dimarts, 27 d’abril de 2010

Pràctica 8: Comentari i debat sobre els vídeos

Esta pràctica està relacionada amb la part del tractament del cos del tema 3 de l'assignatura.

(Perdoneu però no trobe l'enllaç al primer vídeo en castellà)






45 comentaris:

  1. Hola a todos!
    Como hemos tratado en clase, la vigorexia es un trastorno en el que las personas perciben su cuerpo de forma distorsionada viéndose siempre con falta de musculatura; además las consecuencias de ello son la realización de ejercicio físico, sobre todo de pesas, multitud de horas al día así como la excesiva ingesta de alimentos que contengan proteínas. La vigorexia comienza a agravarse cuando la gran cantidad de proteínas no puede suministrarse a través de alimentos y se recurre al consumo de anabolizantes o esteroides.

    Desde mi punto de vista cada persona es diferente, única e independiente, y si existen personas con ciertas preferencias en lo que a su aspecto físico se refiere, quienes son los demás para criticarlo o limitarlo. Pero en el caso de los vídeos expuestos dichas intenciones pasan de ser meras preferencias corporales a obsesiones que afectan, como vimos, a la vida diaria de las personas e incluso a su salud. El culturismo es el producto final de mucho esfuerzo, dedicación, disciplina…pero también un camino, en multitud de ocasiones, inseparable de la vigorexia.

    Como se ha comentado en la sesión de hoy, muchos trastornos relacionados con el culto al cuerpo, bien sea vigorexia o lo contrario anorexia, vienen precedidos por cierta obsesión de ser “aceptado” en la sociedad y por tener una imagen “perfecta” como se muestran en las pasarelas y en los spots publicitarios donde se muestran las fachadas de las personas y no se informa, en la mayoría de ocasiones,de los problemas de salud que esto puede conllevar.

    ResponElimina
  2. Muy buenas a todos.

    Como hemos visto en clase, la vigorexia es un trastorno que le impide verse a la persona como realmente está, siempre se ve con falta de musculatura.

    Este trastorno psicológico ha estado presente siempre y sigue existiendo.

    En clase hemos presenciado el visionado de tres videos que nos han mostrado un poco en que consite este tipo de trastorno.

    Pero si nos paramos a reflexionar un poco, vemos como hoy en día muchas personas estan obsesionadas por el cuerpo, por la imagen, sobre todo ahora en esta época del año en la cual empieza la operación vikini para el verano, sin pararse a pensar las consecuencias negativas que puede acarrerar esto para la salud.

    Muchos jovenes hoy en día se ven debiles, enclenques, por lo tanto acudena los gimnasios para ganar musculatura y encontrarse bien con ellos mismos.

    Muchas veces este problema viene determinado porque no se ven bien, se ven enclenkes, qu les falta musculatura, cuando en realidad estan bien. Entonces pasan a otros medios los cuales no son beneficiosos para la salud, me refiero a esos productos que toman para incharse y ciclarse y estar bonitos en verano. "ESTAN JUGANDO CON LA SALUD".

    Creo que estas personas deben tener alguien que les asesore, un profesinal, y darse cuenta de estas personas con problemas para poder ayudarles de forma natural, y no esas personas que nos encontramos en los gimnasios, que a veces no son ni profesionales y ofrecen otras vías no saludables para ponerse unos fuerte.

    En fín lo que quiero reflejar con esto, es que uno puede llegar a estar sano y fuerte de forma natural, nunca sin obsesión, ni por imagen, aunque a todos nos gusta estar bonitos, pero llegar a ello de forma natural.

    ResponElimina
  3. En los videos se nos hace referencia a la vigorexia como una enfermedad relacionada con la obsesión extrema por el cuerpo.

    Dentro de la cabeza de las personas que padecen esta enfermedad, solo hay sitio para la perfección del cuerpo, la búsqueda de una imagen corporal musculada que permita encontrar un equilibrio psicológico que nunca llegará porque nunca será perfectos.

    El problema se agrava si se tiene en cuenta que actualmente existe un reconocimiento social por mucha gente sobre los cuerpos perfectos y la imagen ideal para un hombre o una mujer.

    La mayoría de jóvenes que van al gimnasio no buscan esas sensaciones intrínsecas que nos pueda proporcionar el deporte, es decir, a diferencia de los que buscamos encontrarnos bien físicamente o simplemente gozar de emociones valiosas para nosotros mismos. Su interés va encaminado hacia la imagen de cara al exterior y al qué pensaran de su cuerpo la gente que les rodea.

    Todo empieza con excesivas horas de entrenamiento dentro de una sala con pesas, posteriormente al ver que llega un momento que su aumento muscular se estabiliza comienzan a suplementarse con complementos vitamínicos para poder seguir hipertrofiando sin parar. En esa fase hay mucha gente que decide quedarse como esta o continuar entrenando sin llegar a cruzar el límite. Pero a partir de ese momento, hoy en día existe mucha gente que sobrepasa el límite y decide empezar con los anabolizantes, esteroides, etc..

    Para estas personas, el poco esfuerzo y la rapidez que conlleva conseguir un cuerpo 10 es fundamental en su elección por la pastillita o por el pinchazo rápido.

    Además, después de a ver entrenado y de dialogar con muchas de estas personas, puedo decir que la mayoría no saben de los efectos secundarios que se pueden producir si se toman sustancias químicas, ni los posibles trastornos fisiológicos que padecen sus organismos y ni siquiera saben que todo ello conlleva una peligrosidad que puede llegar hasta la muerte.

    ResponElimina
  4. Voy a tratar de argumentar el porqué estos dos "profesionales" nos deleitan con sus conocimientos en el programa de Susana Griso en lugar de publicar en el Journal of Strength and Conditioning Research.

    Para ello voy a extraer algunas frases de la entrevista para apoyar mi razonamiento, intentando darle un tono de humor, tratando de no faltar al respeto a estas autoridades.

    El señor José Cano protesta ante la idea preconcebida que se tiene del culturismo como algo "nocivo para la salud o para la sociedad en general". (Hombre no seria tan nocivo para la salud o para la sociedad como la 3ª Guerra Mundial pero habrá que reconocer que saludable saludable no es).

    Continua diciéndonos Don José Cano, profesional de la actividad física y el deporte (licenciado, supongo) que el culturismo es un deporte que le ha satisfacido (a la par que satisfecho).

    Además preguntado por si se había dopado alguna vez, el académico José Cano argumenta que ha pasado numerosos controles antidoping reconocidos por el COI (que el deporte más parecido que contempla en su calendario olímpico es la halterofilia, pero ahí nos demuestra Don José su formación, anticipandose al COI en su lista de deportes olímpicos).

    Por otro lado, la formación que adquirió nuestro colega Don José en la facultad le dió para crear una disertación sobre como vivir la vida con actitud positiva en la que el eje de su teoría era que buscar atajos en la vida es una práctica habitual y socialmente reconocida(me gustaría ver como convences al chico que se quiere dopar de que tenga una actitud positiva ante la vida sin necesidad de consumir sustancias químicas o dopantes con esa filosofía de vida, pues no hay actitud más positiva en la vida y en el deporte que hacer trampas).

    En cuanto a que hay personas que entran al gimnasio con problemas previos, ahí si que le has dao.(la persona entra con problemas al gimnasio y para mejor remedio te encuentra encima a ti de profesional del campo para atajar el problema con tu disertación sobre la actitud positiva de la vida. Pero bueno al menos siempre podemos acudir al otro respetable gentilhombre, que ha escrito un libro sobre el tema, por lo que puede "cuestionar a la persona en cuestión”.

    Sin palabras.

    ResponElimina
  5. En un mundo en el que vivimos si tenemos en cuenta que la imagen corporal ha cobrado importancia y que no todos los que hacen ejercicio lo realizan para estar sanos; sino que en muchas ocasiones, su única finalidad es lograr “un cuerpo perfecto”, aunque el precio para lograrlo sea sacrificar su salud. Podemos concluir que parece ser que una “epidemia” tiene lugar en los gimnasios de las grandes ciudades o en esta sociedad postmoderna, la cual preocupa bastante a especialistas de diferentes ámbitos. Estamos ante la VIGOREXIA. Cabe saber que los cánones de belleza corporales son un hecho que se remontan tiempo atrás en la historia de la humanidad. Sin embargo, es quizás hoy donde el culto al cuerpo cobra una nueva dimensión con relevante implicación social, económica y sanitaria. Tanto así que, en este último aspecto, se llega a considerar sus consecuencias sobre el organismo como un grave problema de salud pública. No es raro observar cómo se establecen unos cánones estéticos como símbolo de triunfo social, más allá de cualquier otra cualidad personal, pudiendo llevar a consecuencias graves e irreversibles para alguno de los sujetos que se ven envueltos en tales mecanismos de presión. La vigorexia también conocida como DISMORFIA MUSCULAR, es un trastorno descrito por primera vez en 1993 por el doctor Harrison Pope (en esta página podréis encontrar más información sobre como Harrison Pope descubrió la enfermedad: http://www.cvoyeur.com/blog/200406/21-vigorexia-demasiados-musculos-.html mirar apartado: Los Estudios del Doctor Harrison Pope). La podemos definir como un desorden emocional que se caracteriza por una obsesión enfermiza por ganar masa muscular que afecta principalmente a varones jóvenes, pero que también lo pueden sufrir las mujeres. Los afectados ven su cuerpo poco desarrollado, enclenque, por lo que acuden asiduamente al gimnasio, se observan frecuentemente al espejo y llevan un control estricto de su peso.
    Este tipo de trastorno está muy relacionado con el incremento de la insatisfacción con el propio cuerpo. Según una macroencuesta estadounidense que abarcó tres décadas (Garner, 1997) pudo observarse que en los últimos años la insatisfacción corporal en los hombres se ha incrementado de un 15% desde 1972 a un 43% en 1997, y en el caso de las mujeres de un 25% a un 56% en el mismo periodo de tiempo. (Información extraida art.”Vigorexia: estudio sobre la adición al ejercicio. Un enfoque de la problemática actual” Gutiérrez, C. Fernando; Ferreira, R. 2007) Todo esto se traduce en que se estima que entre el 1% y el 10% de los usuarios habituales de gimnasios sufren vigorexia; lo cual en el caso de EE.UU. se traducen entre 500.000 y 1.000.000 de afectados, en relación a los diez millones de practicantes de levantamiento de pesas. Igualmente, se ha estimado que el 9% de los trastornos dismórficos pueden deberse a vigorexia, por lo que unos 900.000 norteamericanos diagnosticados de este trastorno realmente sufrían de vigorexia (Olivardia, 2001).

    ResponElimina
  6. Por lo que respecta a España, algunas estimaciones proponen alrededor de 20.000 afectados, lo que supone una prevalencia del 0,048% sobre los 42 millones de españoles. Si consideramos que los afectados son en el 90% de los casos hombres, afectaría a 1 de cada 2.000 hombres. Según un informe de la Comisión europea, un 6% de los usuarios de gimnasios se dopan. Teniendo en cuenta que en Europa hay unos 20.000 gimnasios, con unos 15 millones de clientes, estaríamos hablando de unas 900.000 "deportistas" dopados habitualmente.(extraído pág web: http://www.elportaldelasalud.com/index.php?Itemid=29&id=204&option=com_content&task=view ).

