diumenge, 9 de maig de 2010

Pràctica 9: Comentari del text "Cuidar el cuerpo" de J. Bucay

Cuidar el cuerpo
Jorge Bucay
(Levante-EMV, 20 de Gener de 2008)

Hace varios años se dio a conocer un informe según el cual en el mundo occidental, el mayor crecimiento económico de la última década del siglo se había registrado en el área de los productos y servicios relacionados con el cuidado del cuerpo, la estética y el fitness.

La proliferación de gimnasios, centros de belleza, dietéticas y laboratorios de suplementos alimenticios fue sorprendente. De su mano aumentaron como nunca las ofertas de entrenadores personales, aparatos de gimnasia domésticos, libros de vida sana, programas de televisión y notas gráficas que hablan del cuidado del cuerpo; incluyendo en la lista el trabajo de miles de profesionales que ofrecen otros tantos tratamientos médicos y no médicos para cambiar lo que no nos gusta de nuestro aspecto, eliminar lo indeseable o corregir con cremas, ungüentos y hasta cirugías, las partes de nuestra anatomía que más rechazamos.

El furor de todo este movimiento nos obliga a preguntarnos si toda esta idea, de cuidarnos y vernos más guapos es, como se intenta mostrar, una expresión de una mayor libertad y una creciente autoestima, o por el contrario es la expresión de una nueva y disimulada forma de esclavitud.

Sin querer negar el aspecto positivo del asunto, no se puede desconocer algunas distorsiones que acompañan esta nueva tendencia (las obsesiones, ciertas adicciones, la anorexia y algunos abusos de la cirugía plástica). Quizás como dicen los filósofos el verdadero problema es que la sociedad contemporánea ha confundido demasiado los valores y entre ellos ha perdido de vista la diferencia entre la ética y la estética, viéndolas como intercambiables o priorizando esta última cuando debería privilegiar aquella otra. Para muchos pensadores y analistas sociales, esta sola confusión bastaría para llevarnos a confundir la salud con la belleza o a creer que cuidar el cuerpo es cuidar solo su aspecto o a distorsionar la humana necesidad de ser valorados reemplazándola por la vanidosa satisfacción fugaz que sentimos frente al halago de ser vistos y admirados por otros. Nadie puede dudar de la necesidad imperiosa de cuidar de nuestro estado físico y de nuestro aspecto, pero nadie debe olvidar que debemos hacerlo amorosamente, con la ternura y dedicación que se tiene por lo que uno es y no por lo que uno solamente tiene.

No podemos ocuparnos de nuestro cuerpo como algo externo a nosotros, creyendo que es algo que hay que modelar, acomodar, mejorar, solucionar o arreglar, como si fuera un automóvil o hermosear como si fuera una casa.

No estoy en contra de los cuidados estéticos; estoy en contra de vivir por y para ellos. Como siempre todo depende de poder diferenciar lo importante de lo accesorio dentro de un todo.

Cuentan que había un pueblo en el que se producían incendios con alarmante frecuencia. Los habitantes del pueblo decidieron un día, reunir una asamblea para tratar el tema.

Después de varias propuestas infructuosas, un joven dijo:

- Al otro lado del bosque, hay un pueblo muy similar al nuestro. Por lo que sé, no tienen la cantidad de incendios que tenemos aquí o por lo menos no son nunca tan devastadores. Deberíamos saber cómo hacen allí para combatirlos.

Todos estuvieron de acuerdo, de modo que se designó al joven para que viajara hasta allí y averiguara cómo manejaban la cuestión en el otro pueblo. El joven se puso en marcha en seguida y después de unas horas de viaje a través del bosque, llegó al pueblo vecino.

- No es que aquí tengamos menos incendios que vosotros -dijo uno de los ciudadanos-. Lo que ocurre, es que llegamos rápidamente a ellos y los apagamos con mucha rapidez.

- Comprendo –dijo el joven-. Pero, ¿cómo hacéis para conseguirlo?

- Es bien sencillo –dijo el hombre-: tenemos un clarín. Cuando comienza un incendio, el clarín se encarga de avisar a todo el pueblo. Así conseguimos prevenir a todos y llegar antes de que el fuego se expanda.

Al joven le pareció una muy buena idea, de modo que compró un clarín y lo llevó de vuelta a su pueblo. Una vez allí, colocó el clarín en un atril en la plaza del pueblo y proclamó a viva voz que sus problemas habían terminado, pues ahora ellos también tenían clarín, igual que en el pueblo vecino. Sin embargo los incendios en el pueblo siguieron causando tantos problemas como antes. No solo porque la mera presencia del clarín no apagaba incendios si no también porque en el pueblo nadie sabía cómo hacer sonar un clarín.

Me parece que rendir culto al cuerpo y al aspecto físico, sin darnos cuenta que somos uno con él, es como rendir pleitesía en un templo vacío, es como poner el acento en el envase de las sardinas en vez de fijarse si tienen buen sabor o si están podridas.

27 comentaris:

  1. Reconocerse para no construirse

    Como era de esperar, en el frenético ritmo de vida en el que nos movemos hoy, los problemas o “incendios”que nos van surgiendo en el devenir cotidiano, necesitan una solución urgente y definitiva, un “clarín” que nos devuelva nuestra tan preciada confianza y seguridad. De este “ir tapando agujeros”, también el cuerpo es una víctima. Jorge Bucay, nos advierte en el texto de la irrupción de una nueva religión que rinde culto al cuerpo y que también está sujeta a la ley del ahora. Es evidente que en los últimos años, ha proliferado entre un amplio sector de la población una ferviente tendencia por acudir a gimnasios, centros de belleza o herbolarios que pongan fin a esos pequeños detalles de la anatomía que no nos terminan de satisfacer. E incluso, en la búsqueda de la vía rápida, cada vez más el bisturí se ha convertido en la herramienta que mejor cumple con su propósito. Sin embargo, este mismo autor en otra de sus obras (Las 3 preguntas), asegura que, en estas cuestiones, este tipo de soluciones no son en absoluto efectivas, e incluso pueden abocarnos irremediablemente a caminos un tanto oscuros y peligrosos. Bucay nos habla aquí de la necesidad de conocernos a nosotros mismos, como clave para tomar verdadera conciencia de quién soy y solo desde ahí reconocerse en lugar de construirse. Pero este autoconocimiento es un proceso largo e inagotable, aparentemente incompatible con el ritmo de vida al que nos vemos sometidos. Para la Gestalt se trataría de un insight progresivo, un proceso resultante de una mirada sin perjuicios activamente dirigida hacia dentro que me terminará descubriendo quién soy. Este proceso pasa, según Bucay, por un interminable mirarse y escuchar, para volver a mirarse después. Así, sólo después de saberme, saber. De este modo, cuanto más sepa de mí, cuanto más conocimiento acumule, más fácil será llegar a la causa de nuestro problema y, por ende, más efectiva será la solución que lo haga desaparecer. Por tanto, cuando oigo a la gente cuestionar la utilidad de determinados conocimientos y buscan a toda costa la especialización, me pregunto qué factura les puede pasar el privarse de un conocimiento más global, que les ayude a albergar soluciones efectivas para las trabas de lo cotidiano. Una vez más y, a modo de conclusión, citaré a Bucay parafraseando uno de sus ilustrativos cuentos:

