dijous, 18 de febrer de 2010

Pràctica 2 (I): Comentari de textos de l'assaig "Elogio de la ociosidad", de B. Russell

Supongamos que, en un momento determinado, cierto número de personas trabaja en la manufactura de alfileres. Trabajando –digamos ocho horas diarias, hacen tantos alfileres como el mundo necesita. Alguien inventa un ingenio con el cual el mismo número de personas puede hacer dos veces el número de alfileres que hacía antes. Pero el mundo no necesita duplicar ese número de alfileres: los alfileres son ya tan baratos, que difícilmente pudiera venderse alguno más a un precio inferior. En un mundo sensato, todos los implicados en la fabricación de alfileres pasarían a trabajar cuatro horas en lugar de ocho, y todo lo demás continuaría como antes. Pero en el mundo real esto se juzgaría desmoralizador. Los hombres aún trabajan ocho horas; hay demasiados alfileres; algunos patronos quiebran, y la mitad de los hombres empleados en la fabricación de alfileres son despedidos y se quedan sin trabajo. Al final, hay tanto tiempo libre como en el otro plan, pero la mitad de los hombres están absolutamente ociosos, mientras la otra mitad sigue trabajando demasiado. De este modo, queda asegurado que el inevitable tiempo libre produzca miseria por todas partes, en lugar de ser una fuente de felicidad universal. ¿Puede imaginarse algo más insensato? (pàgs. 19 i 20).

18 comentaris:

  1. En la classe d’avui hem comentat alguns fragments del llibre “Elogio de la Ociosidad”. Aquest és el primer que hem vist, i baix el meu punt de vista és un dels més interessants (encara que no està molt relacionat amb l’assignatura), ja que la situació que retrata és molt semblant a la que estem vivint actualment.

    Ja que no he comentat res al respecte durant la pràctica d’este matí, voldria estrenar-me en el bloc fent una reflexió del que alguns companys meus han aportat oralment.

    -Un dels temes que s’ha tractat és la diferència dels punts de vista econòmic i ètic, pel que fa a la presa de decisions en moments de crisi econòmica.

    -Però el que més m’ha cridat l’atenció és que s’ha parlat del MODEL ALEMANY com a solució a l’atur.

    Com que és un tema d’actualitat he buscat informació en la premsa i he encontrat alguns articles relacionats: “¿Es el modelo alemán la solución?” i “La UE advierte a España de que aplicar el modelo alemán no basta para reducir el paro”, ambdós extrets d’El País, amb data de 06/10/2009 i 15/12/2009 respectivament.

    El model alemany té una llarga tradició, ja que existeix des de 1927. Este sistema consisteix en un pacte temporal en el que l’empresa es compromet a no acomiadar als seus treballadors, i al mateix temps aquests redueixen la seua jornada laboral i el seu salari proporcionalment. A canvi el Govern compensa als treballadors entre el 60% i el 67% dels salaris perduts, compensació que es pot incrementar si els treballadors utilitzen les seues noves hores lliures per a la formació.

    Aquesta pot ser una bona solució a la crisi, però hem de saber que té avantatges i també inconvenients.

    D’una banda, si aquesta mesura s’aplicara amb criteri, seria beneficiosa per al treballador (no hi hauria acomiadaments, i els treballadors seguirien cobrant gran part de seu sou) i també des del punt de vista del pressupost públic (resultaria més barat que pagar a tots els aturats).

    Però d’altra banda, hi hauria també aspectes negatius:
    -La situació a Espanya no és igual que a Alemanya, ja que a part del shock temporal propiciat per la caiguda del comerç internacional, a Espanya sofrim un shock permanent degut a la fi del boom immobiliari. Per tant la nostra economia necessita canviar.
    -Un altre problema que podria sorgir és el frau, degut a que és fàcil convertir la formació que es demana en treball encobert. Per tant les inspeccions es farien molt necessàries.

    Per tant podem concloure advertint que aquestes reformes s’han de fer sempre amb criteri i valorant prèviament les característiques de l’entorn. A més, com hem dit amb anterioritat, la formació ha de ser un element clau en moments de crisi.

    ResponElimina
  2. Hola a todos!

    Este es el texto que más interesante me pareció de los que se analizaron en la clase de ayer, pienso que ejemplifica de una manera muy clarificadora lo que está pasando en nuestra sociedad actual.