    Una vez aportada toda esta información, junto al tema relacionado con estos aspectos puedo llegar a la conclusión de que para mucha gente el cuerpo representa actualmente la imagen de la persona y constituye la fachada desde la cual se muestra al mundo. El cuerpo es entendido como un “mensaje” , un “signo”, un baluarte que habla de su propietario, donde más importante que ser feliz y encontrase bien consigo mismo es la proyección que uno tiene sobre los demás. La presión social y los mensajes adoctrinadores rebasan la voluntad del individuo y éste mira y juzga a su cuerpo con el prisma definido por la cultura corporal dominante, por lo que es fácil que experimente una “vergüenza del cuerpo”. Por tanto, el espejismo del cuerpo perfecto provoca descontento e incomodidad con los cuerpos que tenemos y desata el deseo de la transformación para llegar al cuerpo perfecto. Ese cuerpo al que queremos llegar, el cuerpo deseado, tiene a su servicio un inagotable marketing de productos y servicios para su explotación dentro de la vorágine consumista.
    Por tanto, todos estos problemas relacionados con el cuerpo pueden estar presentes día a día en la recreación físico-deportiva, En este caso, podemos tener clientes que quieran, exigan y esperen una transformación de sus cuerpos como fruto de su participación en programas de recreación físico deportiva. Por lo tanto, como profesionales debemos conocer este problema para saber afrontarlo y saber aconsejar y tratar a la gente. Debemos saber que muchas personas persiguen únicamente fines utilitarios (cuerpo como producto) con la realización de estas prácticas y, con nuestra actuación, podemos ayudarles a cambiar su forma de ver este problema y así facilitarles la experimentación, vivenciación y disfrute de sensaciones corporales (cuerpo como proceso) en lugar de la realización de actividades físicas con fines concretos y utilitarios. Por tanto, podemos conseguir que las personas cambien su concepción de búsqueda del cuerpo deseado y fomentar su diversión y disfrute de las actividades físicas en sí mismas.
    Gracias

    ResponElimina
  7. Como podemos leer en el comentario anterior, este problema afecta a un grupo reducido de población pero que lo forman muchas personas.

    Yo pienso que es un problema social y sobretado de educación.

    Yo he trabajo en un gimnasio durante los ultimos dos años (abastos) y he podido observar como cada vez más crece más el número de población que utiliza productos (y los consumen en exceso y sin tener en cuenta los perjuicios para la salud) para aumentar más rápidamente y de una forma excesiva su masa muscular.

    Siempre que hablo de este tema con compañeros o amigos, cuento la siguiente historia, la cual me cuesta olvidar:

    Un día mientras trabajaba en el gimnasio se me acercó un chico de 16 años. Me preguntó si le podía confeccionar una rutina para 7 dias, ya que quería aumentar masa muscular. También me comentó (y que fue lo que más me sorprendió) que llevaba 15 días aproximadamente tomando batidos y otros complementos (no recuerdo cuales) sin realizar ningún tipo de ejercicio físico.



    De todas formas, tambien hay que indicar que cada vez más crece más el número de poblacion que acude a los gimnasios advertidos de los beneficios que la actividad física produce en la salud de las personas.

    Santi Ciges Barberán

    ResponElimina
  8. La vigorexia es una enfermedad más grave de lo que pensamos. Conozco un poco del tema ya que una amiga muy cercana padecía bulimia y pude vivenciar mucho. Ya sabemos que la bulimia es un trastorno alimentario y que la vigorexia es un trastorno de imagen corporal. Pero existen muchas similitudes entre las dos enfermedades ya que son psicológicas más que fisiológicas.
    Lo primero en lo que quiero insistir es que el enfermo no es culpable de su estado. Una serie de condicionantes (infancia, relaciones sociales, medios de comunicación…) han influenciado sobre sus percepciones y eso ha provocado la enfermedad. Eso significa que de nada sirve decirle a alguien vigorexico: “Estas obsesionado con entrenar y con tus musculitos” No haría más que agravar el problema ya que su autoestima disminuiría. Igual que el bulimico no deja de pensar en la comida TODO el día, el vigorexico también y además son conscientes de ello y no quieren seguir así.
    Es por lo tanto una enfermedad principalmente psicológica y multifactorial. Esto significa que se debería tratar de forma multidisciplinar (psicólogo, nutricionista, profesional AF…) y actuando también sobre su entorno social y no solamente sobre el enfermo. Con eso quiero decir a quienes trabajen en gimnasios o vayan a hacerlo, que es donde más vigorexicos hay, que tengan cuidado con lo que les dicen y como actúan con ellos. Siempre hay que recordar que él no es el culpable.
    De forma preventiva de la vigorexia, siempre como profesionales deberíamos evitar reforzar las metas orientadas a la estética. Por ejemplo, en una clase de GAP (Glúteos, Abdominales y Piernas) se debería evitar el típico “Que culito se os va a poner para este verano” o “Estamos quemando muchas grasas”, sino más bien “Vamos! Todos juntos conmigo, somos un equipo!” o “Que bien lo estamos pasando!”. Sabiendo además que cuando se orienta el objetivo hacía metas estéticas la adherencia al ejercicio físico es menor (D’Abundo, 2007).
    Así que de ahora en adelante tengamos cuidado con cualquier cosita que digamos ya que solemos ser un referente para nuestros clientes y alumnos.

    ResponElimina
  9. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Sebas. Transtornos de este tipo son más frecuentes de lo que parece aunque se dan a distintos niveles. Hay que entender a cada persona y su situación y tratar de abordar el tema desde su perspectiva y no desde la nuestra. Mucha gente cuando se habla de enfermedades psicológicas no las toma tan en serio como si fueran de otro tipo y no comprenden como una persona puede caer en algo así.
    Personalmente creo que cualquiera de nosotros en un momento de nuestra vida podríamos encontrarnos en una situación así. No es una cosa que ocurra de un día a otro y por eso podemos ir entrando de forma progresiva en una dinámica que nos lleve a padecer cualquiera de estos trastornos. El video de camera cafe nos lo muestra perfectamente. Como profesionales debemos de tener mucho respeto por este tipo de enfermedades, y tratar de ayudar dentro de nuestras posibilidades,aunque creo que no estamos lo suficientemente preparados. Un equipo multidisciplinar como dice Sebas sería lo más adecuado ante un caso así.

    ResponElimina
  10. En mi opinión aunque la vigorexia cuenta mucho con los factores socioculturales (el culto al cuerpo, los cánones de belleza modernos...),pienso además que cualquier transtorno psíquico viene precedido por una inestabilidad emocional de la persona y que no deja exento a ningún grupo social. Es por ello que pueden afectar a personas de cualquier edad, raza, religión o situación económica.

    Creo que lo bonito de nuestra carrera es que se nos enseña bajo 3 puntos de vista distintos (salud, educación y rendimiento). Debemos ser capaces de reconocer a estas personas con la mayor brevedad posible y gracias a nuestra formación en educación, utilizar esas herramientas metodológicas y psicológicas del aprendizaje para hacerles comprender la importancia del ejercicio físico saludable, tanto para nuestro cuerpo como para nuestro bienestar personal. Es importante abrirle los ojos a estas personas que focalizan toda su vida en el rendimiento deportivo y creo que es imprescindible relativizarles la importancia de este, aceptando y reforzando valores como la autosuperación pero a la vez rechazando otros relacionados con el culto al cuerpo.

    ResponElimina
  11. Hola a todos! creo que la vigorexia, como la bulimia y la anorexia son unos trastornos que estan carecterizando esta sociedad en la que vivimos, osea la sociedad occidental donde el consumo y en la imagen van ganando siempre mas importancia. para mi, todos estos son unos fenomenos que nos demuestran que en occidente vivimos realmente muy bien, por mucha crisis que haya. Aqui casi todo el mundo tiene todas las necesidades basicas cumplidas osea comida, ropa y un techo. en sociedades menos desarrolladas, la gente tiene que luchar cada dia para cubrir estas necesidades asique la cabeza està ocupada en cosas de verdad importantes. ademas hay culturas como las brasileras y las cubanas donde ser gordos es de lo mas normal del mundo. hasta entre ellos se llaman "gordos" y nadie se ofende porque realmente lo son. no hay complejos y la gente vive mas relajada y feliz. creo que el problema es que aqui tenemos hasta demasiado y no lo sabemos valorar porque siempre lo hemos tenido. creo que nuestro trabajo va a ser siempre mas dificil. convencer a la gente que tomar sustancias dopantes es malo para la salud no es facil puesto que los deportistas mas conocidos tambien los toman ademas los medios de comunicacion no ayudan desde luego. vivo en un pueblo de los alpes al lado de un lago y un valle. sonrio cuando veo la gente que se mete a correr en el gymnsio en lugar de ir al rio en un dia de sol estupendo como hoy. muchas veces estamos totalmente metidos en esta sociedad que no tenemos ni tiempo ni ganas de parar un poco, pensar y ver lo que estamos haciendo y lo que nos rodea. el video de camara cafe es el que mas me ha gustado. creo que exagerando el tema y poniendolo en forma de risa es cuando mas nos hace reflexionar.

    ResponElimina
  12. Bueno creo que mas que exponer información sobre este tema en el blog deberiamos como futuros profesionales de esto, recpacitar i pensar el porque ocurre esto en la sociedad en la que vivimos , posiblemente esta nueva moda que es el deporte se nos alla ido un poco de las manos a todos, mucho profesional poco prepardao se puede ver por cualquier gimnasio, i con esto no me refiero a nosotros , que llevamos poco en este mundo sino gente que toda la vida a vivido en un gimnasio pero que en realidad hace barbaridades con su cuepro i las trasnmite a sus seguidores, tal vez deberiamos tratar este tema el de la vigorexia desde un punto de vista mas informativo, con esto me refiero a que deberiamos culturalizar al pueblo en materia deportiva. El otro dia discutia con un amigo, el cual tiene pocas luces sobre un tema el cual me decia que yo por mucha carrera que tuviera no podía saber mas que un monitor que lleva 40 años en un gmnasio i que las dietas que hacia el eran mucho mejores que las que una dietetica podría hacer.....buneo la poca cultura es lo que tiene.. que le vamos hacer!!

    ResponElimina
  13. Hola!!!
    A continuación os dejo una información que describe con claridad que es la vigorexia, el perfil de la persona que presenta este trastorno, así como las principal diferencia con cualquier.
    La vigorexia, no esta reconocida como enfermedad, por la comunidad médica internacional, pero se trata de un trastorno o desorden emocional donde las características físicas se perciben de manera distorsionada.
    Una persona que se ve siempre con falta de tonicidad y musculatura, lo cual la lleva a realizar ejercicio físico de manera obsesiva compulsiva y pesas cada día de manera continuada. En la mayoría de los casos su cuerpo se desproporciona, adquiriendo una masa muscular poco acorde con su talla y contextura física.
    Este trastorno o desorden psíquico asocia belleza con aumento de masa muscular. La mayor parte de las horas del día están dedicadas a realizar ejercicio físico y a pensar en poder llevar a cabo una dieta rica en alimentos proteicos para así aumentar la musculatura del cuerpo. Este cuadro se ve agravado cuando todo se une al consumo de anabolizantes o esteroides que faciliten o mejoren ese aumento de proporciones corporales. Entonces, y como consecuencia, aumenta el riesgo de padecer enfermedades, lesiones hepáticas, cardiacas, disfunción eréctil, problemas de fertilidad y cáncer de próstata, entre otras.
    Con todo lo señalado anteriormente el perfil de una persona que presenta este trastorno incluye puntualmente:
    • Obsesión por un cuerpo musculoso, pero al extremo, ya que aunque ya lo haya conseguido, su visión esta tan distorsionada, que frente al espejo sigue viéndose débil.
    • Distorsión de la imagen corporal
    • Baja autoestima
    • Entrenamiento con dedicación compulsiva y casi exclusiva, dejando de lado otros asuntos y eventos de orden social, laboral y cultural.
    • Adicción a la báscula
    • Tendencia a la automedicación
    • Dieta muy alta en proteínas, en la mayoría de los casos la dieta va complementada con productos anabólicos y esteroides.
    Al igual que la anorexia la vigorexia tanto a mujeres como hombres, pero al contrario que la anorexia, es más un trastorno masculino. Existe un aislamiento social y laboral, ya que este trastorno emocional, puede llegar a evolucionar en un cuadro obsesivo compulsivo, a lo que se le suma una alteración nutricional, metabólica y deformación corporal.