    -¿Cuánto tiempo debo estar estudiando a tu lado para alcanzar la iluminación?- le preguntó al maestro el recién llegado discípulo.
    -Depende de muchas cosas –dijo el anciano- , es difícil saber…
    -Aunque sea, quisiera tener una idea…-insistió el joven- ¿Dos años? ¿Cinco? ¿Diez?
    -Digamos diez años- contestó el anciano.
    -Es demasiado tiempo… -reflexionó el joven, y después de unos minutos siguió- ¿Y si yo tomara la decisión de dedicarme solamente a pensar y meditar sobre lo que aprenda? Si no uso mi mente para otra cosa más que para este objetivo, si sólo me ocupo de iluminarme, ¿cuánto tardaría en ese caso?
    -Ahhh –respondió el viejo- ,si eres capaz de hacer eso verdaderamente, entonces te llevará por lo menos veinte años…

    ResponElimina
  2. Ética y estética, salud y belleza pueden ser cuatro palabras clave en este texto de Jorge BUCAY. Se puede estar de acurdo o no con el autor, pero analizando sus palabras y trasladándolas a la realidad social que vivimos, sobre todo en el mundo occidental, parece que no anda demasiado desencaminado.
    La problemática que trata el tema puede resultar un acicate desde un punto de vista profesional, ya que para nosotros los licenciados en ciencias de la actividad física y el deporte, el cuidar el cuerpo o incluso rendirle culto, son actitudes que pueden ser muy rentables (con matices), no en vano queremos dedicarnos a ello de una u otra forma.
    Pero este no es el enfoque que pretendo recoger en estas líneas, y si el de valorar el porqué de esa incipiente vorágine social que nos lleva a maltratar nuestro organismo hasta límites insospechados, con el banal objetivo de parecernos a una persona x que aparece en la televisión y luce muy bien.
    Para mí, el modelo capitalista entiende a la sociedad como una empresa que debe nutrirse de los mas débiles para hacerse fuerte, y para ello nos bombardean con mensajes subliminales o directísimos, donde nos dicen que peso debemos tener, que forma tiene que tener una u otra parte de nuestra querida anatomía, y así un largo etcétera que se extiende hasta la propia formación de nuestra personalidad, alienada por una maquina (capitalismo) implacable que busca crecer y crecer siendo este su propio fin en sí mismo.
    Con ello, quiero decir que la ética queda sometida a la belleza, que en este caso no es sino una herramienta (excusa) más para que las empresas consigan su tan ansiada plusvalía, lo cual no sería reprochable si se rigieran por unos principios de ética y lógica mínimos (no siendo el caso), o lo que es lo mismo: “está bien intentar ganar dinero, pero no a cualquier precio”. Es por ello, que nos prescribirán dietas, rutinas de ejercicios, complementos alimenticios e incluso fármacos (legales o no), para lucir bien y parecernos al modelo creado por el capitalista de turno y difundido perfectamente por los mass media, eso sí mientras tengamos dinero para pagar sus servicios.
    En cuanto a la metáfora de Jorge BUCAY, entiendo que lo que quiere decir es que está muy bien tener un cuerpo 10 y lucir muy guapo (clarín), pero si no se respeta (ética) a la persona y a su propio organismo, esa belleza resultará efímera y pagaremos el peaje (incendios) de todos los excesos llevados a cabo para conseguirla, tarde o pronto.

    ResponElimina
  3. Hola a tots!
    Pense que aquest text de Jorge Bucay fa reflexionar sobre distints aspectes sobre com podem "cuidar" el nostre cos.
    Com hem pogut llegir, als últims anys s'ha experimentat un creixement altíssim en la preocupació de les persones sobre com cuidar el seu cos i la seua estètica. Açò a la vegada ha obert diferents fronts per a les empreses per a instaurar-se en un mercat que vertaderament resulta molt productiu. Per tant, ens trobem davant un mercat on les empreses han de vendre el que interessa per tal de produir més i aumentar beneficis. Aparells de teletenda, cremes màgiques... són noves tendències que incrementen el consumisme per mantindre la "bellesa" del cos propi.
    D'altra banda, com diu Bucay, s'està confundint el concepte de bellesa amb el concepte de cos saludable. Com sabem, ni estar flac ni ser atractiu és sinònim de tindre un cos saludable, com tampoc buscar un cos perfecte és sinònim de buscar un cos saludable. D'acord amb ell, no és negatiu ni molt menys que ú pràctique activitat física perquè li proporciona plaer, el sentir-se bé i el ser més feliç en la seua vida diària. El que és negatiu és viure per i per a ells. Tots tenim amics o coneguem a gent que segueixen dietes ininterrumpibles, dietes que per a ells són sagrades per tal de conseguir la seua idea de cos perfecte. Estes persones que arriben a sacrificar aspectes en la seua vida per tal de conseguir disminuïr una talla o augmentar el tamany del bíceps són persones que no se n'adonen que tenen una obsessió que no els permet viure plenament.
    Per una altra part, com hem vist a classe la metàfora de Bucay no queda massa clara. Cadascú pensava una cosa diferent. Particularment pense que el que es pretén és que reflexionem sobre que hi ha dos maneres d'utilitzar les nostres eines: una bé i l'altra mal, i moltes altres maneres en mig d'elles, i el que està clar és que la nostra tasca com a llicenciats és la d'utilitzar eixa eina amb coherència i responsabilitat i d'ajudar a altres persones a què ho facen. Crec que la principal eina que ens pot ajudar a ser més feliços és el nostre cos, i que la manera d'utilitzar eixa eina és el que nosaltres hem de decidir. I per això, com a llicenciats hem d'ajudar a que eixa utilització siga la més correcte possible (siga en un gimnàs, en l'escola o on siga) i no vaja encaminada ni a cap obsessió ni a cap esclavitud que no permitisca ser feliç a una persona amb ella mateixa.

    ResponElimina
  4. L'autor ha eliminat aquest comentari.

