dijous, 11 de març de 2010

Pràctica 4 (VII): Reflexions al voltant del joc i del jugar

Quin rol és pitjor dins d'un joc: el del trampós o el del desbaratafestes?

10 comentaris:

  1. Personalmente dentro del juego considero que es peor el rol del ahoga fiestas que el del tramposo, y para dar mi explicación, pondré un ejemplo:
    Se realiza un triangular entre los alumnos de la universidad, primero se enfrentan el equipo A y B, y luego el que gane se enfrentará con el C. Seguidamente el equipo C se enfrentará al equipo B. El único objetivo es el JUEGO.
    Pues bien, si el tramposo se encuentra en cualquiera de los equipos, y sabe hacer el tramposo de una manera efectiva, lo único que puede provocar es el ganar el partido y por tanto ganar más puntos. Pero el objetivo no es ganar, simplemente es jugar, pasarlo bien, disfrutar…etc, y ese objetivo se consigue. Mientras que si el ahoga fiestas se encuentra en cualquiera de los equipos, lo único que consigue es interrumpir el juego, hace que se relantice, e incluso puede llegar a desmotivar al resto de los compañeros, de esta forma, el objetivo que era divertirse, disfrutar, pasar un buen rato no se cumple y pasa a un segundo plano, convirtiéndose en cualquier cosa menos en un juego.

    ResponElimina
  2. Hola,

    Dentro de un juego considero que lo principal es la continuidad y la implicación. El rol de tramposo y de aguafiestas tienen relación con estos conceptos nombrados. Si en un juego nos fallan estos dos aspectos seria practicamente imposible llevarlo a cabo.

    El rol de aguafiestas busca la propia diversión a base de evitar que los demás disfruten.Se trata de una persona que afecta mucho a la continuidad y a la implicación. Los compañeros no pueden seguir jugando porque éste provoca continuas interrupciones y trata de desvirtuar el objetivo del juego: diversión de sus miembros.

    Por otra parte, el tramposo se implica en el juego aunque intenta hacerlo de manera que le beneficie infringiendo las reglas. Con él existe más continuidad en el juego y el resto de los compañeros no se ven constantemente interrumpidos.

    En fin, prefiero el participante tramposo antes que el aguafiestas, ya que por lo menos puedo seguir jugando.

    ResponElimina
  3. Si tic que triar entre un dels dos rols que hi troben en la qüestió crec que per a mi quan estás jugant el pitjor rol d'un joc és de desbaratafestes. Encara que el de trampós no es queda darrere.

    Pense això perquè almenys el trampós juga i no para el joc, es cert que fa trampes i no hem pareix bé, però a vegades no te dones ni compte.

    Al contrari que el desbaratafests que l'únic que aconseguix és que es deixe de jugar, perquè com tal volta ell no vullga jugar, la resta tampoc. I això tampoc és. Sinò vols jugar deixa a la gent tranquila,no?

    ResponElimina
  4. Sin duda ambos adjetivos no son adecuados al juego, aunque sin duda alguna la peor de las formas es la de aguafiestas, y entiendo por esto a todas aquellas personas que rompen la esencia del juego con sus interrupciones inoportunas, esperando romper el bienestar y la unión del grupo. Por lo tanto podemos decir que es aquella persona que ni juega ni quiere que los otros jueguen, buscando siempre razones vacías y evitando el disfrute de los demás.

    Por otra parte, el tramposo suele ser en la mayoría de los casos un jugador competitivo, que buscará la victoria de todas las formas posibles, pero este, a diferencia del anterior, en la mayoría de las ocasiones incentivará a muchos competidores, y lejos de romper la continuidad del juego añadirá en muchos casos mayor implicación.

    Así pues la diferencia del primero respecto al segundo, es que, el caso uno rompe la actividad del juego de manera brusca, el segundo sin embargo, pese a ser una conducta incorrecta, no resta la esencia del juego.

    ResponElimina
  5. Crec que el que han comentat els companys és correcte.

    És pitjor tindre un desbaratafestes al grup que un trampós; perquè el desbaratafestes no s´implica al joc i el trampós si; perquè el desbaratafestes no deixa jugar als demés i el trampós si; perquè el desbaratafestes no és conscient del que suposen els seus actes i el trampós si; i per últim, perquè a un trampós se´l pot penalitzar i seguir jugant, però a un desbaratafestes no.