    Después de volver a leer el texto, una palabra me parece clave y trataré de reflexionar sobre ella, se trata de la palabra “ociosos”.
    Aún me ha llamado más la atención cuando he empezado a buscar su significado, para algunos la “ociosidad” es “…el estado del que no trabaja y emplea su tiempo en actividades distintas a las laborales”, se relaciona con la inactividad laboral. Por otro lado, se define ociosidad como “…el perder tiempo o gastarlo inútilmente”, relacionándolo directamente con palabras como gandulería y holgazanería. Esto me lleva a relacionar que la inactividad laboral, es decir, el tiempo en el que uno no está trabajando se considera como un tiempo que estamos perdiendo o gastándolo de manera inútil. Esta concepción se vincula con la sociedad en la que vivimos, donde el consumismo “obliga” a las personas a trabajar para poder generar bienes económicos que hay que gastar. Por ello, en el mundo actual, pienso que está muy infravalorado el tiempo de ocio respecto al tiempo laboral, sobretodo si este tiempo libre es “inevitable” como bien dice el autor.

    Pienso que Russell quiere hacer una crítica a esa sobrevaloración que se tiene hoy en día del tiempo dedicado al mundo laboral, calificando de “insensato” el hecho que el tiempo libre no sea “una fuente de felicidad universal” y se traduzca como algo relacionado con la miseria. Estoy completamente de acuerdo con el autor sobre la concepción que tiene sobre el trabajo, también soy de los que pienso que hay que trabajar para vivir y no vivir para trabajar, cosa difícil en el mundo en que vivimos, que nos “empuja” a obtener más bienes para gastar, y para ello se debe trabajar.

    Bien es cierto, que para que el tiempo libre y de ocio nos sea reconfortante y lo disfrutemos, cada vez más hace falta gastar dinero, la sociedad consumista nos lleva por ese camino. Pero en mi opinión es mucho más valioso el tiempo libre que cualquier bien material, ya que sin el tiempo para poder vivir no sirve de nada. Al final de la vida te quedará sólo lo que hayas podido vivir y para ello tenemos nuestro tiempo libre, por este motivo se debería de valorar mucho más y no considerarlo como un tiempo de inactividad laboral, sino como un bien en si mismo.

    ResponElimina
  3. Buenas a todos!!

    La verdad es que este texto escrito en su época podría trasladarse a esta perfectamente, ya que igual que en la época del texto nos encontramos ante una grave crisis económica. Tengo que reconocer que mis conocimientos sobre el estado actual económico espñaol son bastante probes pero desde lo poco que se y e podido ver creo que las soluciones que se proponen en el texo aqui en España no se podrían realizar, ya que la mayoría de españoles hemos estado viviendo al límite o por encima de nuestras posibilidades y si nos redujeran el sueldo no podriamos hacer frente a los pagos (prestamso, hipotecas,...)por lo tanto creo que lo que expone Russell es una bunea idea pero no se si realmente se podría llevar a cabo en la actualidad.

    Una vez dicho esto nos centraremos en el término ociosidad que aparece en el texo, en la cual se le da un sentido de timpo perdido com bien esplica mi compañer francesc arriba, como la senscaión que aparece en el ser humano cunado no ocupa parte de su tiempo en obtener beneficios. esto tiene un carácter claramente cpitalista donde para poder desfrutar de nuestro tiempo libre se necesita antes haber realizado algo productivo con anterioridad.
    como conclusión repetire lo que dije en el comentario del primer tema que tal vez en la actualidad, en la sociedad capitalista que vivimos, nuestra mentalidad nos obliga a que el disfrute del timepo libre, de ocio o recreativo este ligado al trabajo y que sin el estos pierdan sentido.

    ResponElimina
  4. Hola, sóc Vicente Lozano Vendrell.

    Crec que la mesura de despedir a la meitat dels treballadors d'una empresa com la que es tracta al text seria la més corrent, al menys a Espanya. L'empresaria guanyaria més diners i la producció seria la necessària.

    L'altra mesura seria la políticament més correcta, donat que manté el mateix nombre de treballadors (encara que els paga menys) i dones feina a molta gent. L'empresari, en aquest cas, deixaria de guanyar tants diners.

    He de dir que em decantaria per la segona opció, encara que he de dir que no sóc empresari i, en aquest cas, no sé per quina de les dos opcions optaria. Ara bé, a mi em sorgix un dubte en el cas dels empresaris: és necessari guanyar tants diners i viure excessivament bé, quan hi ha treballador que apenes pot pagar una casa i tindre suficient per a menjar? Crec que més d'un emprenedor es deuria plantejar aquesta qüestió.