    ResponElimina
  14. ....continuación

    Todas estas son características comunes a la anorexia, pero también existen otras diferencias muy marcadas: Podemos puntuar que la auto-imagen en la anorexia es de obesidad, mientras que en la vigorexia la auto-imagen es de debilidad y falta de tonicidad muscular. En las mujeres es más frecuente la anorexia y por el contrario la vigorexia es mas padecida por personas de sexo masculino. En lo que al uso de medicación se refiere, cuando existe anorexia se usan laxantes y diuréticos y ante la vigorexia, anabólicos.
    No cabe duda que los factores socioculturales, como el culto al cuerpo y los modernos cánones de belleza, son decisivos en el desarrollo de estos trastornos emocionales y de alimentación. Pero también hay ciertas alteraciones bioquímicas en los neurotransmisores a nivel cerebral relacionados con este tipo de patologías. Fundamentalmente el tratamiento debe ser del tipo psicológico, ya que se debe intentar modificar la conducta de la persona afectada, su autoestima y su pánico a un posible fracaso.
    Ante estos trastornos, la prevención es la mejor solución. La anorexia, bulimia y vigorexia son trastornos de alimentación que están todos íntimamente relacionados entre sí: La obsesión por una aceptación del entorno social y por una imagen corporal perfecta.
    Es muy importante saber diferenciar vigorexia con la práctica habitual de cualquier deporte, ya que el deporte nos beneficia mucho física y mentalmente, aportando innumerables ventajas a nuestra salud y calidad de vida.
    Por lo tanto nuestro mejor consejo es que no se debe caer ante modelos de belleza estereotipados por nuestra sociedad actual, sino que debemos aceptarnos como somos, con un cuerpo y mente en equilibrio.
    http://www.zonadiet.com/ salud/vigorexia.htm

    ResponElimina
  15. L'autor ha eliminat aquest comentari.

    ResponElimina
  16. Esto de la vigorexia es una enfermedad, es una necesidad compulsiva por aumentar de tamaño tu cuerpo a través de excesos que desencadenan en transtornos que todos conocemos.

    He leido las entradas de mis compañeros y lo que mas me preocupa es una de la causas por la que más se desvirtúa nuestra profesión: "los curanderos". Y cuando digo "curanderos" me refiero a todas esas personas que trabajan en un gimnasio o centro deportivo sin tener una titulación académica suficiente para el cargo que desarrollan. Cuando un técnico en fitness no sólo asesora sobre fitness, sino que además proporciona dietas milagrosas y, en algunos casos, fármacos para moldear nuestro cuerpo sin importar las consecuencias a largo plazo, es ahi donde tenemos el problema.

    Tal vez ña solución resida no sólo en la concieciación del personal que frecuenta estas instalaciones, también deberiamos pensar por qué es tan dificil encontrar un curandero que nos trate de enfermedades para las que no es competente, y en cambio es tan facil encontrar personas que trabajan en gimnasios y centros deportivos que no tienen ni idea y que ponen en peligro en muchas ocasiones la salud de los participantes

    ResponElimina
  17. La vigorexia es un problema grave que afecta sobretodo a las sociedades occidentales y que consiste en la adicción a la actividad física relacionada, especialmente, con la musculación. La finalidad de esta práctica excesiva de ejercicio físico es lograr un desarrollo muscular mayor de lo normal, pues de lo contrario se sienten débiles o enclenques. A esta exigencia se suma un trastorno en la alimentación que se hace patente en una dieta poco equilibrada en donde la cantidad de proteínas y carbohidratos consumidos es excesiva, mientras que la cantidad de lípidos se reduce. Esto puede ocasionar alteraciones metabólicas importantes, sobre todo cuando el vigoréxico consume esteroides que ocasionan cambios de humor repentinos.

    Así, pues, esta enfermedad plantea nuevos retos a la sociedad y a los profesionales que trabajan o asesoran a estas personas. En primer lugar, nos encontramos ante un colectivo de personas fácilmente influenciable por los mensajes procedentes de la publicidad por lo que se hace imprescindible una reeducación de los mismos para que aprendan a valorar y analizar críticamente este tipo de mensajes. Para ello es necesaria una intervención interdisciplinar en la que participen profesores, psicólogos, entrenadores, preparadores físicos, publicistas, etc. ya que el problema debe ser abordado por todos los ámbitos profesionales.

    Por otro lado, no solo se debería reeducar a los propios afectados sino también trabajar con los profesionales que, en gran medida, contribuyen al agravamiento de esta enfermedad. De este modo, se deberían realizar programas, cursos o proyectos formativos de carácter obligatorio para estos profesionales con la finalidad de mejorar sus prácticas laborales orientándolas a promover estilos de vida saludable.

    En definitiva, la vigorexia es un problema que afecta a toda la sociedad y a la forma de entender y valorar la vida, en la que el culto al cuerpo, la belleza y la artificialidad son valores predominantes y presentes en nuestro entorno.

    ResponElimina
  18. Aunque socialmente el problema de la vigorexia no sea tan conocida o tratada como la de la anorexia hay que decir que son opuestos y debido a su extremidad son grandes problemas que surgen en nuestra sociedad.

    Partiendo de que la vigorexia es una dismorfia corporal donde la persona se caracteriza por tener un problema psicológico importante (bajo mi punto de vista) debido a entre otras cosas a un desorden emocional hay que decir que, este problema aparece entre otras cosas por:

    - Obsesión por un cuerpo musculoso, pero al extremo, ya que aunque ya lo haya conseguido, su visión esta tan distorsionada, que frente al espejo sigue viéndose débil.
    - Distorsión de la imagen corporal
    - Baja autoestima
    - Entrenamiento con dedicación compulsiva y casi exclusiva, dejando de lado otros asuntos y eventos de orden social, laboral y cultural.
    - Adicción a la báscula
    - Tendencia a la automedicación
    - Dieta muy alta en proteínas, en la mayoría de los casos la dieta va complementada con productos anabólicos y esteroides.

    Por lo que a simple vista no es solo un problema físico sino sobre todo emocional debido a que lo que produce es que hagas todas estas cosas que a lo mejor una persona que no sufra este problema no lo haría.

    En conclusión, espero que con el paso del tiempo la sociedad se conciencie del problema y se adapte a las nuevas medidas que te proporciona la sanidad y el ejercicio físico y un cuerpo sano. Además, decir que aunque no se considere una enfermedad por la medicina, siempre se puede ayudar a que este tipo de cosas no se produzcan y así, conseguir que haya una sociedad más sana donde las personas no corran el riesgo de perder entre otras cosas a amigos y familia.

    ResponElimina
  19. Después de la visualización de los videos, siempre se generan debates y se extraen conclusiones. La primera a la que llegamos siermpre es que tener una vida sana, ligada al deporte y a una correcta alimentación es un parte fundamental en cuanto calidad de vida y a salud se refiere. Los extremos a esta idea principal son muy problematicos, ya que una dicha obsesión por tonificar los musculos, en gran parte de la población termina con el uso de anabolizantes para aumentar rapidamente la masa muscular. Si a esto le añadimos las tipicas dietas ricas en proteinas e hidratos de carbono y el bajo consumo lipidico puede dar lugar a problemas cardiacos, vomitos, mareos, cambios de animo; y todo esto ya parece que sea algo normal y no se le concede la importancia que se dberia.

    Lo que resulta evidente es que tanto la anorexia como la vigorexia se presentan como uan distorsion de la imagen corporal, que viene provocada por los factores socioculturales, como el culto al cuerpo y los modernos canones de belleza, asi como la influencia mediatica de los medios de comunicaión. Todos estos aspectos son decisivos en el desarrollo de los trastornos psicologicos y alimenticios.

    No cabe duda que antes estos trastornos, la prevención es la mejor solución. Pero no es una tarea unica y exclusiva de psicologos y psiquiatras, ya que todos los trastornos de este tipo estan relacionados entre sí debidos a la obsesion por una aceptación del entorno social y por una imagen corporal perfecta.

    Lo ideal seria no caer ante los modelos de belleza de nuestra sociedad actual, sino aceptarnos como somos con nuestras virtudes y defectos.

    ResponElimina
  20. La vigorexia es una afección psicológica (no enfermedad) relacionada con la obsesión por un físico perfecto, es decir, no están conformes con su propio cuerpo y felices con su apariencia. Para ello, se obsesionan tanto por ser tan “grandes” como es el caso del video nº1 que hasta toman suplementos para lograr ese cuerpo deseado. Y ese es el primer paso para sumergirse en este mundo, la obsesión por la comida específica a desarrollar un mayor volumen de masa muscular donde no importa los medios o el camino a seguir para lograr ese cuerpo deseado y sentirse feliz y bien con uno mismo simplemente por aparentar “algo” o demostrarlo a la sociedad.
    Tal y como refleja el segundo video, hay gente que se deja influenciar fácilmente por otros para aparentar ser algo al resto de la sociedad. Esto puede llegar a tal obsesión que cuando se les deja de autoadministrar ese tipo de sustancias mágicas, llega la depresión y por tanto, su respectivos antidepresivos por no poder lograr ese “estadio superior” como le llaman en el video, es decir, llega un momento que la situación ya no la controla uno mismo sino esas sustancias mágicas, ya no hay un control racional del cerebro pues solo necesita de ese tipo de sustancias. Tal exceso, supone situaciones nada saludables hasta tal punto de poder llegar a la muerte.
    Una de las causas es la excesiva publicidad con el fin de rendir culto al cuerpo y gustar a los demás. Supongo que es una evolución de las sociedades pues en otros tiempos, el cuerpo 10 era estar más rellenitos y gorditos y en otros era tener una piel blanca, símbolo de pureza. Pero hoy en día lo que se vende es tener un cuerpo 10 con una piel morena increíble.
    Pero es un puro reflejo de falta de autoestima del sujeto y por ello, necesitan sentirse mejor lo antes posible y por ello, solicitan tomar anabolizantes para aparentar y demostrar algo a la sociedad, de ahí, el reflejo de la obsesión por el cuerpo, puramente estética y sin pensar en su salud. Lo único que importa es ser “aceptado” por la sociedad y, por ello, existen vigoréxicos o anoréxicos.
    Por ello, como futuros profesionales, podemos asesorar a cualquier sujeto de manera profesional con el fin de razonar con esa persona para ayudarles de manera natural, que con trabajo, constancia y sacrificio se puede lograr estar bien físicamente pero sin obsesionarse y, por tanto, sin jugar con la salud.

    ResponElimina
  21. En la societat en que vivim, on la imatge corporal ha pres tanta importància, no podem culpar a la casualitat de l'increïble augment de trastorns com l'anorèxia, la bulímia o la vigorexia.

    Aquest útlim trastorn, tracta en el vídeo de la pràctica 8 d’Esport i Recreació, no és exclusiu de l'alt rendiment. Qualsevol que assistisca als gimnasos i que, al marge de fer qualsevol esport més, tan sols fa fitness, pot sofrir aquest transtorn.

    La vigorexia és un trastorn alimentari caracteritzat per la presència d'una preocupació obsessiva pel físic i una distorsió de l'esquema corporal (dismorfofobia, important no confondre amb el culturisme). La vigorexia no està reconeguda com a malaltia, per la comunitat mèdica internacional, però es tracta d'un trastorn o desorde emocional on les característiques físiques es perceben de manera distorsionada, a l'igual del que succeeix quan es pateix d'anorèxia, però al contrari.