    ResponElimina
  6. El rol de aguafiestas es peor que el tramposo debido a que interrumpe el desarrollo normal del juego, desmotiva y desanima a los compañeros, los distrae y no se compromete en ningún momento a sus compañeros en la realización correcta de las normas del juego, además de que molesta e interrumpe constantemente el juego, distrayendo a los compañeros.

    El tramposo, también es cierto que puede ser perjudicial para el juego porque puede enfadar y molestar a los rivales si este juego es competitivo. Sin embargo, el tramposo está concentrado en el juego y se compromete a jugar, lo que pasa es que se concentra tanto en el juego que supera el limite de las normas para ganar.

    Hay que intentar controlar los dos tipos de comportamientos, al tramposo hay que pararle los pies e intentar que respete las normas y al aguafiestas hay que animarlo, hablar con él, convencerle, de que si se compromete y se comporta adecuadamente en la dinámica del juego, se divertirá y no molestará a sus compañeros.

    ResponElimina
  7. En la meua opinió, sense cap dubte el rol que més dificulta el joc es el de desbaratafestes, molt per davant del trampós.
    El meu pensament es basa en que la conducta del trampós pot ser neutralitzada per el professor, ja que, si fa trampes, poden ser invalidades, a més de per ell, per els mateixs alumnes.
    Per altra banda, el desbaratafestes, el que intenta es impedir el joc, fent-ho més lent, de tal forma que influix molt més en les actituts del seus propis companys. De fet, estes actituts són d'impotència per no poder realitzar el joc i el que es més important, divertir-se i jugar.

    ResponElimina
  8. Aqui vemos dos de los roles que se producen en la acciones internas de los juegos, el aguafiestas y el marrullero o tramposo.

    Desde mi punto de vista creo que el agufiestas tiene un rol peor y más negativo que el tramposo. esto es debido a que el tramposo está inmerso en el juego, se las ingenea por intentar lograr el objetivo aunque no sea de la forma correcta o adecuada. Pero este juega, disfruta, se entretiene igual que los demás compañeros.

    Mientras que el aguafiestas no tiene una acción dentro del juego, sino que se dedica a amargar a los compañeros, a quitarles la ilusión del juego, a molestar, es decir, a quitarle la esencia al juego.

    Por lo tanto considero que el rol del aguafietas es peor que el del tramposo. Estos dos roles son muy dados en los juegos, por lo que tenemos que hacer que el aguafiestas se integre e intente disfrutar del juego jugando y cooperando con el compañero.

    ResponElimina
  9. En mi opinión los dos roles citados no tienen ninguna connotación positiva.
    Ahora bien, tendríamos que valorar cual de los dos afecta más al desarrollo del juego. En este sentido, es muy posible que afecte mucho más el de aguafiestas que el de tramposo. Ya que el primero ejerce una acción desestabilizadora constante, con el objetivo de impedir que el resto de participantes disfruten del juego. Mientras que el tramposo, no busca que el juego sea un fracaso y que los participantes vean frustradas sus expectativas de divertimento, sino ganar a toda costa la competición, aunque para ello tenga que infringir las normas que la rigen.
    Por mi experiencia, diré que creo que se da de forma más asidua la actitud del tramposo, ya que los jugadores menos hábiles o menos expertos, buscan suplir estas carencias con la pillería para conseguir el objetivo de la victoria, y hoy en día todo el mundo (en mayor o menor medida) juega para ganar.
    Por otro lado los aguafiestas, suelen ser sujetos que no están integrados en el grupo y reaccionan intentando dañar la cohesión que pueda tener el mismo, para resarcirse de su fracaso personal. Ambas actitudes deben de erradicarse del juego y el deporte, ya que van en contra de su esencia lúdica y de fair play.

    ResponElimina
  10. Tanto el tramposo como el aguafiestas son figuras incompatibles para el desarrollo del juego. Pero es cierto que la del aguafiestas perjudica más.

    El aguafiestas no se implica en el desarrollo de la actividad. Tampoco persigue el objetivo u objetivos que se demandan. El únicamente trata de perjudicar a sus compañeros a través del juego, para que estos no se impliquen lo suficente en el mismo y no se diviertan al mismo tiempo.

    Por lo tanto su fuente de diversión y de motivación es la observación de como sus compañeros no se divierten. Y es más complicado controlar por parte del profesor, ya que produce la incontinuidad en el juego.

    Por otra parte el tramposo persigue el objetivo del juego planteado por el profesor, y trata de conseguirlo saltándose las reglas del mismo. Pero puede ser controlado por el profesor modificando las normas.

    En definitiva, es más perjudicial para el desarrollo del juego la figura del aguafiestas.

    ResponElimina