    ResponElimina
  5. Este texto sin duda no deja indiferente a ninguna persona que tenga la posibilidad de leerlo, puesto que ofrece una visión muy interesante de los cambios laborales producidos a raíz de la inclusión de nuevas tecnologías o el pensamiento desde el punto de vista del empresario veraz que cuenta a los trabajadores como herramientas para la consecución de sus finalidades, en la mayoría de los casos, el máximo beneficio al precio que sea necesario.

    Pues bien, hoy en día es impensable a estas alturas y más actualmente, que algún mandatario realizase esta estrategia, favoreciendo una mayor calidad de vida del trabajador.
    Este tipo de gestos, ahora los vemos como imposibles o insostenibles, puesto que no hemos vivido bajo la influencia de esta filosofía socializadora y estable, aunque con buenos fundamentos estas concepciones podrían llegar a un buen fruto.

    Toda esta cantidad de tiempo mal administrado ante unos trabajadores, en el que unos tienen mucho y otros poco tiempo libre, hacen que, como bien dice el texto, no sea ni de lejos una fuente de felicidad universal.

    De todo esto podemos deducir que el tiempo libre debe ser justo en su medida, además de bien repartido, puesto que en exceso puede suponer un tiempo inservible, que se transforma en aburrimiento y ociosidad, pudiendo llegar a producir cansancio y llevarte a una espiral peligrosa para dicho individuo, en el polo opuesto la carencia de dicho tiempo libre para otros muy ocupados puede que aburran la actividad laboral, bajada de rendimiento y falta de alternativa para mayor tiempo libre.

    Nunca llueve a gusto de todos, eso es una verdad absoluta, pero también lo es que en la actual sociedad los tiempos de trabajo se reparten bastante mal en turnos mayores de 10 horas en fábricas para algunos, mientras otros se limitan a llenar las colas del paro.

    ResponElimina
  6. Como ya han comentado mis compañeros, desgraciadamente el caso expuesto por Russell es un ejemplo de lo que ocurre actualmente en el ámbito laboral en España. Cada vez se inventan nuevas y mejores máquinas que pueden realizar el trabajo de las personas de una forma más eficiente y, sobretodo, más barata. Cuando esto pasa, la solución suele ser despedir a tantos trabajadores como haga falta y así que los jefes de las empresas ganen más dinero, sin pensar en las consecuencias que para esas personas y sus familias puede tener.
    La segunda opción expuesta, la de hacer que los trabajadores hagan la mitad de horas y así no ocasionar despidos, sería, en mi opinión, la mejor opción de todas. Cierto es que todos cobrarían menos y habría que ver si ese sueldo sería necesario para vivir en unas condiciones óptimas, pero así ningún trabajador se vería en la calle y con la obligación de buscar otro empleo.
    En relación al término "ociosos" al que el autor hace referencia, y según el sentido del texto, pienso que actualemente el ocio debe ser una opción y no una obligación, es decir, a nadie le gustaría tener todo el tiempo del mundo para hacer lo que quiera si eso implica no tener trabajo con el que ganar dinero, ya que a dia de hoy lo que verdaderamente tiene importancia y prevalece sobre todas las cosas es la necesidad de supervivencia, y eso no se consigue de otra forma que trabajando.

    ResponElimina
  7. El texto extraído del libro “elogio de la ociosidad” por B. Rusell nos muestra sin lugar a duda un dilema moral por parte de cualquier empresario “sensato”, un dilema perfectamente a tratar en debate y con dos soluciones posibles más que determinantes.

    En la actualidad esta cuestión, este dilema no tiene ni de asomo cabida en nuestra sociedad y menos aun cuando tratamos aspectos económicos. En mi opinión (y considero que es la más certera) cualquier empresario en la actualidad no tendría ningún reparo en despedir a la mitad de los trabajadores y ahorrarse una buena cantidad de dinero y más en los tiempos que corren. El otro caso (trabajar la mitad sin despidos) considero que solo se podría llevar a cabo en pymes, donde los trabajadores son en muchos caso buenos amigos del jefe e incluso familiares por lo que este va a querer en mayor medida el bienestar de sus trabajadores de confianza. Sin embargo sabemos que las pymes cada vez más se reducen en número, viéndose muchas de ellas obligadas a cerrar debido a la fuerte crisis que azota nuestro país por lo que el sentimiento hostil y la piedad en las grandes empresas pasa por completo a un segundo plano.

    Sin duda el modelo alemán propuesto por nuestro compañero Pepe es de lo más correcto y convincente y seria una posible solución para este dilema moral, donde las personas serian tratadas como tal, teniendo en cuenta sus necesidades y por supuesto manteniendo su puesto de trabajo lo que conlleva una estabilidad económica más que deseada a día de hoy.