    Existixen 2 manifestacions: l'extrema activitat de l'esport, o la ingesta o menjador compulsiu per a pujar de pes, però en l'espill vore's esquelètics i continuar menjant més. Encara que els hòmens són els principals afectats per la vigorexia, és una malaltia que també afecta a les dones.

    Aquest trastorn, com podem veure a un dels vídeos, implica una addicció a l'activitat física (especialment a la musculació). Els vigorèxics solen realitzar exercici físic excessiu, amb la finalitat d'aconseguir un desenvolupament muscular major d'allò normal, perquè en cas contrari es senten dèbils o escarransits. A aquesta exigència es suma un trastorn en l'alimentació que es fa patent en una dieta poc equilibrada, on la quantitat de proteïnes i carbohidratos consumits és excessiva, mentre que la quantitat de lípids es redueix. Açò pot provocar alteracions metabòliques importants, sobretot quan el vigorèxic consumeix esteroides, que a més ocasionen canvis d'humor sobtats.

    Francesc Ausiàs Ros Serra

    ResponElimina
  22. La importància que se li dona a la imatge corporal des dels mitjans de comunicació, i en general en la nostra societat, ha fet que aquest trastorn el patesquen cada vegada més persones.La baixa autoestima, convulsions, marejos, dolors de cap i taquicàrdies són símptomes d'este desorde. Algunes característiques físiques asociades a la vigorexia són:
    - Mirar-se constantment a l'espill i percebre's prim o gros i amb poca musculatura, encara que no siga així.
    - Realitzar exercici sense importar les condicions climàtiques o tenint alguna molèstia o indisposició. Generalment s'enfaden o es senten culpables quan no poden realitzar-lo.
    - Fer dietes riques en hidrats de carboni, proteïnes i baixes en greix.
    - Prestar poca atenció a l'estudi i al treball, a causa dels entrenaments excessius.
    - La majoria no pot deixar d'anar un dia al gimnàs; són tantes les hores que passen en ell que ho senten com una segona casa.
    - Consumixen anabòlics i esteroides.
    - El seu caràcter es torna introvertit i de vegades irritable.
    - Mantenen un atenció obsessiva de la seua imatge corporal (es miren a l'espill, es pesen, es mesuren).
    - Guarden preocupació excessiva per la composició química i calòrica dels aliments.
    - Etc.

    Però el més perillós d’aquest trastorn són les coseqüències que pot tenir. La vigorexia produïx una gran quantitat de problemes físics, metabólicos i estètics; sense deixar de costat els problemes emocionals que són origen i conseqüència del trastorn.

    Com tots sabem, els vigorèxics presenten alteracions psicològiques com depressió i ansietat perquè mai estan a gust amb el seu propi cos. Les seues relacions socials es deterioren a causa dels llargs i exhaustius entrenaments, l'estudi i/o el treball es veuen greument afectats, ja que són summament descuidats al practicar l'esport desmesuradament.

    I què dir del consum d'anabolizants i esteroides? El dany que els causen aquestes drogues és irreversible per a la seua salut; és molt gran el risc d’arribar a patir malalties del cor, fetge i de disfunció de l'aparell reproductor.

    Com hem dit, al girar tota la seua vida entorn de l'atenció del seu cos, tenen una dieta molt estricta de la qual eliminen totes les fonts de greix i augmenten de manera excessiva les fonts de proteïnes o carbohidrats.

    A més, el sobreentrenament a què es sotmeten els ocasiona alteracions del ritme cardíac, augment de la pressió arterial, cansament crònic, dolor de músculs i articulacions, tremolor en les mans, nerviosisme, irritabilitat, mal de cap, disminució de la gana i falta de son.

    El problema major és que no és fàcil diagnosticar este patiment, ja que al ser un trastorn relativament nou, no ha sigut reconegut per tota la comunitat mèdica com una malaltia. No obstant, igual que ha succeït amb l'anorèxia i la bulímia, el problema pot aconseguir importants proporcions si no es prevé. Per això és recomanable anar molt en compte i posar-se les piles.

    Francesc Ausiàs Ros Serra

    ResponElimina
  23. Vivimos en una sociedad consumista obsesionada en vender y vender. Para ello recurren a publicidad engañosa, lo cual ha llevado al surgimiento de nuevas alteraciones relacionadas con la búsqueda de la perfección física y la “salud total”.
    Aunque todos estamos expuestos a la presión del consumo, no todos tenemos la misma predisposición para ver alterada nuestra conducta. Esto va a determinar que algunas personas, por ejemplo con rasgos obsesivos, terminen desarrollando nuevas alteraciones como la anorexia, bulimia y la vigorexia.

    Si nos centramos en la vigorexia y observamos los videos expuestos en clase podemos ver como, los sujetos afectados tenían pensamientos obsesivos sobre su cuerpo y realizaban una práctica de ejercicio físico compulsiva para agrandarlo. Su vida psicológica y social se veía afectada porque preferían estar todo el tiempo en el gimnasio o evitaban situaciones donde los demás pudieran ver lo poco musculosos que estaban. Además la dieta era muy estricta y la suplementaban con sustancias proteicas, “quema grasas” u hormonas anabolizantes.
    En un principio esta sintomatología parecía contraria a la de la anorexia nerviosa, de ahí que la llamaran, anorexia inversa (reverse anorexia). En posteriores trabajos los mismos autores la han denominado “Complejo de Adonis”. Otros autores han ido matizando el término, ya que no parece tanto un trastorno del comportamiento alimentario como la anorexia nerviosa o la bulimia nerviosa, sino más bien un trastorno somatomorfo, de ahí que se hayan sugerido también términos como dismorfia muscular o vigorexia.
    Dentro de los trastornos somatomorfos, está el trastorno dismórfico corporal (TDC), que consiste en una preocupación por algún defecto imaginado del aspecto físico. Cuando hay leves anomalías físicas la preocupación del individuo es excesiva.
    Esta preocupación provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. La preocupación no se explica mejor por la presencia de otro trastorno mental (por ejemplo, insatisfacción con el tamaño y la silueta corporal en la anorexia nerviosa).
    La vigorexia ha sido propuesta como una variante del TDC, pues los sujetos manifiestan como síntoma central y crucial, ver su cuerpo como pequeño y débil, cuando realmente no lo es.
    R. Muñoz y A. Martínez. Trastornos de la Conducta Alimentaria 5 (2007) 457-482

    Desde mi experiencia personal puedo decir que cualquier tipo de estas enfermedades es muy dura y muy difícil de superar. No conozco a nadie con vigorexia pero si con anorexia. Hace años una amiga la padecía pero por fin la ha superado. Estos trastornos se convierten en una forma de vida de la que no quieren salir. Lo que me comentaba mi amiga es que era consciente de lo que tenia pero que así era la única forma en la que se sentía a gusto consigo misma. Le cambio el carácter, estaba siempre a la defensiva, tenía un color amarillo en la piel y se cansada a menudo sin realizar prácticamente nada. Además se metía en foros de internet de personas con la misma enfermedad en la que se apoyan unas a otras y se dan consejos (muy fuerte, tienen hasta los 10 mandamientos).
    Actualmente tengo una prima con esta enfermedad y de momento no ha conseguido recuperarse, ha estado ingresada en una clínica hasta que recupero un poco de peso. Ahora ha vuelto a salir aunque yo la veo otra vez más delgada. Solo espero que aunque le cuesta salir lo consiga.

    ResponElimina
  24. La bigorexia, tal i com hem vist en classe, es la excessiva pràctica de l’esport degut a una obsessiva preocupació per l’aspecte físic. La preocupació excessiva per la figura acompanya a una distorsió de l’esquema corporal i de la realitat. Els pacients es veuen flacs, sense musculatura, flàccids e intenten corregir-ho mitjançant la pràctica esportiva sense límits, sense tenir en compte els riscos que comporta la realització de sobreesforços musculars. No sols els pacients presenten obsessió per l’exercici sinó també per la forma d’alimentar-se, de fet s’alimenten quasi exclusivament amb hidrats i proteïnes, eliminant els greixos de la seva dieta amb el fi d’obtenir més massa muscular. Aquest fet l’hem pogut comprovar en el vídeo que hem visualitzat en la pràctica, on la persona gravada, demostrava encara no sentir-se satisfet per el seu aspecte físic tot i tenir un cos estructural i haver guanyat diversos campionats de culturisme.
    Cal dir, tal i com assenyala Carlos Antonio Martell, que aquesta malaltia afecta als homes de entre 18 a 35 anys la població més susceptible, però també afecta a les dones. Continua afegint que aquest desordre emocional pot desencadenar en un procés obsessiu i compulsiu que provoca en els que ho pateixen una sensació de fracàs personal, abandonament de les activitats normals del dia a dia per a dedicar-se casi amb exclusivitat a aconseguir eixa millora física que els proporciona sentir-se millor psicològicament.
    Entre les diverses causes que atribueix la malaltia destaca les socioculturals i les psicológicas, biopsicosociales, i bioquímiques, relacionades amb les endorfines.
    Les conseqüències que una malaltia com la bigorèxia porta implícita serien les següents tal com apunta el Dr. Martell. Per exemple nombrosos problemes orgànics i lesions poden aparèixer quant la pràctica esportiva es excessiva. Les desproporcions entre les parts corporals son molt freqüents també. La sobrecarrega de pes en el gimnàs repercuteix negativament en els ossos, tendons, músculs i les articulacions, sobre tot dels membres inferiors. També cal afegir el tema de la alimentació ja que es un problema important i freqüent, per el fet de consumir moltes proteïnes i hidrats i poca quantitat de greixos en un intent d’afavorir l’augment de la massa muscular, ocasionant-los molt problemes metabòlics . L’ús d’anabòlics es també un altra conseqüència que s’associa a la vigorexia, en un intent de millorar el rendiment físic i incrementar el volum dels seus músculs.
    Per acabar m’agradaria comentar, que la cultura actual ha sobre dimensionat el valor del cos i la seva estètica per damunt d’altres aspectes del ser humà. La majoria dels desordres de l’alimentació com la bulímia i l’anorèxia, i molts altres trastorns de la salut tenen la seva arrel mes profunda en hàbits culturals que s’allunyen del concepte de salut com equilibri. Aquest model cultural, que exigeix a la dona ser absolutament prima, també requereix de l’home certs retocs en el seu físic, com per exemple posseir mes massa muscular o tenir mes força. El model d’home actual no sols està exent lípids, sinó que ha desenvolupat la seva massa muscular fins aconseguir el cos atlètic.
    Aquest estat pot aconseguir-se amb molt de sacrifici i a llarg termini, encara que l’esport no siga utilitzat intrínsecament, o es pot recórrer a altres mesures que no son tan naturals però aparentment més efectives i a curt termini. Cal dir que per a fer gran la massa muscular no sols son necessàries les proteïnes sinó també un procés d’entrenament especialitzat i individualitzat.