    ResponElimina
  5. Hola a todos.
    Por tratar el tema desde la metáfora que utiliza Jorge Bucay en el texto, voy a plantear una serie de ideas que me plantea.
    Habla que el clarín es el responsable de avisar al pueblo en caso de incendio y de este modo todos pueden llegar antes que se propague y extinguirlo. Pues bien, hasta aquí queda bastante claro que el clarín no pasa de ser un simple recurso, porque lo que verdaderamente apaga el fuego es el “trabajo en equipo” de todo el pueblo. Trasladando esto al plano de la estética corporal sobre la que versa el artículo, seria comparable a que lo que soluciona los problemas es la verdadera conciencia corporal (como estoy de salud, me acepto tal y como soy…) mientras que los cambios físicos son sólo el elemento para reforzar esta conciencia. Dicho de otra forma, si me siento a disgusto con mi barriga a pesar de no estar gordo y me someto a una operación de estética para quitármela, una vez pasada seguirá el problema presente, puesto a que más que físico el problema es mental y seguirá ahí, en la barriga o cualquier otra parte de nuestra anatomía.
    Siguiendo con el texto, Bucay nos dice que en el pueblo vecino utilizan el clarín para avisar ante los incendios, pero en ningún momento se plantea la posibilidad de buscar el método para prevenir los incendios y evitar que se produzcan. De aquí puede deducirse que el hecho de que haya incendios no es en si mismo negativo, sino que es necesario para fomentar ese trabajo en equipo de una forma habitual y se este alerta en el caso de producirse un incendio devastador. Pasando esto al plano real podría decirse que es necesario que las personas tengamos esas pequeñas dudas y nos planteemos las cosas ante las dificultades diarias, en lugar de intentar evitarlas, ya que el hecho de enfrentarse a los pequeños problemas del día a día puede prevenirnos de que los verdaderos problemas acaben con nosotros.
    Ya para concluir me gustaría despedirme con los dos párrafos que a mi juicio resumen lo que es la idea principal del texto:

    “No podemos ocuparnos de nuestro cuerpo como algo externo a nosotros, creyendo que es algo que hay que modelar, acomodar, mejorar, solucionar o arreglar, como si fuera un automóvil o hermosear como si fuera una casa.

    No estoy en contra de los cuidados estéticos; estoy en contra de vivir por y para ellos. Como siempre todo depende de poder diferenciar lo importante de lo accesorio dentro de un todo”.

    Carles Inza

    ResponElimina
  6. Hola.
    Para realizar este comentario he leído algunos artículos de la red que creo que están bastante relacionados con lo que nos quiere contar Jorge bucay.
    En un primer artículo de la revista ef deportes, comentaba que el nacimiento de todo este movimiento, surgió a partir del siglo XX, cuando empiezan a notarse una flexibilidad en el tema del desnudamiento y la sexualidad; aparece esa necesidad de mostrar un cuerpo conforme a los deseos de la sociedad, a partir de ese momento, el cuidado del cuerpo se convierte en una necesidad.
    Otra idea interesante, es la cultura de la delgadez, donde aparece una obsesión reiterada por alguna parte o partes del cuerpo, sin que realmente haya ningún defecto; es decir, que las personas tienen una visión distorsionada de la realidad de su cuerpo y nunca están satisfechos con lo que tienen. Son estas visiones distorsionadas del cuerpo la que provocan las llamadas alarmas o incendios (en el caso del cuento).

    Por último, me gustaría relacionar la idea de Devis sobre la concepción del “cuerpo danone”; esta concepción del cuerpo, vincula la salud a un determinado estereotipo estético (musculoso y fuerte en el caso de los hombres y delgado y frágil en el caso de las mujeres); hasta el punto de que a veces renunciamos a la salud.
    Al final, la búsqueda desesperada de estos estereotipos, nos lleva asociar ese cuerpo danone con el éxito personal. Llegando incluso a haber gente que deja de disfrutar de la educación física, y llega a suponerle una tortura diaria el tener que realizarla; pero todo sacrificio es poco para conseguir el preciado cuerpo.
    Pienso que cuando la gente llega a estos extremos, es porque ya ha perdido la noción de su cuerpo, en otras palabras relacionadas con el texto, diríamos que se ha quemado en el incendio, esto provoca una obsesión total por cuidar su cuerpo llegando a dejar la salud de la lado (vigorexia, anorexia…).

    Para terminar, me gustaría plantear una pregunta de Devis; Si inventaran un remedio sin efectos secundarios que consiguiera lo mismo que la práctica física sobre la silueta, ¿la gente seguiría haciendo ejercicio?; mi opinión es que mucha gente abandonaría de inmediato los gimnasios, centros etc. porque realmente no les gusta la educación física, van por estar físicamente aceptables para la sociedad.
    Por todo esto, muchas veces hablar de un ejercicio físico por salud es una mera excusa, porque lo que de verdad importa es la apariencia exterior sin importar los medios y métodos utilizados para conseguirla.

    ResponElimina
  7. Estoy de acuerdo en Carles en que hay alguna que otra frase que resume o por lo menos te guía para entender el texto. Me guiaría más por la segunda parte, la que nos dice:

    "No estoy en contra de los cuidados estéticos; estoy en contra de vivir por y para ellos. Como siempre todo depende de poder diferenciar lo importante de lo accesorio dentro de un todo”.

    Pienso que es una buena frase para reflexionar. No debemos depender de algo que realmente no esta haciendo daño, es un no vivir y todo por culpa de esta sociedad. Es cierto que todos nos quejamos de ella, de las opiniones, de las injusticias pero tampoco hacemos nada para cambiarla.

    Debo ser sincera y decir que ha sido un texto costoso de leer, y aún me pregunto si he llegado a entenderlo. Pero me ha gustado mucho ese juego que le da Jorge Bucay, guiarte e introducirte en un tema con muy buenas palabras, insertar un cuento que de primeras parece no tener nada que ver, pero que debes sacar su jugo, exprimirlo y poder sacar conclusiones, y como finaliza en este caso con una moraleja.

    Creo que hay que hacer consciente a las personas de que hay un problema.

    ResponElimina
  8. Definitivament, els valor de la societat s'han anat desvirtuant durant els transcòrrer de les últimes décades.

    Ara mateix, la ètica passa a un segon plà, i es valora per damunt de tot la consecució dels fins. Un d'aquests fins dels que parle és obtindre un cos 10. Dóna igual posar al cos a límit, prendre's substàncies perillosses per a l'organisme, passar per quiròfan encara que cada operació siga una ocasió per a no tornar-te a alçar; tot dóna igual, el més important es aconseguir el cos desitjat sense importar els mitjans o les conseqüències que això puga tindre en el teu organisme, o inclús en les altres persones.

    Els gimnasos mateix, s'equivoquen a l'hora d'ofertar els seus serveis, i fomenten l'obsessió pero tindre una millor musculatura, menys estòmac o uns abdominals més definits. Vull pensar que no tots, però la gran majoria intenten captar als seus clients argumentant algunes de les frases anteriorment citades, quan es suposa que els gimnasos estan relacionats amb la salut; i xics, la salut no és això.

    Amb la seua publicitat fomenten la idea del cos 10. I tal volta, i des de la meua opinió, haurien d'incrementar els bons sentiments amb el propi cos, entrant en la valoració de les activitats físiques, la millora cardiovascular o el guany de força per a la vida cotidiana o l'activitat que un realitze. Lluny de ser així, el empresaris que porten els gimnasos saben que el que més ven és la millora estereotipada del cos, la semblança dels cànons de bellessa que té la societat, etc.

    Tot açò és un peix que es menja la seua pròpia cua. Qui comença la roda: el client i els seus pensaments d'estètica i no ètica, o les empreses (no només gimnasos sinò també clíniques mèdiques, de nutrició, etc.) que fiquen a l'abast de tot el mòn el suculent caramel que es poder tindre el cos desitjat? ¿Com podem canviar aquesta visió de la societat, de cada persona, de cada empresa?

    Com a mínim, el que podem fer és canviar nosaltres. I tal volta amb el nostre canvi, puguem influenciar al nostre voltant...