    Lo que respecta al tema de la ociosidad no estoy demasiado de acuerdo con Pere, considero que la ociosidad es un privilegio del que muy muy pocos pueden disfrutar, me explico, estamos 10 horas la día trabajando más 8 durmiendo mas 2,5 comiendo… por lo que nos queda escasamente tres horas al día para hacer aquello que más nos gusta, aquello que nos motiva a seguir con todo lo demás, con nuestro frustrante empleo… considero que el ser humano tendría que trabajar lo justo para poder sobrevivir y el resto del tiempo dedicarlo a lo que más le motive, a lo que más le guste, porque al fin y al cabo eso es lo que este va recordar cuando piense en buenos momentos, por ejemplo con los amigos, haciendo senderismo, bicicleta de montaña…

    Trabajar para vivir y no al revés, esa tiene que ser nuestra mayor preocupación, cubrir nuestras necesidades primarias y disfrutar de los buenos momentos dejando de lado todo lo demás.

    ResponElimina
  8. Buenas a todos!

    Sobre este tema ha habido un extenso debate en la sesión de hoy, por lo que me gustaría presentaros aquí mis conclusiones, muchas de ellas coincidentes con algunos de mis compañeros.

    En primer lugar se debe aclarar que el tiempo libre puede ser una fuente de riqueza o de pobreza económica según para que personas. Las personas con un nivel económico alto pueden permitirse el lujo de tener mucho tiempo libre y disfrutar del mismo a través del consumismo; mientras que personas con nivel económico menor, el exceso de tiempo libre (sin trabajo) para ellos no es más que tiempo perdido, tiempo sin nada que hacer y sin poder permitirse un aumento económico a través de un trabajo remunerado (lo que pasa actualmente a muchas personas, que es estar en el paro), estas personas están ociosas. Con ello, se puede concluir que el consumismo, por parte de las personas que pueden permitírselo ocurre en tiempo libre, por lo que esto, el tiempo libre, es uno de los factores que hace disminuir nuestra economía.

    Otra pregunta interesante en el debate surgido sobre este texto ha sido: ¿Por qué no se enfocan los problemas económicos desde un punto de vista ético?
    A lo que el texto se refiere cuando se expone que un trabajo que realiza una persona durante 8 horas, podrían realizarlo 2 personas trabajando 4 horas cada una de ellas “en un mundo sensato”, es que si la economía así como el trabajo de las personas fuera visto desde un punto de vista ético trabajarían 2 personas y no estaría una de ellas 8 horas mientras que la otra estaría ociosa; sin embargo nuestro mundo no es “sensato”, sino que es preferible que una persona reciba todas las ganancias de una jornada laboral de 8 horas, en vez de recibir la mitad de las ganancias repartiéndolas en economía y en horas con otra persona. Sí es verdad, que en clase se ha comentado que poco a poco se va intentando modificar esto, y que en algunos países nórdicos ya se está llevando a cabo la reducción de jornada y la distribución de capital.

    ResponElimina
  9. Avui en dia, qui s’imaginaria que aquest fragment escrit per Bertrand Russell entre 1928 i 1935 al llibre “Elogio de la Ociosidad” expressaria la crua realitat al món en què visquem?

    En primer lloc, m’agradaria contrastar amb el meu company Pepe l’opinió de la inclusió del model alemany al nostre país. Per una part, és un model aplicat sobretot a les grans empreses i no a les xicotetes i mitjanes empreses. Estes últimes són les que predominen al nostre país, cosa que dificultaria la implantació d’aquest model. Per altra banda, aquest model s’associa sobretot amb el sector industrial i no en sector servicis i construcció, és a dir un altre factor en contra. Aquestes raons entre altres són qüestions que s’han de plantejar abans d’actuar front a l’aplicació de noves sol•lucions per a la crisi.

    En segon lloc, estic d’acord amb que una de les millors sol•lucions podria ser la reducció de jornada per part dels treballadors per a poder gaudir tots d’un sou fixe i així poder fer front a l’actual crisi en que estem immersos. És en aquest punt on m’agradaria respondre a la qüestió que ens planteja el company Vicent Lozano on diu “es necessari guanyar tants diners i viure excessivament bé, quan hi ha treballador que apenes pot pagar una casa i tindre suficient per a menjar? Crec que per a acceptar aquest model, primerament, el govern té que tindre consciencia del que passa i després actuar en conseqüència, com per exemple podríem dir que a fet Alemanya. A més a més, els empresaris deurien conscienciar-se i tractar d’impedir que ixes fets ocorrin, i una possible mesura podria ser la reducció de la jornada de treball però sempre pactada i ajudada des del govern ja que ningun empresari, en aquest cas, estaria disposat a tindre més pèrdues en la situació en què es trobem i optaria en tot cas per l’acomiadament del treballador.