    ResponElimina
  25. Hola a todos!!
    Cambiando un poco de tema a mi lo que más interesante me resulta de estos tres artículos es ver por qué la gente acude a los gimnasios. Todos sabemos que aquello que podemos hacer en un gimnasio no es algo muy recofortante; no es una actividad de la que podamos disfrutar del aire libre, el grado de socialización que se produce en un gym es más bien bajo, los ejercicios que podamos hacer en él (aeróbicos, pesas, etc) son más bien repetitivos, etc. De aquí podemos deducir que la gente que va a los gimnasios no va a disfrutar de su tiempo libre, al menos, no como un objetivo principal. Creo o supongo que la gente acude a ellos para ver como se producen mejoras: que por un lado pueden ser a nivel de salud (que dentro de lo que cabe no está mal), mejoras estéticas o ambas.
    Yo con la poca experiencia que he tenido con los gimnasios pongo en duda que la gente que busca mejoras saludables las consigan. Muchos de ellos (personas de más edad) buscan mejoras a nivel aeróbico para que las actividades que hacen diariamente no les supongan mucho esfuerzo, en estos casos la gran mayoría de dicha gente se mete en clases donde la intensidad es mayor de la que buscan sin que nadie les aconseje, luego el volumen de trabajo a lo largo de la semana no tiene una progresión, etc. no hay nadie que les aconseje y sí lo hay son personas que no tienen unos estudios que les permitan dar respuesta a estas personas y "tiran" de la experiencia. Por otro lado, están las personas que buscan como objetivo principal mejoras estéticas, estos empiezan a hacer pesas sin que les den un programa claro y progresivo... ellos acaban haciendo pesas como las hacen los compañeros de al lado, hacen pesas según les dicen los demás que las hagan (se producen posturas incorrectas, excesividad de carga, algunos músculos pasan a ser invisibles y se producen descompensaciones, etc.)
    Primero creo que la actividad física y el deporte están para disfrutarlos y un gimnasio no es el lugar más idóneo... pero si la gente va, es porque hay una demanda social clara y esto es por motivos que están en el aire de nuestra sociedad actual (búsqueda del cuerpo perfecto relacionado con el éxito). Sin meterme en si esto es algo coherente o no, lo que digo es que todo esta gente que busca verse mejor comparándose a unos cánones lo haga de forma saludable y adecuadamente. Por eso creo que es necesario que haya más licenciados en CAFE en los gimnasios y que asesoren a todo el mundo para que, por lo menos, no salgan peor de lo que entraron por primera vez a un gimnasio!

    ResponElimina
  26. ¡Hola a todos!
    Después de leer todos los comentarios de mis compañeros he podido averiguar más sobre la vigorexia, y además me he puesto a investigar sobre este tema.
    He encontrado muchos artículos que hablan sobre la vigorexia, pero el que más me ha dejado las cosas claras ha sido el de Laura Vives, “Estudio descriptivo de los componentes de la vigorexia: patrones psicológicos asociados desde una aproximación empírica”, donde nos explica el concepto de la vigorexia y las consecuencias que produce:
    La vigorexia es un trastorno mental caracterizado por una obsesión exagerada por ganar masa muscular y perder grasa ( Pope, 1993). Resulta de una situación creada a partir de una excesiva práctica del deporte y una obsesiva persecución de la belleza física que desemboca en:
    - Preocupación por no ser suficientemente magro y musculoso.
    - Esa preocupación causa malestar clínico interfiriendo actividades sociales, ocupacionales o en otras áreas importantes del funcionamiento del sujeto como por ejemplo:
    o Se abandonan actividades sociales, laborales y recreativas importantes por una necesidad compulsiva de mantener su esquema de trabajo muscular y dieta.
    o Además el individuo evita situaciones donde su cuerpo resulta expuesto a otros o soporta dichas situaciones con malestar y ansiedad intensa.
    o El individuo continúa entrenando, haciendo dieta o utilizando sustancias ergogénicas (aumentadoras del rendimiento físico) a pesar del conocimiento de sus consecuencias adversas físicas o psicológicas.
    - El principal foco de preocupación y conducta es ser demasiado pequeño o inadecuadamente musculoso.

    Por otra parte, en mi investigación por descubrir más cosas sobre la vigorexia me han aparecido junto a ésta muchas otras enfermedades como por ejemplo: la anorexia, la bulimia, la obesidad, la ortorexia (obsesión por comer comida sana)...
    Todas estas enfermedades tienen una cosa en común, que todas tienen una obsesión por la aceptación social, el culto al cuerpo y el deseo de tener una imagen perfecta según determinen los cánones de la moda. Por lo tanto, son enfermedades producidas por el contexto sociocultural y por tanto muy difíciles de prevenirlas o acabar con ellas porque los medios de comunicación van a seguir preconizando valores sociales basados en la imagen.

    Creo que el principal problema de que surjan este tipo de enfermedades es que no hay una educación hacia estos temas. Creo que nosotros como profesionales de la actividad física y el deporte tenemos en nuestra mano, ya bien sea como profesores de un instituto, como monitores de actividades de recreación, como concejales en una ayuntamiento... hacer que la gente se acepte tal cual es y evitar que persigan estereotipos que pueden ser perjudiciales para su salud e incluso llevarles a la muerte.

    ResponElimina
  27. En la pràctica realitzada el dia 14 d’Abril, Pere ens va passar diversos vídeos que tractaven o donaven una opinió sobre uns aspectes o valors que en l’actualitat estan prou extensos entre la societat.

    La meua opinió la donaré relativa al culturisme,on primerament m’agradaria destacar la definició que vam traure entre tots els companys a classe com un esport estètic, on l’objectiu es exhibir el cos mostrant-lo en unes postures gens ergonòmiques, en canvi els altres esports fixen l’objectiu en el moviment, més precís seria en l’estètica del moviment, o per exemple tenen l’objectiu en marcar un gol, i en canvi en el culturisme EL COS és l’objecte en el que competim, allò que és valora en la competició, i en els altres esports és el instrument per aconseguir l’objectiu.
    Una gran majoria de persones que es dediquen al culturisme pateixen una malaltia anomenada vigorexia, que definint-la fàcilment es tracta d’una visió que es té del cos inadequada, on la persona sempre voldrà ser més ,en aquest cas sempre voldrà treballar més el seu cos perquè no es veu el suficientment fort i musculós.
    Un dels punts que vam tractar també va ser que aquestos solos volen practicar activitat física per a exhibir el cos, i no per a sentir-se millor i divertir-se amb la pràctica d’aquest, com una pràctica alliberadora, sinò com a un instrument per aconseguir la meta.

    Aquest camp de l’activitat física cada dia està més present en la societat, ja que els últims anys la pràctica d’act. Física s’ha disparat en ascens entre totes les edats, on al principi la majoria realitzava algun esport per divertir-se, però amb el pas del temps s’ha establert una visió de tindre un culte al cos i pareix com si la mateixa societat ens esclavirà a treballar el cos per a poder exposar-lo i sentir-nos bé en ell.

    ResponElimina
  28. Se han explicado muchas cosas ya sobre la vigorexia, mis compañeros han aportado nuevas ideas al post y en clase también se ha debatido el tema por lo que entiendo que todos tenemos claro al problema que nos enfrentamos y sobretodo que nos enfrentaremos como futuros licenciados.
    Siguiendo la evolución de las actividades físicas basadas en la estética y no en el valor intrínseco de practicar una actividad motriz, es fácil darse cuenta de que existe un gran incremento de dichas actividades simplemente con el objetivo de “crear” un cuerpo musculoso o cuerpo 10 como definen algunos de mis compañeros. Este tipo de práctica física de ninguna manera se puede considerar negativa, ya que como hemos estudiado a lo largo de la carrera y sobretodo en la asignatura de actividad física y salud, se trata de una actividad saludable en muchos sentidos, siempre que se realice de manera controlada.
    El problema viene cuando esta práctica se convierte en obsesión, y pasa a ser una enfermedad. En teoría el que tiene una enfermedad debe de acudir al médico para sanarse, pero todos sabemos que si no queremos coger la gripe podemos actuar de cierta manera para que ello nos evite caer en factores de riesgo que nos pueden inducir a esta enfermedad. Pues en el tema de la vigorexia pasa lo mismo, se puede actuar de cierta manera para evitar factores de riesgo que nos precipiten hacia dicha enfermedad. Es en este punto, en el de prevenir al personal para que no enferme, donde debemos de intervenir nosotros, los licenciados en Educación Física.
    Se trata de un tema muy complejo el de evitar que la gente padezca la vigorexia, es muy complicado, y aún más complicado si el personal que te “debe” ayudar a no padecer dicha enfermedad no tiene las ideas claras, no tiene ningún tipo de titulación académica y sobretodo no tiene conocimiento sobre el tema. Esto es lo que pasa en la mayoría de los casos, que en las salas de musculación o bien no hay nadie que supervise y eduque a los usuarios para que entrenen de manera responsable y correcta o peor aún, que si que exista un monitor, que posiblemente acelere el proceso de enfermedad, refiriéndonos a la vigorexia, ya que en las salas de musculación y salas de fitness abundan los “técnicos” que saben ejecutar pero no educar.
    En mi opinión, se requiere una profesionalización de estos centros, que actualmente están en auge y a los que asisten en gran medida gente joven, en proceso de educación, y que tienen el derecho de ser educados de manera lícita y correcta sobre como trabajar su propio cuerpo, que es una de las cosas más importantes que posee una persona y que debe de saber como tratarlo. Es más importante de lo que parece ya que solo tenemos un cuerpo y es para toda nuestra vida, los licenciados en Educación Física deberían encargarse de ejercer de educadores en este tipo de centros, no dejarlo en manos de simples ejecutores y monitores que sin mala fe y sin ser su intención, hacen enfermar a personas que asisten a los centros de fitness y musculación. Pero claro, no se reconoce socialmente a un “monitor de gimnasio”, no tiene ningún tipo de prestigio comparado con un profesor o un médico, aunque bajo mi punto de vista tiene una gran responsabilidad no reconocida, la tiene hasta el punto de poder llegar a evitar que muchas personas enfermen y además a educar sobre el cuerpo. En mi opinión se trata de responsabilidades comparables perfectamente a las de un profesor o un médico.

    ResponElimina
  29. La verdad es que estos videos me resultan bastante graciosos a la par que preocupantes, ya que creo que se está mezclando un problema psicológico, con gente que no está formada, en un medio que tiene tanta atracción por las "trampas", vamos, una bomba de relojería.

    En primer lugar me gustaría definir lo que es la dismorfia muscular, llamada vigorexia en los videos que la mencionan. Ésta es un transtorno alimentario caracterizado por la presencia de una preocupación excesiva por el físico y una distorsión del esquema corporal, además la definición añade que es más común en los hombres que en las mujeres.
    Por tanto, creo que estamos ante un problema psicológico, incluso obsesivo sobre la imagen corporal. De hecho, la gente que frecuente los gimnasios, se habrá dado cuenta que hay "elementos" que están más preocupados de mirarse al espejo que del propio entrenamiento, quién sabe si algún día no padecerán este síndrome.

    Por otro lado , abarcando el tema del señor José Cano, me gustaría hacer mención a algunas cosas que me parecen interesantes: la primera es cómo un programa de televisión es capaz de llevar a una persona que no está formada y sólo por tener musculitos para hablar sobre temas que a la vista está, no tiene mucha idea. Pero bueno, el creo que estará "satisfacido" con su intervención. También, un tema que nos toca la fibra a los estudiantes de FCAFE, es el hecho de que inviten a un monitor de gimnasio al programa cuando pensamos que un licenciado sería la persona idónea para explicar un poco estos problemas y cómo se deben intentar tratar, con esto no quiero menospreciar a éste colectivo ya que habrá gente más y menos interesada por su trabajo.

    En éste último caso ya nos adentramos en el problema que tanto conocemos de que con un curso de una semanita ya se puede dar instrucciones en un gimnasio, no hay palabras al respecto.
    En fin, está claro que los gimnasios no tienen porque ser negativos, pero a veces la imagen que se da de ellos no es la adecuada. En ningún caso cuestiono la actividad de los mismos, ya que en ellos se puede realizar actividades saludables para la salud y entrenar al nivel que uno estime, pero sí que sería conveniente, la prevención de este tipo de problemas como la vigorexia, y creo que monitores sin formación universitaria hacen un flaco a favor al tratamiento de las personas que pueden ser propensas a este tipo de "enfermedad".