    ResponElimina
  9. A partir de este texto Jorge Bucay nos muestra como el valor de las cosas naturales ha perdido mucho terreno en favor de la artificialidad y la superficialidad. En este sentido, el autor nos dice que la sociedad occidental está más preocupada y obsesionada por el cuidado del cuerpo, la estética, la belleza, etc. que por los verdaderos aspectos importantes de la vida como la salud, la felicidad, el amor.

    Así, pues, podemos observar como la mayoría de personas dedican gran parte de su vida y de su tiempo libre, de forma exclusiva y dependiente, a la compra de productos “milagrosos” y a la realización de actividad física dirigida en espacios alejados de la naturaleza. Esto es fruto de la sociedad capitalista que promueve el consumo desmedido e innecesario de numerosos productos a través de los medios de comunicación esclavizando a las personas o, mejor dicho, dejándose esclavizar.

    Por otro lado, creo que como futuros profesionales en ciencias de la actividad física y el deporte tenemos una gran labor por delante relacionada con la educación de las nuevas generaciones y con la reeducación de la población adulta. Para ello debemos fomentar actividades recreativas que desarrollen valores y que permitan el desarrollo integral de las personas sin descuidar ningún ámbito (cognitivo, afectivo, social, motriz).

    Por último, no debemos olvidar que el cuidado del cuerpo orientado hacia parámetros saludables debe ser una obligación, ya no sólo por nuestro propio bienestar sino por el de los que nos rodean, nos aprecian y nos quieren. Si bien debemos educar para que el cuerpo no sea tratado o contemplado como un instrumento evitando la obsesión por el mismo.

    ResponElimina
  10. Hola a tots,

    Pense que el text que ens ofereix Jorge Bucay mostra la societat actualment, una societat consumista i preocupada per aspectes i valors estètics, deixant de costat altres ètics i morals. El culte al cos i la modernització és un factor evident en els temps que ens trobem, sols fa falta mirar al nostre voltant per veure el que està fent molta gent per exemple de la nostra edat. El autor, indaga en l´obsessió pel cos. Pense que és cert que comença a existir aquest problema en determinada gent, doncs, la preocupació pel cos deuria mirar-se com un aspecte complementari de la teua imatge i que el seu tractament tinguera una finalitat saludable al mateix temps que estètica, si cal.

    M´agradaria remarcar la historieta proposada per l´autor. Crec que el que més rel´levancia te, és que el clarí tocat per una persona pot arribar a trobar la solució. Jo interprete el clarí com algo simbòlic que fa referència a nosaltres, els futurs docents, que som qui tenim els coneixements necessaris i les ferramentes que serán útils per a la futura formació de la societat en l´ àmbit que ens pertoca. És a dir, si nosaltres aconseguim transmitir la pràctica de l´esport i el tractament del cos cap a una vessant saludable, recreativa i al mateix temps estètica, serem la solució al problema existent.

    ResponElimina
  11. Modes, modes i més modes. Aquest és un de tants problemes dels que es presenten al text. Després de la lectura del text puc exposar aquesta pregunta retòrica en forma d´alliberament personal: qui s´escapa del bombardeig i de la publicitat ensordidora que tenim a tot hora davant de nosaltres? Com no picar? Crec que aquesta és la pregunta dificil de resoldre.

    Certament com vaig dir en el seu moment en classe, del text es poden extraure moltes idees diferents. Vaig a intentar explicar les més clares o al menys les que més eines aporten al nostre camp de coneixement.

    En primer lloc i com bé han comentat els companys els sector econòmic capitalista no es preocupa, des d´un punt de vista ètic, del que realment es positiu o favorable per la salut del seus clients, al menys en línies generals. El que importa és tindre els màxims ingressos en la venda del producte, sense atendre als possibles efectes secundaris que puga patir l'usuari. No estic parlant només de productes que tinguen una aplicació directa al cos, com cremes, pastilles, etc. sinó aparells màgics que faciliten a l'usuari modelar el seu cos. Amb açò em referisc a totes aquestes màquines que es venen a les teletendes que enganyen al client i provoquen a mitja i curt termini lesions irreparables.

    Com bé es comenta al text l'equilibri és el que cal assolir, és a dir, es pot tindre una condició física o un cos estàndar sense topar amb aquestos llímits tan poc saludables que es deriben de transtorns psicològics i adictius, com ja coneguem per exemple la vigorèxia. Com bé va dir Pere en classe qualsevol de nosaltres podria passar pel Superman dels anys 80, però no això no és suficient cal cultivar el cos buscant el màxim, intentant destacacar-se de la resta i buscant tindre el millor cos per lluir-se públicament.

    Aquesta idea proposada anteriorment està relacionada amb l´atentat que sofreixen moltes persones contra elles mateixa. Totes eixes hores de sacrifici, de dolors, de dietes i inclús d´exclusió social per a assolir un cos pròxim a l'ideal de la perfecció, suposen una falta d´alliberament personal absolut, inclús l´autoestima personal pot patir seriosament els efectes secundaris."Como siempre todo depende de poder diferenciar lo importante de lo accesorio dentro de un todo" Com podem veure inclús aquesta obsesió pot provocar una malaltia en la dignitat humana.

    A més a més, considere que tot açò va encontra de manindre la diversitat de personalitats. Com podem observar en aquestos contextos, les persones es movilitzen en "ramat", tots busquen construir un cos bonic per a exhibir a la platja, la gimnàs, etc. fins que aplega un moment que no es reconeix cadascú qui és, tots segueixen el mateix patró de vestimenta, d´entrenament, de dietes, etc. sense atendre a la persona en si, és a dir, caldría en aquestos àmbits fer un bon plà de dignificació de la persona. Doncs aquesta és al meua interpretació del conte, juntament amb la del primer paràgraf.

    Rafel Fortea.

    ResponElimina
  12. El texto de Jorge Bucay está divido en dos partes, la primera una crítica a los cuidados exagerados del cuerpo, y la segunda una metáfora en la que coloca el conocimiento en un contexto distinto al habitual.

    La primera parte, como bien dije en clase, queda totalmente resumido con esta frase: “ No estoy en contra de los cuidados estéticos; estoy en contra de vivir por y para ellos” en la que el autor critica el cuidado del cuerpo, siempre y cuando sea una esclavitud, una obsesión, una adicción y perjudique la salud de uno mismo. Es por ello que estoy totalmente con Jorge Bucay ya que el cuidado del cuerpo tiene que ser algo positivo, algo como el aumento de autoestima o como expresión de mayor libertad, pero nunca algo negativo que perjudique bien psicológicamente o físicamente a la persona.