    Per acabar, dir que una sol•lució, com ja hem comentat a classe, és que la gent ha de consumir i això, en aquests moments, és difícil que s’adone. A més, està demostrat que la gent consumeix quan disposa de temps lliure perquè al treball no pot o no deu. Per tot açò, crec que existeix certa controvèrsia ja que ens trobem en un moment en que la gent té més temps lliure (molts d’ells a l’atur) però no consumeix.

    ResponElimina
  10. I) Es un claro reflejo de la realidad que hoy en día vivimos pues refleja lo que actualmente todos sabemos que es la crisis económica que atraviesa el país. De ahí que ese tiempo de ocio sea mayor para algunos y para otros sea más reducido porque dan un mayor número de horas en el trabajo. Esto significa que ese tiempo de ocio limitará el tiempo libre (sociabilidad) que, para algunos lo disfrutarán sin problemas con respecto a otros en función del nivel económico (el ocio crea asimismo distancias entre clases, (Hernández Vázquez, 1994) , pero, ¿qué ocurre actualmente? Que aquellos con bajo poder económico o en situación de paro tendrán más tiempo libre y por tanto estarán ociosos porque no tienen nada que hacer. De esta manera, aquellos que tienen una renta mayor se podrán permitir un gasto mayor en cuanto a consumo se refiere y ello lo harán en su tiempo libre. Es conocida como “clase ociosa apresurada” donde en su tiempo libre no tienen que nada hacer y ese consumo apresurado (sea del tipo que sea) es ocio para ellos (Schor, 1991). De esta manera, este contraste es a lo que se refiere Russell con “que el inevitable tiempo libre produzca miseria por todas partes, en lugar de ser una fuente de felicidad universal. ¿Puede imaginarse algo más insensato?” Por tanto, lo que actualmente se está haciendo en España es buscar una razón ética dado que este problema económico da lugar un problema puramente humano donde se está dañando a numerosos grupos de personas. La solución que se plantea es seguir o no el modelo alemán descrito por el compañero Pepe pero para ello habría que reflexionar todo aquello que nos rodea para adoptarlo o no.

    ResponElimina
  11. Vaig a comentar aquest fragment ja que em pareix el més interessant dels tres.
    Me quedat un poc al•lucinat al llegir-lo ja que es podria extrapolar a l’actualitat i ningú dubtaria en reconèixer que aquest fragment ha estat escrit actualment. Ja que des de que va començar la industrialització, amb l’aparició de la maquinària, les aglomeracions de gent a les ciutats, etc. Els sistemes de producció van canviar, fins al punt que hem arribat a l'actualitat, en el que és produeix més del necessari, i on les màquines han substituït a la mà d'obra, i jo crec que aquest es un dels principals errors, la tecnologia no deuria estar destinada per a substituir als treballadors/es sinó per fer-los el treball més senzill i no tant dur. Perquè al final acabarem tots aturats, amb molt de temps lliure i pocs diners per gastar en aquest temps de oci, la qual cosa produeix en l'economia de les societats capitalistes. Per això com bé vol dir Russell, tindre molt de temps lliure no es bo perquè aquest no produeix descans i pot arribar a ser perjudicial. Mentre que si disposem de temps ocupat, ja siga per treballar, estudiar, etc. el temps que tinguem lliure, per al oci, el podrem aprofitar, per al descans, la recreació, etc.

    ResponElimina
  12. La segona pràctica de l’assignatura Esport i Recreació l’hem dedicada a establir debats sobre el llibre de lectura obligatòria, Elogio de la ociosidad y otros ensayos, de Russell, centrant-nos més concretament en quatre fragments que el professor Pere ens ha facilitat.

    En aquest fragment (número I) l’autor tracta el tema de l’oci com un element necessari per a la societat, per a que les persones tinguen un espai lliure de les obligacions que suposa el treball, un espai on siguen realment feliços.

    En primer lloc, cal dir que estic d’acord amb tots els meus companys quan afirmen que és un text que reflexa la realitat actual, tot i que ha estat escrit en els anys trenta.

    Dit açò, la idea principal que he extret del debat a classe és que, produint la mateixa quantitat de productes (en aquest cas agulles de cap), des del punt de vista econòmic el millor per a l’empresa és contractar a quatre treballadors que treballen vuit hores diàries, però el realment ètic i moral seria contractar al doble de treballadors (vuit) que treballen la meitat de les hores (quatre).