    ResponElimina
  30. Leyendo los comentarios de mis compañeros puedo deducir, que al igual que a mi, se trata de un tema que nos interesa en gran medida. Los motivos que nos acercan a hablar y escuchar o aprender sobre este tema son diversos, pero creo que muchos de nosotros coincidimos en que nos interesa dar buena imagen y sobretodo, estar preparados para el futuro, como licenciados que seremos. Además muchos de nosotros entrenamos en un gimnasio y no está de más tratar enfermedades como la bigorexia.

    La sociedad de hoy en día se basa en agradar, y para agradar el cuerpo y la estética son factores primordiales. Para conseguir un cuerpo bonito hay que trabajarlo en el gimnasio, y parece ser que cuantas más horas mejor, al menos es lo que parece en la sociedad de hoy en día.

    En general, la gente que toma substancias ilegales sabe de sus efectos negativos y peligrosos para el cuerpo, no obstante, prefiere correr el riesgo y poder presumir de sus músculos.

    La Bigorexia es una enfermedad que distorsiona la imagen del propio cuerpo, viéndolo siempre falto de musculatura. Suele aparecer cuando te tomas el entrenamiento como una obsesión, cosa que puede suceder a causa de la sociedad en que vivimos y sus prioridades en la vida.
    No significa que entrenar la musculatura mediante ejercicios con pesas sea malo para la salud. Es como todo, si lo haces de forma correcta, controlada por tu mente y continuamente sabes lo que estas haciendo y por qué lo haces, siempre se tratara de una actividad saludable para el cuerpo. Sin embargo si llegas al extremo en el que el cuerpo te controla a ti, no eres capaz de controlar lo que haces y como entrenas, estamos hablando sobre un problema que puede conducir a una enfermedad, como la bigorexia en este caso.

    Como han comentado algunos de mis compañeros, una de las causas de esta enfermedad es la falta de profesionalización en este campo. Muchos gimnasios no tienen un profesional para conducir el entrenamiento de los clientes, o si lo tienen, no están preparados. Por tanto para poder solucionar estos problemas tenemos que abarcarlos desde su nacimiento, es decir, preparando mejor a la gente que va a atender a todos los clientes de un gimnasio (monitores de gimnasio o profesionales)

    ResponElimina
  31. Muy buenas a todos.

    En primer lugar decir que estoy de acuerdo con la mayoría de los comentarios realizados por todos los compañeros.

    La vigorexia, como ya se ha dicho, se trata de un trastorno o desorden emocional donde las características físicas se perciben de manera distorsionada, al igual de lo que sucede cuando se padece de anorexia, pero a la inversa. Por ello, es un tema muy importante de saber tratar ya que es muy delicado una vez te adentras en el.

    A mi parecer, muchos de todos estos problemas que pasan vienen dados por la sociedad. Vivimos en una sociedad que da mucha importancia a la estética, da mucha importancia a lo superficial y trata únicamente de vender de forma engañosa a gente que no sabe. Inventan que el físico es lo más importante, que así serás más querido, que serás más perfecto y únicamente quieren conseguir su objetivo que es vender.

    A raíz de esto, la gente que cae en el vivir sólo por el culto a su cuerpo, cae en un gran problema. Ya que cae en una obsesión, en un trastorno psicológico y cualquier trastorno u obsesión nunca es bueno para una persona, nunca aportará beneficios, al contrario le aportarán mushísimos más problemas tanto psicológicos como sociales y económicos (porque se irá aislando de la gente de su alrededor, porque cuando se estanque siempre querrá más, como en el vídeo de camera café, y comprará productos para mejorar de forma rápida, etc).

    Por todo ello, y como conclusión al problema, decir que el problema comienza con los medios de comunicación y con la sociedad, así que hay que intentar hacer ver que no existen los cuerpos perfectos y así poder evitar que los ciudadanos caigan en la obsesión.

    Así que para erradicar el problema, se debería terminar con dicha propaganda de prensa y televisión y luego nosotros los licenciados debemos inculcar a la sociedad que es más importante su salud que la imagen corporal.

    ResponElimina
  32. Hola a tots!
    Després de vore els tres vídeos a tots ens queda un poc més clara la idea de vigorèxia. Com han descrit els meus companys es tracta d'un trastorn o desordre emocional on les característiques físiques es percibeixen de manera distorsionada.
    La vigorèxia realment és un problema el qual una persona és esclava del seu cos i de la seua imatge. Mai es veu bé, sempre vol més i busca la perfecció al preu que siga. El vigorèxic és una persona que viu lligada a dietes i a rutines les quals són la seua llei de vida, i això ha arribat a ser una obssesió que no li permet viure plenament. Aquesta obsessió fa que faça tot el necessari per obtindre eixe augment de massa muscular que busca o eixa reducció de massa magra. I si el que fa falta es punxar-se o prendre's una pastilla que l'ajudarà a fer-ho es punxarà o se la pendrà sense valorar i sense preocupar-se per les conseqüències.
    El vídeo que més m'ha agradat ha sigut el de “Càmera Café” ja que dóna un toc humorístic a una trista realitat. Al•ludint als altres vídeos que hem vist a classe, he de dir que al programa d'Antena 3 m'ha cridat l'atenció José Cano,que és un culturista campió d'Europa i del món i que va a defendre la seua postura front a la del professor Carlos Fanjul. Realment, aquesta persona va al programa a intentar exposar que tots els culturistes no prenen anabolitzants i a defendre la seua pràctica. Segons ell, ha passat tota sèrie de controls antidoping realitzats per el COI ,cosa que en principi garantitza que no haja prés anabolizants. Donant-li la presumpció d'innocència i creguent que açò és cert, pense que segueix sent un esclau de la seua imatge. La diferència entre ell i els culturistes o persones que si prenen anabolitzants és que eixes persones probablement pagaran un preu més alt per la seua esclavitud.
    L'altre dia en la canal de televisió "Cuatro" vaig veure un reportatge anomenat "21 días machacando tu cuerpo". A aquest reportatge apareixien persones amb vigorèxia i persones que feien el necessari (operacions de cirugia estètica) per mantindre un "cos perfecte". És a dir, persones esclaves de la seua apariència.
    Per tant i per a acabar, he de dir que com a llicenciats hem d'intentar des de l'escola, els gimnasos, els ajuntaments, etc., promoure pràctiques que realment siguen saludables tant en l'àmbit físic com en el mental, i per tant, aconsellar i no donar valor a aquelles pràctiques que tinguen una finalitat fonamentalment estètica, ja que com hem vist aquestes activitats són potencials productores d'esclavitud i per tant d'infelicitat. El cos perfecte és aquell en qui ú es sent a gust. Fer esport o exercici ens fa sentir bé i estar saludables. Per tant, si ens sentim bé, contents i tinguem un bon estat de salut tindrem molta més facilitat per a acceptar-nos i disfrutar de la nostra vida.

    ResponElimina
  33. Jaume Mompó

    Hola a tots.
    Primer de tot m’agradaria argumentar que malalties com l’anorèxia o la vigorexia estan molt mal vistes a la societat o almenys mal compreses. Queda clar que si una persona es diabètica, pateix del cor o dels pulmons (per exemple), doncs tots o comprenen però si una persona pateix de vigorexia ja no es el mateix, es sol dir que es una mania i no s’accepta com a una malaltia que es.
    En quan als comentaris dels meus companys estic d’acord especialment amb Jorge quan parla dels dos “artistes” convidats al programa aquest, xe quina cara que tenen els dos, ara ens volen vendre un paraigües per anar al desert. El que més m’agrada’t ha sigut lo de que entra al gimnàs amb problemes.... a molt be, ja ha parlat el psicòleg i damunt diu que eixe es el principal problema, clar home, ho demostra una enquesta que has fet tu en t’ha casa, no te jode.
    Ja que parlen del gimnàs posaré un exemple per a que vegeu com se les gasten en aquests llocs (imagine que no en tots): La setmana passada vaig anar a sopar en dos amics meus de Valencia i un d’ells vol ser bomber, el que passa es que la prova de pujar la corda no se la passa ni a la de tres i li va preguntar a l’altre amic si sabia alguna cosa que es poguera prendre per guanyar força ràpidament. Dit i fet, en un moment li va donar la direcció d’un metge al que li passaven no se exactament que d’un gimnàs i que en punxar-te unes quantes vegades el tema el tenia solucionat, ¡¡ole tus huevos¡¡, que t’ha paregut? I el meu amic ho deia en coneixement de causa i com una cosa que està a l’ordre del dia.
    Així que la parella eixa que va sortir en antena tres més val que s’inventen un altra història que la gent boba del tot no es, encara que desgraciadament encara hi ha massa que es deixen menjar el cap per elements com aquestos.

    ResponElimina
  34. En mi opinión, la vigorexia es la consecuencia directa del estereotipo de belleza de la sociedad actual, ligada al sexo masculino. Al igual que las mujeres son el grupo social más castigado por la anorexia por querer tener un “cuerpo Danone”, el canon de belleza masculino, socialmente obliga a tener la “tableta de chocolate” y castiga más directamente a los hombres, porque el cuerpo musculado de una mujer no es igualmente aceptado ni bien visto por la sociedad.
    Y una muestra de ellos es hacerse esta pregunta: ¿Qué ha sido más comentado: El triunfo del Atlético de Madrid o que Forlán haya vuelto a quitarse la camiseta? Para algunas televisiones son noticia los abdominales de Forlán o el cuerpo de Cristiano Ronaldo, aspectos físicos que parecen ser los imprescindibles para tener éxito en la vida y fomentan una necesidad que es utópica para la gran mayoría de la sociedad, ya que hay que recordar que la encuesta Nacional de Salud del 2006 ofrecía datos preocupantes sobre la salud ya que el 53.4% de los españoles sufre obesidad o sobrepeso.

    ResponElimina
  35. Mis compañeros han tratado adecuadamente y han explicado que es la vigorexia, tanto en el blog como que reflejado, como el debate que hicimos en clase, que para mi ha sido muy interesante, ya que soy un alumno que acude al gimnasio con una frecuencia de 3-4 días a la semana, y me viene muy bien saber ejemplos de estas cosas y este tipo.

    Tenemos que saber como futuros licenciados al problema que nos enfrentamos cuando hablamos de vigorexia. El problema de hoy en día es que la mayoría de la gente no realiza actividad física por un valor intrínseco de realizar dicha actividad sino que es objetivo es estético.
    ¿Qué quiero decir con esto? Pues que se busca tener el cuerpo más bonito de todos, el cuerpo DANONE o el cuerpo 10. Y la culpa es de la sociedad, ya que como dije en clase las chicas hoy en día cuando vas a la playa o cuando sales de fiesta, suelen fijarse en el típico chulito de playa, un chico alto, con unos brazos fuertes y exagerados, con una espalda más ancha que su cuerpo y con unos pechos enormes…

    Entonces aquí surge el problema, ya que muchos jóvenes que son flaquitos, o más bien no como ellos, quieren aparentarlo como sea, llegar a tener ese cuerpo como sea, y aquí ocurren 2 cosas.

    La primera cosa, es que se apunten al gimnasio de jóvenes, y por muchos años que estén yendo al gimnasio y por muy fuertes que estén, siempre querrán estar más y más, y eso involucra un problema mental y psicológico (aquí introduzco, a la gente que no toma nada para llevar a cierto nivel)

    Y el caso número 2, y más preocupante, es el joven, que pese a años de esfuerzo no consigue ese nivel o ese cuerpo que necesita, y empieza a tomar estimulantes, anabolizantes… Para poder alcanzar ese cuerpo 10, sin importarle su salud y que le pasará el día de mañana, y aún así no se ven lo suficientemente fuertes y quieren más y más hasta que su cuerpo dice para y ocurren problemas que no quiero desvelar, pero que todos ya sabemos.