    Por otro lado, de la metáfora de la segunda parte del texto, interpreto que el clarín es el instrumento que utiliza para solucionar un problema ( los incendios). Yo creo, que en el pueblo en que no funciona la misma táctica para apagar el incendio, es porque estos van a por una solución rápida y sencilla, sin tener en cuenta otros factores que también influyen (el saber tocar el clarín), y sin saber lo que es bueno para uno, no siempre es bueno para otro. Es decir, a este pueblo le han dado una serie de información para apagar los incendios más eficazmente y los habitantes de este pueblo no se dan cuenta de que dicha información no enseña simplemente envuelve el conocimiento, no son consciente que el verdadero conocimiento se aprende por uno mismo, y que el conocimiento que importa es el interno y no el externo. En definitiva, para que a este pueblo le hubiera funcionado la misma estrategia, lo que tendría que haber hecho es aprender por si mismo (conocimiento interno) a tocar el clarín.

    ResponElimina
  13. REFLEXIÓN: LA APARENCIA OBSESIVA DE LA SOCIEDAD.

    En base a la práctica que tuvimos el pasado jueves tratando el texto de Jorge Bucay, me gustaría comentar algunos de los problemas de la realidad social que nos envuelve hoy en día y que todos nosotros hemos podido presenciar en algún momento en situaciones en las que la apariencia física es llevada a extremos obsesivos.

    Al analizar la sociedad en el mundo industrializado, es curioso poder diferenciar mayoritariamente a dos grupos extremistas totalmente opuestos, pero que ambos coinciden en sus inicios a causa de una incitación obsesiva que se convierte en adicción. Por una parte, nos encontramos con problemas como el sedentarismo, las enfermedades provocadas por un estilo de vida cada vez más "pasivo", la obsesión por la comida basura...o bien en el otro extremo: tenemos una gran variedad de "exias" enfermizas (Anorexia, Vigorexia, Ortorexia...). Estas personas convierten su cuerpo como eje principal en todas las actuaciones de su vida y se deprimen cuando no pueden llegar a la perfección, esa perfección que ellos nunca conseguirán porque sus perspectivas de logro siempre van más allá de sus límites.
    La vigorexia es un trastorno alimenticio caracterizado por la presencia de una preocupación obsesiva por el físico y una distorsión del esquema corporal (dismorfofobia).

    Su origen es psicológico y existen 2 manifestaciones: la extrema actividad del deporte o, la ingesta o comedor compulsivo para subir de peso pero en el espejo, verse esqueléticos y seguir comiendo más. Aunque los hombres son los principales afectados también afecta a las mujeres. En la vigorexia las personas realizan prácticas deportivas en forma continua, con un excesivo fanatismo, a punto tal de poner a prueba constantemente su cuerpo sin importar las consecuencias. Podemos encontrar aquellos que sólo buscan la figura perfecta influenciada por los modelos actuales que propone la sociedad, y aquellos deportistas que sólo quieren llegar a ser los mejores en su disciplina exigiendo al máximo a su organismo hasta alcanzar su meta.

    Los adictos al ejercicio practican deportes sin importar las condiciones climáticas, sientan alguna molestia o indisposición, a punto de enfadarse y sentirse culpables cuando no pueden realizarlo o alguien critica dicha actividad. La mayoría no puede dejar de concurrir un día al gimnasio, en el que pasan además muchas horas por día, llegando a convertirlo en su segundo hogar.

    La ayuda de familiares y/o amigos es primordial ya que debido a la pena de su enfermedad evitan ir con nutricionistas o especialistas. La enfermedad puede ser mortal y es peligrosa si es severa, el corazón se hace más pequeño debido a la falta de sangre.

    La vigorexia lamentablemente ha aumentado de cifras : antes solo 2 de cada 10 la sufrían ahora es 4 de cada 10. Lo que empieza con una simple idea de subir de peso puede ser una idea mortal.

    ResponElimina
  14. La persona debe percatarse de que algo no funciona bien cuando lo primordial se centra en el físico. Está bien que se realice ejercicio diario para tener buena salud e incluso mejorar su aspecto, pero tiene que ser moderado sin llegar a excesos porque uno debe verse bien por como es y por como uno se considera a sí mismo en su totalidad desde las diferentes perspectivas de la vida.


    Tratando otro problema en relación con el cambio de la apariencia física con el paso de los años parece evidente que, para cada vez más gente, intenta evitarlo por diferentes medios. Pero... si es así respecto al exterior... ¿qué es lo que hay en el interior? ¿Qué queda de una persona con los años después de tanto cambio? ¿Acaso no es suficientemente complicado conocerse a uno mismo como para variar aún más la identificación con el propio ser? Todos desmejoraremos, es la vida misma, lo malo es que cuando nuestra mente falla, no hay colágeno que valga, ni peelings ni nada. No censuro que la gente se retoque esto o aquello, pero siempre he pensado que hay que saber envejecer con dignidad y valorar lo mejor de cada época de la vida respetando el curso biológico del paso de los años.

    ResponElimina
  15. Muy interesantes los comentarios de mis compañeros...
    Como vimos en la práctica y veo en el blog, existe un poco de confusión en el significado de la metáfora en forma de cuento que nos plantea J. Bucay. Desde mi punto de vista entiendo que los incendios son los problemas que nos pueden surgir a las personas a lo largo de la vida, como puedan ser las obsesiones por el cuerpo, en este caso. Por tanto saber hacer sonar un clarín, significa saber responder a un problema pensando de forma racional y solucionarlo, como ocurre en el pueblo vecino. En cambio, no saber reaccionar ante el incendio o no saber hacer sonar un clarín, significa no poder solucionar el problema y en este caso, pensar más por el cuerpo y la estética que por la salud de la persona, en este caso no se piensa de forma racional, el cuerpo controla nuestro pensamiento. Esta creo que es la relación más lógica que he encontrado.
    La sociedad de hoy en día como nos dice Bucay, ha experimentado un cambio monumental en cuanto al cuidado del cuerpo y la preocupación por la estética. Parece ser que en la actualidad necesitamos ser valorados o bien vistos por los demás sin pararnos a pensar en nosotros mismos y en la felicidad que necesitamos para vivir. Es cierto que cuidarse es saludable para la salud y que a la vez te sientes mejor. Pero es más cierto todavía, que mucha gente se toma esto como una obsesión y es ahí donde pierde la parte positiva del hecho. Se trata de un problema que se antepone ante cualquier aspecto de la vida, hasta el extremo que muchas persona utilizan la cirugía para corregir las partes del cuerpo que no le gustan o personas que se pasan la vida haciendo dietas raras, comiendo siete comidas al día o privándose de sus alimentos más deseados, sin pensar que la vida viene y se va, y que hay que aprovecharla al máximo. Hay que cuidarse, pero no obsesionarse.

    JORDI CARRASCO LLACER

    ResponElimina
  16. Creo que el texto de J.Bucay en un principio parecía evidente y de fácil comprensión, pero después de leer las entradas del blog y el debate que surgió en clase hay varias interpretaciones sobretodo del cuento.

    En primer lugar quería recalcar como bien dice Zayra que el texto se divide en dos partes, la primera de una lectura y comprensión fácil en la que analiza un problema en auge de la sociedad como son: los cuidados estéticos, cirugía, gimnasios, etc., pero no los critica sino que esta en contra de vivir por y para el cuerpo de una manera obsesiva.