    Així, si cadascun treballara quatre hores diàries hi hauria més llocs de treball i, per tant, es reduiria l’atur. A més tots tindrien més temps lliure per desconectar de les hores de feina, per dedicar-lo a aquelles coses lliures d’obligacions que més els agraden, a aquelles que realment els fan feliços. Respecte a açò, l’autor afirma que “el bon ús del temps lliure és un producte de la civilització i de l'educació. Un home que ha treballat llargues hores durant tota la seua vida s'avorrirà si queda sobtadament ociós. Però sense una quantitat considerable de temps lliure, un home es veu privat de moltes de les millors coses. I ja no hi ha cap raó perquè la gran majoria de la gent haja de sofrir tal privació; només un neci ascetisme, generalment vicari, ens porta a continuar insistint a treballar en quantitats excessives, ara que ja no cal”.

    A més d’açò, Russell defen que “en un món on ningú siga obligat a treballar més de quatre hores al dia, tota persona amb curiositat científica podrà satisfer-la, tot pintor podrà pintar sense morir-se de fam...”.

    També estic totalment d’acord amb l’autor quan diu que la reducció del nombre d’hores diàries amb obligacions laborals farà que “el treball exigit serà suficient per fer de l'oci algo deliciós, però no per a produir esgotament”. D’aquesta manera, com que “els treballadors no estaran cansats en el seu temps lliure, no voldran només distraccions passives i insípides”, sinó que utilitzaran aquest temps per realitzar activitats actives.

    Per finalitzar el comentari m’agradaria destacar altre fragment que l’autor proposa per defendre els avantatges que té l’oci com una necessitat en la nostra societat, com un espai de felicitat. Aquest és el següent: “Els hòmens i les dones corrents, al tindre l'oportunitat d'una vida feliç, arribaran a ser més bondadosos i menys inoportuns, i menys inclinats a mirar als altres amb suspicàcia. L'afició a la guerra desapareixerà, en part per la raó que antecedeix i en part perquè suposa un llarg i dur treball per a tots. El bon caràcter és, de totes les qualitats morals, la que més necessita el món, i el bon caràcter és la conseqüència de la tranquil•litat i la seguretat, no d'una vida d'àrdua lluita. Els mètodes de producció moderns ens han donat la possibilitat de la pau i la seguretat per a tots; hem elegit, en compte d'açò, l'excés de treball per a uns i la inanició per a altres. Fins ací, hem sigut tan actius com ho érem abans que hi haguera màquines; en açò, hem sigut uns necis, però no hi ha raó per a continuar sent necis per a sempre”.

    Francesc Ausiàs Ros Serra

    ResponElimina
  13. Tratando de comentar este fragmento del libro "Elogio de la Ociosidad" de B, Russell vemos como este tipo de tiempo libre no produce felicidad, ni placer, ni satisfación alguna.

    Vemos como esas personas que trabajan en la confección de alfileres, se van quedando sin trabajo y teniendo más tiempo libre, debido a que ya no se necesitan tantos alfileres.

    Vemos como el tiempo libre también depende del contexto en el que se aplique.

    No es lo mismo el tiempo libre que tienen estos trabajadores, debido a que se estan quedando sin trabajo y hay menos faena, que el tiempo libre que uno utiliza para diversión o ocio.

    De igual manera es tiempo libre, pero uno producirá satisfacción y el otro no. Y cada momento de este tiempo libre podrá ser utilizado de una manera u otra.

    Realmente también lo que vemos con este trozo de fragmento es un reflejo de la situación económica que sufrimos en nuesto país, crísis en la cual algunos de nuestros trabajadores se quedan sin trabajo y se le reducen las horas de este, así quedandole más tiempo libre.

    Este tiempo libre unos lo disfrutaran de una manera y otros de otra, dependiendo del nivel económico que poseen.