    En los 2 casos, en mi opinión, son casos de vigorexia, que aunque para la gente del exterior estés fuerte, y tengas un cuerpo bonito, y te digan, ‘Joder tío, que cuerpazo’ Tu respondas ‘Que dices,.. Aún puedo estar más fuerte’
    Y sigan tomándose u obsesionándose por ir al gimnasio, realizar práctica física, que es muy perjudicial para la salud.

    En global, se necesita una profesionalización de todos los gimnasios o centros destinados a este fin, ya que los educadores o monitores de gimnasio, deben estar atentos a este tema y saber hasta donde puede llegar la gente, y hacérselo ver, que tienen que cuidar su cuerpo, pero sin tomar nada o sin llegar a obsesionarse, ya que la vida es bella y debemos disfrutarla todo lo que podamos.

    Por eso creo, que desde nuestro punto de vista y desde nuestra posición, podemos hacer mucho en este tema, involucrándonos, en los gimnasios, dando charlas a la gente, y no dejándolo en manos de simples monitores o de gente que dice saber de todo esto, ya que la mayoría no tiene el título necesario para ejercer dicho cargo. Y no ven que pueden hacer daño a muchas personas, sin darse cuenta ellos mismos, ya que pueden creer que el objetivo de dicha persona, si lo cumple quedan satisfechos.

    Para finalizar este comentario, debo decir, que cada uno es como es, y debemos aceptar nuestra morfología y que no la podemos cambiar, podemos de una manera saludable moldearla, realizando actividad y práctica física, pero practicando gimnasio de una manera normal, saliendo a correr con los amigos, practicando cualquier tipo de deporte, pero eso si…
    Todo esto con hábitos de salud normales y correctos.

    ResponElimina
  36. Haciendo una pequeña aproximación conceptual al tema a tratar, cuando se habla de vigorexia nos referimos a un trastorno o desorden emocional que provoca que la persona se vea así misma de manera distorsionada. Esta percepción la lleva a realizar ejercicios físicos constantes de manera obsesiva y compulsiva sin importar las consecuencias.

    Este trastorno, al contrario que la anorexia, es más común en el sexo masculino y entre los 18 y 35 años. El físicoculturismo es uno de los deportes que más comúnmente se relaciona con este tipo de trastornos.
    Este trastorno de reciente aparición, aun no ha sido reconocido como enfermedad por la comunidad médica internacional, este aspecto es muy grave, ya que con los avances de la sociedad, no se contempla como enfermedad, y es mucho más dañina que la anorexia y la bulimia.

    He estado indagando sobre este tema y he encontrado que hay dos manifestaciones de vigorexia:
    -La extrema actividad del deporte (gimnasio).
    -El comedor compulsivo para subir de peso y que ante el espejo se sigue viendo muy delgado, por lo que sigue comiendo más.
    Afirman que hay ciertos aspectos que provocan el desarrollo de estos trastornos emocionales y de alimentación, que son:
    1.Ciertas alteraciones bioquímicas en los neurotransmisores a nivel cerebral relacionados con este tipo de patologías y más concretamente con la serotonina.
    2.Factores socio-culturales como el culto al cuerpo y los modernos cánones de belleza.

    Continuo en el siguiente comentario...

    ResponElimina
  37. Aspectos a tener en cuenta para detectar vigorexia:
    +Tiene una imagen desproporcionada de sí mismo, siempre se ven débiles.
    +Están obsesionados por alcanzar un cuerpo musculoso.
    +Practican deporte sin importar las condiciones climáticas, sientan alguna molestia o lesión.
    +Complementan su rutina de ejercicio con una dieta extremadamente rica en alimentos proteínicos.
    +Con el fin de lograr su objetivo optan por el consumo de anabolizantes o esteroides que faciliten o mejoren ese aumento de proporciones corporales.
    +Baja autoestima y continuamente se están pesando y mirando al espejo.
    Como podemos observar, es una patología totalmente psicológica de la persona, y esto es lo más complicado de tratar, no te tomas una aspirina y te curas, es mucho más complejo que todo eso.

    Las consecuencias de las personas que padecen virorexia son múltiples, mareos, lesiones hepáticas y cardíacas, disfunción erectil, problemas de fertilidad, cáncer de próstata, etc. Se piensan que están delgados y esqueléticos y llegan a tener una masa muscular poco acorde con su talla y contextura física.

    Por último, es necesario evitar este tipo de trastornos que son con los que nos podemos encontrar en un futuro próximo trabajando en gimnasios o salas de fitness. Pienso que esta patología debe tratarse a nivel multidisciplinario centrándose sobre todo en terapias cognitivo - conductuales destinadas a modificar la autoestima, la imagen corporal y la superación del miedo al fracaso.

    Es necesaria la aparición de nutriólogos para corregir los trastornos metabólicos. Un aspecto básico y fundamental, es el apoyo de la familia y amigos más cercanos. Si cada uno ponemos de nuestra parte podemos evitar, en la medida de lo posible, que la gente padezca este tipo de trastornos psicológicos que afectan en mayor medida a personas bajas de autoestima y débiles de amor propio confundidos con la sociedad que le rodea que le "obliga" a tener un cuerpo bonito.

    Luis Font Garrido.

    ResponElimina
  38. ¡Hola buenas!

    Como todos sabemos, la vigorexia es un trastorno que sufren las personas percibiendo su propio cuerpo de una forma diferente a lo que en realidad es, viéndose más delgados de lo normal y con menos musculatura de la que en realidad tienen.

    Viendo los videos y todos los comentarios que hay en esta entrada, se trata de un tema bastante interesante para nosotros, un tema que está siempre en boca de todos. Creo que todos nosotros (futuros licenciados) queremos saber más y estar más formados para poder ayudar a esas personas con este tipo de trastorno sobre su imagen corporal.

    La imagen hoy en día es algo que vende mucho y que ha ganado mucho terreno a otros aspectos sociales y la gente se preocupa por la imagen que da en la sociedad. Se cree que contra más horas se emplee en el gimnasio, mejor para la estética de nuestro cuerpo. El interés de las personas con este trastorno no es el mismo que el nuestro: ellos buscan una imagen para el resto de la gente y nosotros buscamos encontrarnos bien físicamente o simplemente disfrutar del deporte o ejercicio. Ir al gimnasio es una actividad muy saludable y creo que está bien, pero todo en su exceso es perjudicial. Estas personas nunca tienen bastante y siempre quieren más y más, poniendo en peligro su propia salud. Culturismo y vigorexia son términos confundidos, ya que el primero puede ser el camino al segundo. El primero es un deporte que necesita mucha dedicación y esfuerzo y el segundo es un trastorno.

    Otro de los problemas llega cuando suplementan el intenso ejercicio diario en el gimnasio con sustancias de todo tipo. Se suplementan con complementos para mejorar aspectos físicos de una forma mucho más rápida que la convencional y traspasan la línea consumiendo anabolizantes, hormonas, esteroides entre otros sin tener en cuenta que están poniendo en serio peligro su propia salud. Ellos no buscan el proceso, sino el fin y si es más rápido tomarse cualquier tipo de sustancia, se hace sin la menor duda, porque les ayudará más rápidamente a conseguir lo que buscan (la perfección, algo que curiosamente nunca llegarán a conseguir porque nunca se sentirán perfectos).

    Creo que este trastorno debería tratarse en los gimnasios con personal mucho más cualificado y formado y para eso, nosotros estamos preparados para ayudar.

    ResponElimina
  39. A la vigorexia también se la conoce como complejo de Adonis, anorexia reversa, o dismorfia muscular." Es un síndrome o cuadro psicológico de marcada insatisfacción corporal y malestar, en el cual el individuo se siente con una apariencia débil y pequeña cuando en realidad es fuerte y grande. Los individuos evitan situaciones sociales, lugares, utilizan ropas abrigadas por temor a su apariencia. Harrison G. Pope del Hospital Mac Lean de la Facultad de Medicina de Harvard en Belmonte (Massachusetts) definió esta enfermedad en la década de los 90, publicando un estudio en el que revela que cerca de un millón de estadounidenses padecen esta enfermedad."

    Estos trastornos sicosomáticos afectan a la salud de las personas en todas sus dimensiones. Sus obsesiones por el cuerpo les persiguen a diario, no les dan un momento de tregua. Varios vigoréxicos han reconocido renunciar a ofertas de empleo porque no les permitían mantener su nivel de entrenamiento y régimen dietético.

    Muñoz y Martínez(2007) en su artículo Ortorexia y Vigorexia: ¿Nuevos trastornos de la conducta alimentaria? nos presentan datos sobre la vigorexia en España. Se estima que el número de afectados por este trastorno ronda los 20.000, de los cuales el 80% son varones. Es decir, que 1 de cada 2000 españoles sufre vigorexia. Describen el perfil de este tipo de sujetos como hombres de entre 15 y 35-40 años, con un socioeconómico medio-alto.

    Después de haber leído varios artículos referentes al culto del cuerpo, he podido concluir que todos apuntan a los medios de comunicación como principales agentes causales de estas conductas narcisistas. Además, señalan que el nuevo cuerpo del deseo, la nueva imagen corporal, correspondería al cuerpo atlético del deportista exitoso, relacionando así al deporte con la belleza, el éxito y la felicidad.Sin embargo, ninguno de los artículos presenta algún tipo de alternativa o estrategia para frenar la histeria por el "cuerpo danone".

    Desde mi punto de vista, debemos ejercer nuestra faceta educativa como profesionales de la Actividad Física y el Deporte, fomentando el espíritu crítico de nuestros alumnos o clientes, sea cual sea el ámbito en el que desarrollemos nuestra actividad.Se hace necesaria una educación para el ocio, y poder disfrutar de la actividad física en sí misma y no como un mero medio para alcanzar la perfección física. Hay que conseguir apartar el concepto de cuerpo como mera máquina biológica que responde con eficacia a lo estímulos que se le aplican y entenderlo como una unidad completa en la que confluyen también mente y alma. Debemos conseguir disfrutar libremente de nuestro tiempo, sin condicionantes externos que coarten nuestras actividades.

    En resumen, es necesario parar y reflexionar, realizar un ejercicio de introspección, analizando nuestras conductas evaluando si son las más adecuadas, y escuchar a los demás para tener otra perspectiva de la situación.