    Y ahora pues, vayamos a la segunda parte y de mas problemática comprensión; el cuento, en el que Bucay nos describe las “tentaciones”, “modas”, etc., que nos rodean continuamente y por las que somos bombardeados en esta sociedad dedicada al consumismo como los incendios. Como bien dice el joven del cuento: “No es que aquí tengamos menos incendios que vosotros”; es decir, es algo inevitable no podemos esquivar este problema pero si podemos afrontarlo mediante el clarín; el clarín es el instrumento que nos avisa de las “tentaciones” y es el cuerpo útil que nos enseña analizar estos incendios, nos avisa de ellos para saber apagarlos a través del conocimiento. Por todo esto el otro pueblo no llega a apagar los incendios ya que no posee los conocimientos adecuados para saber apagarlos (no saben tocar el clarín) de esta manera también nos hace reflexionar de que hay que saber distinguir que lo que es bueno para unos puede no serlo para otros.

    Y finalmente la moraleja nos relaciona con en texto anterior donde como conclusión podemos sacar que nuestro cuerpo somos nosotros debemos de saber cuidarlo y cultivarlo hay cita latina que creo que lo resumen bastante bien “Mens sana in corpore sano”

    Finalmente quería comentar que este texto esta muy bien escrito y que además de abordar temas que nos preocupan y mucho a los licenciados nos hace analizarlo y releerlo, queriendo sacar con el cuento una moraleja que es mas fácil recordarla si se cuenta de esta manera, creo que ninguno de nosotros olvidara el cuento.

    Yo os recomendaría a todos un libro de Jorge Bucay que me leí ya hace algunos años que se llama “Déjame que te cuente…los cuentos que me enseñaron a vivir” creo que como el texto anterior tienen enseñanzas ocultas que hay que saber descifrar.

    ResponElimina
  17. Una vez leído este texto y ya comentado anteriormente en clase. Me gustaría hacer un breve comentario sobre él. Tal vez, con tan solo una frase del autor puedo describir a la perfección mi opinión sobre este. El autor dice que: “No estoy en contra de los principios estéticos; estoy en contra de vivir por y para ellos.” Yo pienso igual que él. Que la gente se cuide y tenga unos principios estéticos para sentirse mejor me parece estupendo e incluso lo que debe de hacer todo el mundo, pero que vivan para ellos no me parece tolerante.
    Considero que si la gente se cuida, tanto con la alimentación como haciendo ejercicio físico consiguen un físico en el cual ellos mismo se sienten más cómodos, de este modo se sentirán más aceptados en la sociedad y conseguirán vivir mucho mejor porque serán más felices. Uno de los problemas que surge cuando la gente empieza a preocuparse por su aspecto físico, es el de la obsesión por él. Ya que algunas de las medidas que toman para ello son: dejar de comer para adelgazar, tomar productos dopantes para conseguir más músculo, hacer ejercicio no beneficioso para la salud, etc. Como vemos todo este tipo de cosas que he comentado en primer lugar, son cosas que están perjudicando la salud de la persona. Ya que esas substancias que ingieren algunos para conseguir definir mucho más sus músculos no son para nada buenas, esto ocurre sobre todo en chicos. Por otro lado, en especial mujeres, dado el nuevo ideal de mujer que es excesivamente delgada, pasan a dejar de comer para conseguir que su cuerpo en lugar de estar definido por curvas, lo definan todos los huesos de su cuerpo. Este tipo de estrategias que utilizan para cumplir con los canones de estética, lo único que hace es autodestruirles, ya que en el caso de las mujeres encontramos muchísimos casos de anemia, bulimia, etc. Todo ello para conseguir el físico que la sociedad parece que demande.
    Por tanto, una vez comentado esto creo que queda muy claro, que es necesario que la gente se preocupe por la estética ya que mejor el bienestar personal de una persona, y además es necesario realizar un mínimo de actividad física para mantenerse en perfecto estado de salud. Sin embargo, lo que no debemos de hacer es convertir a la estética como el único fin de nuestra vida, ya que solo se consigue terminar perfectamente perjudicados.

    Laura

    ResponElimina
  18. Antes de comenzar, me gustaría aclarar el término de imagen corporal, y de paso, distinguirla del término apariencia física. La imagen corporal es la representación del cuerpo que cada persona construye en su mente (Raich, 2000) y la vivencia que tiene del propio cuerpo (Guimón, 1999). Par distinguirla de la apariencia física, se puede poner el ejemplo de una persona que tiene una apariencia física alejada de los cánones de belleza, y aún así estar a gusto y feliz con su imagen corporal. Esto también ocurre en la otra dirección. Por tanto se puede afirmar que la imagen corporal al ser una representación de uno mismo, no debería estar influenciada por aspectos externos de la sociedad. En el momento que una persona basa su imagen corporal en los cánones establecidos, estará hipotecada para toda la vida al negocio de la belleza, por cierto, un negocio muy rentable a la vista de cómo las personas tienen cada vez menos personalidad. Se puede observar que se ha dicho “hipotecada para toda la vida”, y se puede pensar que buscar la apariencia física perfecta es imposible, y que cada vez que una persona crea que a alcanzado la perfección que se impone en la sociedad, se dará cuenta que aún necesita mejorar más su imagen, y por consiguiente, podemos afirmar que su cuerpo se convertirá en una sombra del cuerpo perfecto, al cual, probablemente nunca se podrá alcanzar. Un ejemplo muy claro de esto, es, cuando sale en los medios de comunicación que una persona se ha hecho “x” operaciones de estética, y cuando le preguntan si se siente bien con su cuerpo, lo único que se le ocurre decir es: “Pues tengo pendiente, dos operaciones más, una para reducir la grasa de las piernas y otra para aumentar el tamaño de mis labios”. Al final uno piensa, ¿esa persona acabará alguna vez estando a gusto con su cuerpo?, la respuesta más probable es que no. Como se comenta en el texto, “No estoy en contra de los cuidados estéticos; estoy en contra de vivir por y para ellos”.

    El problema de la imagen corporal puede acarrear alteraciones de la misma. Se puede distinguir dos tipos de alteraciones de la imagen corporal (Cash y Brown, 1987):
    - La alteración cognitiva y afectiva, en el que uno está insatisfecho con su cuerpo, con sus medidas
    - Alteraciones perceptivas que conllevan una distorsión de la imagen corporal, en la cual se produce una inexactitud en la percepción de las medidas de peso, altura…

    Estas alteraciones pueden producir trastornos de la imagen corporal, por lo que es importante incidir desde nuestro papel como profesional de la actividad física y el deporte, la importancia de la imagen corporal como algo personal, y no por algo que este influenciado por los cánones. Hay que intentar transmitir a la juventud, la idea de ser feliz con uno mismo y a vivir la vida sin tener una dependencia constante a cuidar tu cuerpo y moldearlo, para que este bien para los demás. Eso sí, desde mi punto de vista, siempre y cuando no se atente contra la salud de la persona. Pienso que si una persona es obesa y por culpa de eso tiene problemas de hipertensión, colesterol, lesiones en rodillas y tobillos… aún estando ella feliz con su imagen corporal, se debería intentar cambiar, no hacia un cuerpo establecido, sino simplemente, hacia un cuerpo saludable, el cual puede incluso tener sobrepeso, pero sin que esto conlleve problemas de salud.