    ResponElimina
  14. Hola!!
    Poco más puedo añadir después de los comentarios de mis compañeros, pero aún así, dejaré mi comentario personal.
    Este fragmento me produjo un cierto impacto puesto que vi en él reflejado la actualidad debido a la crisis. Es por ello que me pregunto: Cuantas empresas han caído en quiebra? Cuantas empresas están luchando por subsistir? Cuantos parados hay en España? A cuantos trabajadores les han reducido la jornada?. Pues bien, tras leer este fragmento solo tengo en mente a la cantidad de personas cercanas y/o conocidas que se encuentran ociosas, e incluso yo diría que algunas de estas, tras estar tanto tiempo paradas, sin tener nada que hacer han llegado a la ociosidad. Por ello yo haría una relación, en la que el tiempo libre estaría asociado a gente con dinero y por tanto al tener recursos económicos pueden disfrutarlo ( ocio) yendo de compras, al teatro, al cine..etc. Mientras que el tiempo libre asociado a la gente que no tiene recursos, tiene mucho tiempo libre, no sabe como disfrutarlo ( ocio absente) por tanto si esta situación se mantiene durante mucho tiempo se puede llegar a la ociosidad. De ahí que por televisión podamos escuchar frases como: Me estoy volviendo loco! Estoy aburrido/a y no se que hacer! No tengo que dar de comer a mis hijos!...etc. Es por eso que muchos se dedican a robar para dar de comer a sus hijos, a gastar el poco dinero que tienes en sus vicios para aprovechar parte del tanto tiempo libre que tienes…etc. En definitiva, gastan el tiempo inútilmente, hacen gandulerías y no saben que hacer.
    Por otro lado estoy totalmente deacuerdo con Russell, ya que tratamos de desmoralizador el reducir la jornada a todos los trabajadores para que así todos sepan como emplear una parte de su tiempo libre, que para mi punto de vista sería lo más sensato (en la actualidad, en tiempos de crisis ha empresas como Inelcom que están utilizando este método). Por otro lado decimos que es sensato el que se despidan a una parte de los trabajadores y el resto continúa con el mismo horario que hasta ahora, pues esto si que es lo más sensato que puede existir, puesto que ahí el empresario no mira para nada el punto de vista ético y sí el económico. El empresario no piensa en que esa cantidad de personas despedidas no sabrán como emplear su tiempo libre que actualmente serían 24horas ya que difícilmente se pueden encontrar trabajo. Por ello yo creo que todas los empresarios deberían no sólo mirar el dinero, sino ser más humanos y mirar en que condiciones se queda la gente a la que despiden, han de ser consciente que lo sensato sería intentar mantener a todo el personal a pesar de que a todos ellos se les tenga que reducir el horario, y por tanto el salario, y que lo que verdaderamente es desmoralizador es dejar al personal en manos de unos tentadores vicios, en manos del aburrimientos, en manos del no saber que hacer, en manos de la ociosidad.

    ResponElimina
  15. Buenos días,
    Cuando se habla de trabajo es inevitable hacer referencia a planteamientos de cantidad más que de calidad, por lo que es normal que no sea “sensato” lo que propone Russell. Trabajar igual pero menos horas no encaja en un sistema capitalista donde no se concibe que alguien pueda producir lo mismo trabajando menos. Y España es un ejemplo. Casualmente se hablaba de este tema en el descanso de mi clase de inglés del otro día. Hablaban sobre cómo en tiempos de crisis los empresarios se fijan en el volumen de horas que un empleado trabaja y felicita a quien se queda más horas en la oficina ya que lo relacionan directamente con una buena productividad y ponen en duda la capacidad productiva de alguien que trabaja menos horas de las que debiera aún sacando el trabajo que le exigen. Prima más la cantidad que la calidad.
    Con esta desconfianza, los empresarios no dudan en llevar a cabo medidas anticrisis totalmente insensatas porque no entienden que un trabajador se vaya antes de la oficina para disfrutar de su tiempo libre y duda de que su empleado vaya a ser capaz de tener el mismo rendimiento si le reduce la jornada laboral a la mitad. De esta manera condena a quienes despide y a quienes se quedan trabajando a jornada completa. A los primeros porque verán tanto tiempo libre en sus vidas que no sabrán cómo disfrutarlo (ocio absente) e inevitablemente caerán en la ociosidad y lo peor de todo, que el tiempo libre se convierta en motivo de conflicto y se perciba como algo problemático (San Martín 1997) ; y los segundos tendrán tanto trabajo que si lo sumamos a las ocho horas y media de sueño que dice la OCDE que dormimos los españoles, y las tres horas que dedicamos a las comidas, resta poco tiempo para disfrutar del tiempo libre.
    En el texto “Del ocio y la postmodernidad” de Cornelio Aguilá se dice, y cito textualmente: “el trabajo es un fin para satisfacer las necesidades del hombre, que no es motivante, que no contribuye a la realización personal y que el ocio comienza a ser una faceta importante del hombre ante el efecto deshumanizador del proceso productivo”, entonces, ¿Por qué los empresarios condenan a unos y otros a no poder disfrutar de “un derecho que está relacionado con la salud, el bienestar, la satisfacción y la calidad de vida”?
    Lo triste es que el ocio sea visto como algo lejano y exclusivo de los ricos y no como un derecho que se incorpora a nuestra vida cotidiana para ocupar el tiempo de la forma más libre posible y con las actividades que nos resulten más satisfactorias por culpa del efecto deshumanizador del proceso productivo.
    Buscando por la red, me he encontrado con propuestas que intentan conciliar la vida laboral con la familiar y el ocio. ¿Podría el TELETRABAJO ser una salida para esta conciliación? ¿Los empresarios confiarían en este tipo de trabajo? Sólo un dato: a un 57% de los españoles les gustaría que su empresa les ofreciera esta opción laboral (estudio elaborado por el portal de empleo Monster).