    Referencias:
    R. Muñoz y A. Martínez (2007). Ortorexia y Vigorexia: ¿Nuevos Trastornos de la conducta alimentaria? Revista Trastornos de la Conducta Alimentaria. 5 (pág. 457-482)

    ResponElimina
  40. La adicción al ejercicio o vigorexia o también llamado complejo de Adonis es un trastorno en el cual las personas realizan prácticas deportivas en forma continua, con un fanatismo prácticamente religioso a punto tal de poner a prueba constantemente su cuerpo sin importar las consecuencias.
    El psiquiatra estadounidense Harrison G. Pope acuñó el término en 1993. Por entonces, lo bautizó como la anorexia reversa, por estar más relacionada con los varones que con las féminas. En sus últimos libros y escritos sobre el tema, prefiere hablar de Complejo de Adonis.
    Las cifras ponen de manifiesto que aspirar a tener una buena musculatura no es, precisamente, un caso aislado. Un estudio del doctor Pope indica que de los nueve millones de hombres que acuden regularmente a un gimnasio en este país, algo más del 10% podría ser vigoréxico. En España, el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos calcula que existen unos 700.000 casos.
    La vigorexia es la excesiva práctica del deporte debido a una obsesiva preocupación por el aspecto físico. La preocupación excesiva por la figura acompaña a una distorsión del esquema corporal. Los pacientes se ven enclenques, sin musculatura, flácidos e intentan corregirlo mediante la práctica deportiva sin límites, sin tener en cuenta los riesgos que conlleva la realización de sobreesfuerzos musculares. No sólo los pacientes presentan obsesión por el ejercicio sino también por la forma de alimentación, así se alimentan casi exclusivamente con hidratos de carbono y proteínas, eliminando las grasas de su dieta con el fin de obtener más masa muscular.
    Afecta a los hombres de entre 18 a 35 años la población diana más susceptible, pero también afecta a las mujeres. El nivel socioeconómico de estos pacientes es variado, pero generalmente es más frecuente en la clase media-baja. Este desorden emocional puede desencadenarse en un proceso obsesivo-compulsivo que provoca en los pacientes una sensación de fracaso personal, abandonando las actividades normales del día a día para dedicarse casi con exclusividad a conseguir esa mejoría física que les proporciona sentirse mejor psicológicamente.
    Buscando en algunos artículos publicados, encontramos el de Martell, C. en el cual buscan dos objetivos muy claros: Identificar las "teorías" actuales que intentan explicar el mecanismo fisiopatológico de la vigorexia como una adicción a la práctica deportiva y precisar los criterios actuales respecto a la posible inclusión de la vigorexia como una entidad nosológica independiente.
    Destaca que existen diversas causas que favorecen la aparición de esta enfermedad, como son: socioculturales, psicológicas, biopsicosociales, termogénica y bioquímicas.
    Y añaden como consecuencias:
    Numerosos problemas orgánicos y lesiones pueden aparecer cuando la práctica deportiva es excesiva.
    Las desproporciones entre las partes corporales son muy frecuentes, por ejemplo, un cuerpo muy voluminoso con respecto a la cabeza.
    La sobrecarga de peso en el gimnasio repercute negativamente en los huesos, tendones, músculos y las articulaciones, sobre todo de los miembros inferiores, con desgarros y esguinces.
    La alimentación es otro problema muy frecuente e importante, ya que consumen muchas proteínas e hidratos de carbono y poca cantidad de grasa en un intento de favorecer el aumento de la masa muscular. Ocasionándoles muchos trastornos metabólicos.
    El uso de anabólicos es también otra consecuencia que se asocia a la vigorexia, en un intento de mejorar el rendimiento físico e incrementar el volumen de sus músculos. Con el uso de estas sustancias no se obtiene ningún beneficio, sino todo lo contrario, ya que producen muchos trastornos en el organismo como masculinización e irregularidades del ciclo menstrual en las mujeres, acné, problemas cardíacos, atrofia testicular, disminución de la formación de espermatozoides y retención de líquidos, entre otros.

    ResponElimina
  41. Las conclusiones que se obtienen de este estudio son que: La fundamentación teórica para explicar el mecanismo fisiopatológico por el cual la práctica deportiva deja una sensación de bienestar que puede llegar a la adicción como si fuera una droga, es poco concluyente destacándose hipótesis bioquímicas relacionadas con el aumento de los niveles de endorfinas, así como las psicológicas, no obstante el consenso actual aboga por una combinación de factores psicológicos y bioquímicos.
    La bibliografía consultada no resulta contundente para definir la vigorexia como una entidad en si misma considerándola como una expresión de un trastorno obsesivo compulsivo, no obstante partiendo de los aspectos teóricos que la caracterizan así como las consecuencias negativas para la salud coincidimos con aquellos que infieren su admisión en la clasificación.
    Yo sigo pensando que el deporte, sea cual sea, en un exceso no es beneficioso para el organismo, y puede ser perjudicial tanto a nivel de salud, como a nivel mental, llegando a absorberte y dejar de lado otros aspectos más importantes de la vida. Y necesitamos ser los primero que fomentemos el deporte, pero siempre de una forma responsable y hacer comprender a la gente que mediante la actividad física o el deporte, conseguimos una mejora de nuestro día a día.

    ResponElimina
  42. La vigorexia es la consecuencia de factores socioculturales (el culto al cuerpo, los cánones de belleza modernos...), pienso además, que cualquier trastorno psíquico viene precedido por una inestabilidad emocional de la persona y que no deja exento a ningún grupo social.
    La vigorexia la padece normalmente gente que no está contenta con su cuerpo, que se encuentra continuamente en malestar consigo mismo. Si el malestar supone un no conformarse con algo, esa rebeldía implica, también, la búsqueda de una solución (ejercicio), sin importarles que sea temporal, pasajera o efímera mientras alivie la pena que amenaza con ser incesante. (Soledad Vallejos). En segundo lugar existe otra población propensa a la vigorexia, son aquellos que persiguen patrones de salutismo. Aferrados a la idea que cuanto más ejercicio menor riesgo de enfermedad, realizan ejercicio físico desmesurado sin atender la gráfica de beneficios y riesgos de la actividad física. Está comprobado que el mayor beneficio para la salud se encuentra en los primeros estadios en donde el sujeto pasa de sedentario a realizar una actividad física regular, pero que a medida que aumentamos la carga de ejercicio físico aumentamos exponencialmente los riesgos de lesión o patología. Por último el último sector poblacional con peligro de sufrir la enfermedad del ejercicio lo encontramos en la gente con baja autoestima y fácilmente manipulable. Son el blanco fácil del incesante bombardeo publicitario que nos proyecta el cuerpo perfecto y es capaz de conseguir en nosotros un desprecio hacia nuestro propio cuerpo, el no quererse y el realizar cualquier método ofertado que nos garantice aproximarnos a ese “cuerpo ideal” al que se llega a idolatrar.

    Estas personas que viven para hacer ejercicio tienen un serio problema difícil de tratar debido a que necesitamos tratamientos psicológicos basados en la aceptación del cuerpo, en la autoestima, en priorizar necesidades, en cambiar estilos de vida, en hacerles reflexionar sobre la utilidad de la actividad física,…Es difícil quitarles la idea de la cabeza de que no existe la perfección. Que la perfectibilidad es un camino constante (nunca se es demasiado perfecto, siempre se está en el camino de serlo).
    Es cierto que podemos encontrar este trastorno psíquico en cualquier lugar pero tal vez es más propenso entre la población acomodada que dispone de mucho tiempo de ocio que en lugar de aprovecharlo en un ocio autotélico o exotélico, lo invierte en el cultivo del cuerpo. Se necesita mucho tiempo para conseguir el cuerpo perfecto, mucho dinero y muchas ganas. Es por ello que debemos ser capaces de reconducir ese tiempo de ocio hacia una práctica física moderada y útil. Que sea importante en ella misma y que nos proporcione esa liberación necesaria hoy día. Tiene que ser una prioridad como profesionales de la actividad física. No solo debemos promover el ejercicio físico sino pautarlo y adaptarlo a las personas para que ello no resulte más perjudicial que beneficioso para la salud física y mental del practicante.


    Conclusión:

    Creo que lo bonito de nuestra carrera es que se nos enseña bajo 3 puntos de vista distintos (salud, educación y rendimiento). Debemos ser capaces de reconocer a estas personas con la mayor brevedad posible y gracias a nuestra formación en educación, utilizar esas herramientas metodológicas y psicológicas del aprendizaje para hacerles comprender la importancia del ejercicio físico saludable, tanto para nuestro cuerpo como para nuestro bienestar personal. Es importante abrirles los ojos a estas personas que focalizan toda su vida en el rendimiento deportivo y creo que es imprescindible relativizarles la importancia de este, aceptando y reforzando valores como la auto superación pero a la vez rechazando otros relacionados con el culto al cuerpo. Es importante olvidarse definitivamente de la concepción del cuerpo utilitarista, y enfocarlo hacia una vertiente recreativa, para el disfrute personal

    ResponElimina
  43. ¡Hola a todos!

    Mi comentario va referido a la obsesión por el ejercicio físico

    Yo considero que una persona que se inician en la práctica de la actividad física sabe muy bien los beneficios que obtendrá si realiza adecuadamente esta actividad, yo estoy seguro que el problema comienza cuando las personas no se centran en sus objetivos y empiezan a dejarse influenciar por el medio social , Que siempre le está haciendo creer a las personas que serán más exitosas si hacen las cosas de tal forma que no implique tanto esfuerzo y no tengan que invertir tanto tiempo para conseguir sus objetivos, entonces comienzan a aparecer las sustancias prohibidas que te hacen ganar resultado muy rápidos pero le hacen mucho daño al cuerpo, dándole la creencia a la persona que este es el método más adecuado o también está el otro tipo de personas que piensan que entre más se entrenen y machaquen el cuerpo más grandes y fuertes estarán de esta forma se llega a una adicción a la práctica de ejercicio, que representa una condición en la que una persona se involucra en la práctica de ejercicio excesivo. Esta clase de individuos con adicción a la práctica de ejercicio tienden a no tomarse días de descanso, haciendo ejercicio voluntariamente durante muchas horas al día poniendo en riesgo la salud buscando satisfacer la necesidad de resaltar en su medio social .
    Puedo hablar con confianza de este tema ya que desde hace mucho tiempo practico el deporte de alto rendimiento y he conocido muchas de estas situaciones.

    Termino diciendo que en las situaciones que expresan los videos como el consumo de sustancias y la obsesión enfermiza por desarrollar masa muscular, Son problemas que se pueden abordar a partir de acciones de prevención y promoción de estilos de vida saludable que se comienzan a establecer desde la familia, la escuela los amigos y el medio social donde se convive.

    ResponElimina
  44. Pienso que la Vigorexia es un grave problema que se nos escapa de las manos. Actualmente la sociedad vive angustiada con sus rutinas, del trabajo al otro trabajo, de ahí al gimnasio, a la clase de spinning, a bodycombat, a nadar, muchísima gente vive por y para el cuerpo, para su cuerpo y para ser aceptado por los demás, cosa que nos lleva a plantearnos muchos dilemas, ¿hasta qué punto son aceptables muchos de los programas que nos ponen en la programación de TV, o muchas de las revistas o sus contenidos, o muchas de las selecciones de personal para trabajar de cara al público, etc?
    Creo que los principales culpables de todo ello somos nosotros mismo, porque le damos importancia al cuerpo que se observa exteriormente, y es por ello que hay tanto mercado en relación al culto corporal, si no hubiera una demanda tan fuerte como la que hay, no habría la oferta que tenemos hoy en dia, al igual que muchos de estos graves problemas no aparecerían, ya que es muy triste que pase una persona con obesidad y que alguien se quede mirando o comente, o una persona que está en la playa y tiene unos abdominales de vértigo y que la gente lo adore prácticamente, sin saber todo lo que lleva detrás (tiempos dedicados a ello, comidas, suplementaciones...)
    por culpa de todo lo expuesto y mucho más, aparecen trastornos como la Vigorexia, trastornos tanto mentales como alimentícios, porque estas personas no comen normal, evitan las grasas en un 99%, se alimentan de hidratos de carbono y proteínas, y dedican una grandísima cantidad de su tiempo y dinero en cultivar su cuerpo, aparte de otras muchas acciones o productos ilegales... y todo ello para lograr verse cada vez más grande, pero con el problema de que siempre hay alguien más grande y fuerte, entonces se quiere conseguir la supremacía sobre esa otra persona, y es cuando nunca se está satisfecho con lo que se tiene, es cuando aparece el verdadero gran problema, porque no es solo la pérdida de tiempo y dinero, es la pérdida de amistades, de amor familiar, de socialización con los demás que no sea dentro de las cuatro paredes del gimnasio... es un grave problema que habría que erradicar desde nuestro campo los primeros, ya que con una buena educación desde los colegios, se podría atajar esto, el inconformismo con el cuerpo de uno mismo, pero para caer en este círculo no hace falta ser un culturista ni mucho menos, lo que sí se ha de ser es un inconsciente, cosa que tenemos que saber trabajar desde la docéncia para que no pase en las futuras generaciones.

    ResponElimina