentemente las enfermedades que señalan. Y no son tan relevantes por la sencilla razón de que el experimento es llevado a cabo en animales que carecen de racionalidad, pues tienen instinto pero, de poseer racionalidad es tan insignificante frente a la humana que no pueden tomarse comparaciones entre ambas especies.

    Para finalizar y más allá de lo que un experimento fisiológico pueda concluir creo que labor nuestra es como futuros profesionales de la actividad física y del deporte conocer todos aquellos factores que pueden derivar en este tipo de enfermedades y de la importancia de la racionalidad humana y educación que debemos despertar en nuestros alumnos, clientes…para evitar este tipo de alteraciones y enfermedades.

    Carlos Ibáñez Segarra

    ResponElimina