    ResponElimina
  16. ¡Hola! Haciendo referencia a los planteamientos de este texto extraído del ensayo “Elogio de la ociosidad” de B. Rusell, comentaré las ideas que me surgieron al respecto.

    El planteamiento de reducir la jornada laboral para evitar despidos nos parece una buena solución (porque nadie pierde su empleo y todos gozan de tiempo libre) e, incluso, algunos habéis comentado que sería lo más “ético”. Sin embargo, en la sociedad que conocemos no se lleva a cabo esta medida sino todo lo contrario, se mantiene la duración de la jornada laboral y se despide a parte de los empleados.

    El hecho de reducir la jornada laboral supone trabajar menos horas y, en consecuencia, una reducción del salario. Por una parte, pienso que si hay familias que con el salario completo les viene justo llegar a final de mes entre hipotecas o alquiler, gastos básicos domésticos (comida, agua, luz, gas, ropa, material escolar) y actividades extraescolares para los hijos (si es que pueden), pues evidentemente con la mitad del salario les va a resultar complicado. Se comentaba también, que gozarían de más tiempo libre para el ocio. Pero, en la actualidad, muchas veces, para realizar cualquier tipo de actividades en el tiempo libre se necesita dinero (si no la actividad en sí los aspectos que la envuelven), aunque no siempre. Si resulta casi imposible llegar a fin de mes, poco interés nos van a suscitar actividades que pueden suponer un gasto más.

    Por otra parte, pienso (me baso en lo que puedo observar por los entornos en los que me muevo), que vivimos en una sociedad bastante cómoda (y quizá egoísta). Hoy en día, la sociedad en general goza de muchas comodidades y lujos como pueden ser, más de un televisor por hogar, ordenadores, Internet, DVD, teléfono móvil (todos los miembros de la familia, desde hijos hasta abuelos), videoconsolas (y sus respectivos videojuegos), televisión por cable (“Imagenio”, “ONO”- presentes cada vez en más hogares), más de un vehículo por hogar… y muchas más. Si de repente, nos redujeran el horario de trabajo y, por tanto, el sueldo, muchas de estas comodidades y lujos no las podríamos mantener y nos veríamos obligados a prescindir de ellas. Ante esto, esperamos que la reducción de plantilla no nos afecte para así poder continuar con nuestro estilo de vida. Visto desde esta perspectiva (imaginaros sin muchas de las comodidades de que gozáis), ¿qué opción elegiríais? Difícil respuesta. Quizá debamos replantearnos esta situación y ser más solidarios y “sensatos”.Y más ahora con esta crisis.

    ResponElimina
  17. El texto que nos muestra Rusell es una muestra del capitalismo puro y duro. El mundo del consumismo y la productividad, dónde todo vale para aumentar la producción, aumentar los ingresos de dinero, y dónde el materialismo es uno de los conceptos con más importancia dentro de la sociedad en la que estamos inmersos actualmente.

    Más allá de todo esto, creo que en este caso, Rusell va por otro lado, en el sentido de que lo que realmente quiere mostrarnos, es la indeseable utilización que se hace del tiempo libre.

    En mi opinión,es por ello por lo que nos muestra este ejemplo de la empresa de alfileres. Al fin y al cabo, la cuestión es que se tiene una mala concepción del tiempo que no se emplea para trabajar o para producir dinero, ya que se le relaciona con una pérdida de tiempo, cuando pienso que realmente no es así. Además creo que el autor comparte esta opinión.

    Creo que estos trabajadores ociosos, que relacionan también este tiempo libre con la gandulería o la holgazanería, no se da cuenta que quizás, el hecho de trabajar menos, ganando menos dinero, les va a proporcionar una calidad de vida superior a la que tendrían si trabajaran durante más horas, y tuvieran menos tiempo libre para invertir en ellos mismos.

    Estas son mis reflexiones acerca de este texto. Cabe resaltar que por supuesto estoy de acuerdo en la primera opción que sugiere el autor para arreglar el problema del ingenioso invento, pero también pienso que en la sociedad actual es una utopía el llevarlo a cabo.

    ResponElimina