    ResponElimina
  19. Una vegada llegit i analitzat el text de Jorge Bucay, cal dir que no m’aporta ningun nou coneixement de l’actualitat de la societat en la que vivim, i tampoc té perquè fer-ho, sinó que simplement reflexa i remarca una situació que ja coneguem de ben prop i que molts amb els que compartim el dia a dia la sofreixen en primera persona.

    L’augment dels productes i els serveis relacionats amb la cura del cos i l’estètica és deu en gran part a la altíssima demanda de part de la societat, eixa a la que no els importa els límits del que és natural per tal d’aparentar el que no són, sense importar-los les repercussions a les que poden estar sotmesos. La gent es capaç de balafiar una gran quantitat de diners per tal de disfressar-se, amagar-se en una imatge que no és la seua. A més, els que produeixen dits productes o ofereixen els parlats servicis, gasten gran quantitat de recursos en màrqueting per tal de seguir tenint enganxats als “viciosos” d’aquesta nova droga i per captar-ne a més. Dic droga perquè sé de primera mà l’alta despesa econòmica i la gran obsessió que existeix entre la gent que busca modelar el seu be més propi, el seu cos, ja que una persona molt pròxima a mi treballa a una farmàcia i també perquè sóc usuari d’un gimnàs d’una localitat pròxima a la meua i, per tant, sóc un espectador de luxe de la gent que viu per a no viure en el seu cos. A la farmàcia la gent prova i prova tot tipus de productes sense importar-li el preu o l’eficàcia que tenen, per a ells l’important és arribar a eixe cos desitjat que viu en un futur que, depenent del que es busque, pot ser més pròxim o, en canvi, més llunyà.

    ResponElimina
  20. En quant al referit per Jorge Bucay en el següent comentari en el text “el furor de todo este movimiento nos obliga a preguntarnos si toda esta idea, de cuidarnos y vernos más guapos es, como se intenta mostrar, una expresión de una mayor libertad y una creciente autoestima, o por el contrario es la expresión de una nueva y disimulada forma de esclavitud”, dir que baix el meu punt de vista si que estem davant una nova forma de presó, un càstig que comporta una condemna que té una durabilitat moltes vegades indeterminada, fins i tot desencadenant en malalties com les que es nombren al text.

    Arribar a posar l’estètica per damunt de l’ètica és irracional, però tot ve degut a que estem prioritzant l’exterior sobre l’interior, estem incidint en la superficialitat del nostre cos, sense adonar-nos del mal que podem estar fent-nos per dins, ja no sols a nivell físic mitjançant els medicaments, els raigs UVA, els cicles d’anabolitzants, les operacions estètiques, ... sinó també a nivell psíquic arribant a obsessions fóra de lloc buscant una felicitat que mai arriba a ser del tot plena.

    Pel que fa al conte amb el que l’autor finalitza el text, entenc que vol transmetre’ns, sobretot, que tot necessita una individualització, que no tot serveix per a tots, que cadascú té unes peculiaritats que s’han de tractar de manera individual i, per tant, no ens podem basar en el que li funciona al company ja que mai serà 100% eficaç per a nosaltres o per a un altre. Açò, extrapolat al món de l’estètica amb el que estic tractant el present comentari, fa èmfasi en que el que puga fer algú per tal de millorar la seua imatge no té perquè ser el correcte i millor per a una altra persona. Així que ací entrem els professionals de la salut, tant metges com llicenciats en Ciències de l’Activitat Física entre altres, per tal d’encaminar i individualitzar al màxim els programes de salut, això si, sense donar falses esperances i controlant que allò que vol la persona que contracta els nostres servicis no comporti riscos per a la seua vida.

    ResponElimina
  21. Vicente Galán Sánchez

    Como ha escrito algún compañero, para mí el texto no descubre nada que no sepamos ya. Se palpa el culto al cuerpo en la sociedad. La televisión bombardea con campañas publicitarias, con programas de mierda donde reina la falta de educación y el tema más importante del programa es comparar el tipo de una chica con el de otra...lo mejor de todo es que dichos programas son líderes de audiencia, ahí estamos los españoles demostrando nuestro nivel cultural de cara a la tele.
    Todo va encaminado hacia la perfección del cuerpo, la sociedad se ha ido por caminos muy superficiales de supremacía física. Es una cultura muy extendida y enraizada en la que el negocio está servido. Todo gira alrededor del dinero y la manipulación de las masas.
    En cuanto a la pregunta que plantea el autor en el texto, de si todo este movimiento de cuidarse es una expresión de mayor libertad y autoestima o es una forma de esclabitud,creo que hay masas esclavas de su cuerpo y de una mente débil y fácilmente influenciable en aspectos de estética.
    Obviamente, no todo el mundo está esclavizado por y para su cuerpo por hacer deporte o por intentar lograr objetivos estéticos ya sea de forma natural o artificial, simplemente son exigentes con su rendimiento o su apariencia física dentro de un orden comprensible.
    No obstante, hay tanta saturación de estética en la televisión, en los gimnasios y en la misma calle y tanta oferta de métodos y oportunidades de esto y de lo otro con el cuerpo, que mucha gente se tira de cabeza a la piscina con todo sin tener ni siquiera unas mínimas nociones sobre el tema. Es dejarse llevar por la corriente sin decidir por uno mismo, tienes de todo para tu cuerpo sin saber qué hacer con ello, simplemente se hace lo que hagan los demás.
    El negocio que conlleva el culto al cuerpo, alimentado por la penosa programación televisiva en la que no se hace sino alimentar el culto al cuerpo; gracias a que la audiencia es máxima forman un círculo vicioso en la sociedad entorno al mismo tema

    Hablando de telemierda:

    "No se puede ser tan vil, tan sapo, tan repugnante, tan cínico, tan basura"

    Joaquín Sabina

    ResponElimina
  22. Vicente Galán Sánchez

    Esclabitud no, esclavitud. Perdón

    ResponElimina
  23. Como han comentado mis compañeros, este un problema que destaca hoy en la sociedad, el practicar deporte simplemente porque los cánones marcan un estilo una tendencia y como la figura no es la que marcan esos cánones, la gente se machaca o toma fármacos para ofrecer esa imagen bonita de cara al exterior.
    ¿que ocurriría si el canon que marca la sociedad fuera una persona obesa? ¿También todo el mundo empezaría a comer y a abandonar los gimnasios porque esa imagen es la que demanda la sociedad? Pues desde mi punto de vista las mismas personas que buscan hacer deporte sin ningún otro objetivo que estilizar su cuerpo de acuerdo a esos cánones, buscarían esta vez un cuerpo más "redondo", si quitáramos a todas las personas del mundo que no hacen deporte por el simple hecho de que les guste, o tengan una motivación intrínseca, cuántos nos quedaríamos? sería curioso.

    Por otro, lado según se comenta en el libro: "La juventud es más que una palabra: ensayos sobre cultura y juventud Escrito por Mario Margulis,Laura Ariovich", resulta paradójica la importancia alcanzada por enfermedades como la anorexia nerviosa o la bulimia que someten a una gran cantidad de adolescentes y mujeres jóvenes a la exigencia de no comer pudiendo hacerlo, cuando gran parte de la humanidad, igual que hace siglos es azotada por el hambre, y la morbimortalidad por inanición continúa sigue siendo uno de los débitos más vergonzantes de nuestra civilización.

    Como nunca antes, el culto al cuerpo se ha constituido en blanco de técnicas y normas que tienden a configurar imágenes idealizadas de salud y belleza. Pero además como señala Toro y Vilardell (1987:118): "Lo cierto es que todo acaece como si los criterios socioculturales empujaran en un sentido y la biología lo hiciera en otro". Es decir, el aumento progresivo de peso es un fenómeno difundido dentro del mundo desarrollado, consecuencia del incremento de la talla, las nuevas condiciones nutricionales y sanitarias, etc. Y, justamente, entre la constante presión hacia el adelgazamiento y la comprobada tendencia al incremento de peso, en la intersección de esas coordenadas se sitúan las mujeres y en especial las más jóvenes.

    ResponElimina
  24. El texto dice que el verdadero problema es que la sociedad contemporánea ha confundido demasiado los valores de la vida, y estoy de acuerdo. El problema de la obsesión por la belleza, que hoy en día tiene mucha gente, es causado por nuestra sociedad ya que siempre vemos modelos tan delgados y tan guapos que todos quieren parecerse a estos. Hay muchos certamenes de belleza, en la televisión se hace publicidad de todos tipo de productos para mejorar el aspecto, para perder kilos, etc...
    Además, la gente joven tiene muchos ídolos famosos como por ejemplo los actores de Hollywood y cantantes famosos y ellos cuidan su aspecto más que todos nosotros. Siempre son el centro de atención y la gente joven les imita. Aunque no solamente la gente joven, pero ésta, es más propensa. La gente famosa hace que las operaciones estéticas parezcan una cosa normal, muchos se operan para tener un aspecto mejor y por eso muchas personas creen que es una cosa buena, que no va en contra de la moral. Debido a ésto, gastan mucho dinero para una operación que podría ser muy peligrosa. El resultado puede ser peor que antes y el paciente puede contraer una infección incluso hay muchos casos en los que los pacientes mueren. Y, sin embargo, hay muchas cosas en la tele que insinuan que una operación estética no es tan problemática como una visita a un salón de belleza.
    Vivimos en una sociedad en la que hay demasiada obsesión por la belleza y la gente quiere mejorar su aspecto para sentirse mejor. Pero ocurre todo lo contrario. Se tiende a pensar demasiado sobre ese tema. Por ejemplo, cuando uno se ve el reflejo en el espejo o cuando se está comprando alimentos, y ese tema ocupa un espacio enorme en la vida. Como el texto muestra, se vive por y para los cuidados estéticos.
    Pero existen ciertas tendencias para intentar solucionar estos problemas. Los diseñadores de moda no quieren modelos tan delgadas, quieren modelos con una forma más femenina y también no tan joven. Además ellos consideran, que la talla más pequeña debería ser cambiada de 32/34 a 36.
    La gente no se debe dejar influenciar por la sociedad. El aspecto no es lo más importante en la vida.

    ResponElimina
  25. ¿Cuidar el cuerpo como expresión de libertad y autoestima o como forma de esclavitud?
    La cuestión destacada por Jorge Bucay refleja la situación en que vivimos hoydia: una sociedad en la que ser guapos significa poder tener la oportunidad de hacer muchas veces lo que se quiere.
    Según yo, todo es debido a los modelos ofrecidos por la sociedad misma a través de los medios de comunicación de masa (televisión e internet en primer lugar). La gente tiene que entender bien que no se debe tener un buen físico y cuidar el cuerpo sólo para gustar a los demás, sino para estar bien con si mismo y tener buena salud. De hecho estoy de acuerdo con el autor cuando subraya el hecho de que “no podemos ocuparnos de nuestro cuerpo como algo externo a nosotros, creyendo que e salgo que hay que modelar, acomodar, mejorar, solucionar o arreglar como si fuera un automóvil o hermosear como si fuera una casa”.
    Todos los nuevos conocimientos y nuevas ciencias nacidas alrededor del cuidado del cuerpo representan mejorías, eso no se duda, pero en cambio no deben convertirse en verdaderas obsesiones que no nos permiten vivir de manera adecuada nuestra vida.
    En referencia al cuento que el autor pone al final de su artículo, quiero subrayar que las novedades sobre el tema del cui dado del cuerpo si que son importantes, pero hay que confiar en quièn las conoce bien y sobre todo no hay que abusar de ellas convirtiendonos en verdaderos esclavos del cuerpo.

    ResponElimina
  26. El enfoque del autor respecto a este tema es contradictorio con lo que la sociedad nos oferta cada día en mi opinión.
    Me gusta mucho la manera que tiene de expresar la situación tan extravagante (ridícula?) que estamos viviendo desde hace unos años respecto a la salud y al aspecto físico relacionados con las interacciones sociales.
    Como casi licenciados que somos, llevamos mucho tiempo escuchando, valorando, reflexionando, opinando, estudiando...sobre la salud de la persona. Sobre su bienestar físico, psicológico y social. Las interrelaciones que hay entre los tres componentes del ser humano, con lo cual, no hace falta decir que la escasez de una repercute en las otras.
    En mi opinión, es un ejercicio de madurez psicológica el saber mantener un equilibrio entre el cultivo del cuerpo, el de la mente y el de las relaciones sociales. Pero es un arte el saber hacerlo de una manera que satisfaga a la crítica que nos llega cada día desde la sociedad...y artistas, hay muy pocos en la vida. Con lo cual, y refiriéndome a algún comentario de mis compañeros, quería decir que la frase "aprender a aceptarse" para tener éxito en la vida...es en mi opinión una frase que también nos la vende la sociedad ante la imposibilidad real de algunas personas a llegar a intentar si quiera el trabajar su cuerpo, o su mente o sus relaciones sociales.
    Me parece una frase propuesta para consolar...para que aquella gente que sabe que no va a entrar en ese mundo de autosuperación (si lo entiende con el buen sentido) o de culto a si mismo (si lo entiende a las malas), tenga cierta medicina para calmar su inquietud referente a los pensamientos tipo: "es que debería ir a correr mañana", "es que no tengo tiempo pero me gustaría ir al gimnasio", "si pudiera me gustaría saber más sobre X", "es que no acabo de caer bien a la gente", cualquier comentario que implique en su esencia un deseo de cambiar conductas.

    Con lo cual, para mi la solución al asunto sería (ya que la sociedad es la que propone y nosotros los que tragamos lo que sea...)entender qué aspectos son los que necesitas tener para explotar en tu día a día y cuáles son en los que destacas para poder hacer gala de ellos en el ámbito donde te encuentres. Ni el consuelo de aprender a aceptarse como si fuera aceptar la derrota ni el afán de culto al físico o al intelecto o a los demás como si sólo valiéramos al hacer bingo con los tres numeritos de guapos, listos y guais.

    ResponElimina